18/04/2017, 13.34
ISRAEL - PALESTINA

Más de un millar de presos palestinos inician huelga de hambre

Exigen mejores condiciones carcelarias y el fin de las detenciones administrativas. En su guía Marwan Barghouti, condenado a cadena perpetua por asesinato atribuido durante la segunda Intifada. Para Bernard Sabella "es el signo de una falta de perspectiva política" y estancamiento de la política internacional. Miles de manifestantes en Cisjordania apoyan a los prisioneros.

Jerusalén (AsiaNews) – Son más de 1.000 palestinos los que han comenzado una huelga de hambre en contra de las condiciones de vida en las cárceles israelíes. La demostración está dirigida por el líder palestino Marwan Barghouti, de 57 años, condenado a cinco cadenas perpetuas por crímenes cometidos durante la segunda intifada. La fecha del inicio oficial de la huelga no es causal: el 17 Abril es el "Día de los Prisioneros Palestinos", en la que se recuerdan a los amigos y familiares detenidos. Las huelgas de hambre no son nada nuevo, pero es la primera vez en que participan un número tan significativo.

La acción demostrativa se había anunciado el día antes de ayer, después de semanas de preparación, con 700 prisioneros.

Barghouti ayer fue llevado a aislamiento. Tenido en cuenta por los israelíes como sanguinaria por su papel en la Intifada de al-Aqsa, Barghouti es considerado por los palestinos como un héroe y, a veces referido como un posible sucesor de Mohammad Abbas, actual presidente de la Autoridad Nacional Palestina.

Barghouti escribió una carta abierta al New York Times, motivando la huelga como "la forma más pacífica de resistencia disponible" en contra de "detenciones masivas arbitrarias y malos tratos a los prisioneros palestinos."

Según las autoridades israelíes, el número de participantes es de alrededor de 1187, mientras que Issa Qaraqe, en el liderazgo de la Autoridad Palestina de los negocios para los presos son 1300. La ONG Palestinian Prisoner Club cuenya una población de 1.500.

Los presos palestinos - alrededor de 6500 (según fuentes palestinas 7 mil) - es una importante fuente de tensión con Israel. Entre ellos están 62 mujeres y 300 menores. Los palestinos los consideran presos políticos. Algunos están cumpliendo una sentencia por diferentes tipos de crímenes, mientras que cerca de 500 se encuentran tratados en "detención administrativa", una herramienta que permite mantener a sospechosos sin cargos por un período de seis meses.

El objetivo de la protesta es para pedir mejoras en las condiciones de detención de los internos, entre ellas más visitas familiares; la instalación de teléfonos públicos en los bloques de detención; el cierre de las clínicas de servicios en las prisiones en favor de la atención médica en los hospitales; fin a la detención sin juicio y el aislamiento. En cuanto a las condiciones médicas, los huelguistas también exigen la liberación de los presos con discapacidades o enfermedades crónicas. Además, la rama palestina de la ONG Defence for Children International  informó ayer que cada vez más niños son sometidos a aislamiento por períodos más largos de tiempo: en 2016, 25 menores de edad fueron confinadas a una media de 16 días.

Entrevistado por AsiaNews, el Prof. Bernard Sabella, un católico, representante de Fatah en Jerusalén y Secretario Ejecutivo de Servicio a los refugiados palestinos del Consejo de Iglesias de Oriente Medio, dijo que la huelga de hambre es una de las consecuencias de la situación política: "Sin una solución política, no hay paz entre palestinos e israelíes, pero ¿cuál puede ser la condición de vida de un prisionero palestino? Es una situación triste y doloroso".

"Los prisioneros palestinos exigen mejores condiciones de vida, que puedan ver a sus familias, obtener atención médica, una mejor higiene, todas aquellas necesidades básicas que les faltan", dice el profesor Sabella. "Es también el mensaje político que no tenemos una prospectiva para el futuro. Se está en un punto muerto. La comunidad internacional, y varios grupos en Israel tienen un papel que desempeñar. Existe la 'desconexión', la ausencia de la comunidad internacional, cuando es necesario intervenir en favor del diálogo".

Hoy el ministro israelí de seguridad interior Gilad Erdan anunció a la radio militar que Israel no negociará con los manifestantes: "Son terroristas y asesinos que están pagando lo que se merecen y no tenemos ninguna razón para negociar con ellos."

En el Reglamento Penitenciario, la negativa de las comidas es una falta disciplinaria que puede resultar en la pérdida de privilegios o medidas disciplinarias.

Abbas emitió una declaración de apoyo a la huelga, exigiendo la intervención de la comunidad internacional.

La huelga también fue apoyada por manifestaciones en diferentes ciudades de Cisjordania, especialmente en Ramala, donde más de 2 mil personas marcharon en las calles principales, y se reunieron en la plaza Yasser Arafat. Los manifestantes mostraron imágenes de Barghouti y sus otros parientes encarcelados, y varios manifestantes han anunciado su intención de unirse a la huelga.

Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Continúa la huelga de hambre de más de 1500 detenidos palestinos. Protestas en Cisjordania
01/05/2017 12:14
Mahmoud Abbas: “No es un conflicto de religiones”. “El problema es la ocupación”
23/05/2017 16:36
Papa: En el Año santo de la Misericordia, un acto de clemencia hacia los presos
06/11/2016 13:03
Myanmar, el país celebra la victoria de la NLD, pero los estudiantes permanecen bajo custodia
12/11/2015
Medios israelíes 'prenden' a Barghouti comiendo en secreto. Los palestinos denuncian: 'guerra psicológica y mediática'
09/05/2017 14:34