17/09/2021, 12.00
ISLAM - SAHEL
Enviar a un amigo

Mataron a al Sahrawi, pero las redadas no acabarán con el islamismo

de Kamel Abderrahmal

Un ataque con drones del ejército francés culminó con la muerte del líder del Estado Islámico del Gran Sahara, el sanguinario grupo terrorista. Los empresarios rusos también están apareciendo en el Sahel. Pero el yihadismo es una ideología mucho más fuerte que los individuos y es este el terreno donde debe ser combatido.

París (AsiaNews) - "Un golpe al corazón del Estado Islámico en el Gran Sahara y un gran éxito en la lucha contra los grupos terroristas en el Sahel". Con estas palabras, el presidente francés Emmanuel Macron anunció anoche la muerte de Adnan Abou Walid al Sahrawi. El jefe del grupo terrorista del Estado Islámico del Gran Sahara murió en un asalto de las fuerzas francesas.

Cabe recordar que Adnan Abou Walid al Sahrawi formó parte inicialmente del Frente Polisario apoyado por el Estado argelino, y luego fue un miembro muy activo del movimiento yihadista Al-Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI). Desde mayo de 2015 se sumó a la organización del Estado Islámico en el Gran Sahara, el grupo yihadista más peligroso del Sahel, una formación que no perdona ni a civiles ni a militares y que prospera en tres países diferentes -Mali, Níger y Burkina Faso- sin reconocer las fronteras "impuestas por el colonizador". Al parecer, Al Sahrawi no sobrevivió a las heridas sufridas tras una incursión del ejército francés en Malí, que incluyó el ataque de un dron el 17 de agosto.

Entre los numerosos atentados terroristas perpetrados por el Estado Islámico del Gran Sahara figura el de agosto de 2020, que costó la vida a seis cooperantes franceses, junto con sus guías y conductores nigerianos. Una masacre que Adnan Abou Walid al Sahrawi dirigió en primera persona.

Más allá de su asesinato, quedan muchos interrogantes sobre el futuro de la presencia del ejército francés en el Sahel. Sobre todo, tras el anuncio de Macron de reducir el contingente militar en esta región de África y el fin de la operación antiyihadista de Barkhane. Ahora se favorecerá un despliegue selectivo, destinado específicamente a operaciones puntuales que se llevarán a cabo junto con los ejércitos locales africanos en el marco de una coalición internacional en la que participan las potencias europeas. La situación podría complicarse aún más si avanzan los contactos entre los militares malienses en el poder y una empresa militar privada rusa y se llega a un acuerdo. Se trata de una eventualidad que preocupa a Occidente y, sobre todo, a París.

En un tuit en el que rinde homenaje a las víctimas francesas que murieron en la lucha contra el terrorismo, Macron escribió: "La nación piensa esta noche en todos sus héroes que murieron por Francia en el Sahel en las operaciones Serval y Barkhane, en las familias de luto, en los heridos. Su sacrificio no fue en vano. Junto con nuestros socios africanos, europeos y americanos, continuaremos esta lucha".

El compromiso militar de Francia en la guerra contra el terrorismo islámico es innegable. Sin embargo, aunque la neutralización de terroristas peligrosos y sanguinarios sea un logro, la verdadera lucha sigue siendo ideológica. La historia del terrorismo islámico nos ha demostrado que los líderes no son más importantes que la ideología fundadora. En otras palabras, no debemos caer en la trampa de creer que el terrorismo islámico dejará de espiarnos, de amenazarnos, de amenazar la paz y la estabilidad de los pueblos en Oriente, África, Asia y Occidente.

El islamismo -con todas las denominaciones que pueda tener- no depende de ninguna persona física puntual. Los líderes de este movimiento no son tan importantes frente a la ideología: ellos mismos son solamente fieles a ideas hegemónicas y totalitarias, un nazismo contemporáneo. Sin embargo, a menudo son poderosos y llegan a seducir a los "islamistas moderados". Escribo esta expresión entre comillas, porque no hago ninguna distinción entre los dos islamismos: ambos militan de una manera u otra por la restauración del califato, sobre todo después de la revolución iraní, que demostró que existe la posibilidad de fundar Estados puramente islámicos, basados en "leyes islámicas".

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
El terrorismo islámico no murió con al-Baghdadi
26/11/2019 15:33
El predicador islamista que quiere humillar a los cristianos
03/11/2017 16:22
Musulmana, ex radical: Riad y el salafismo (wahabí) un peligro para el islam y para el mundo
17/12/2016 13:14
Imanes de Francia: los terroristas destruyen el futuro del islam y el destino de vuestros hijos
20/11/2015
​Papa: Europa afronte con espíritu de concordia y de colaboración los efectos de la pandemia
10/05/2020 15:43