01/04/2016, 14.10
IRAK
Enviar a un amigo

Obispo de Bagdad: en medio de la crisis política y la violencia, una Pascua tranquila para los cristianos

Mons. Shlemon Warduni narra las celebraciones que han traído una “renovada esperanza” a la comunidad cristiana. Hoy se hace una peregrinación a Ur bajo el signo de la misericordia, en compañía de algunos musulmanes. Permanece, no obstante, el drama del éxodo, que ha asumido “dimensiones que atemorizan”. Pesa el clima de incertidumbre a nivel político. El gobierno programa un recambio de las autoridades, tendiente a superar las divisiones confesionales.  

Bagdad (AsiaNews) – En un clima político, social e institucional difícil, los cristianos iraquíes celebraron “con renovada esperanza” las festividades pascuales tanto en Bagdad como en el norte, en el Kurdistán iraquí, donde los prófugos de Mosul han encontrado la hospitalidad de los lugareños. Los fieles participaron en los ritos y celebraciones “con alegría y sin episodios directos de violencia”. Es cuanto narra, en conversaciones con AsiaNews, Mons. Shlemon Warduni, obispo auxiliar de los caldeos de Bagdad, que habla de las jornadas de la Semana Santa transcurridas “en un clima sereno”, con iglesias “colmadas” y  “ningún incidente”.

Durante las celebraciones, el patriarca Sako, los obispos y los sacerdotes han insistido en el valor de la misericordia, retomando los temas del Año jubilar al que convocara el Papa Francisco. Sin embargo, las iniciativas no se terminaron con la Pascua, a tal punto que hoy Mons. Warduni hará, junto a sus feligreses, “una peregrinación a la Ur de los Caldeos” donde “rezaremos por la paz”.

“Con nosotros –cuenta el prelado- irán también musulmanes de origen caldeo, con los cuales leeremos pasajes de las Sagradas Escrituras y algunos párrafos de la carta del Papa”. Queremos ser apóstoles de la misericordia, agrega, “esperando que el Señor acepte nuestras oraciones”.

Entre los motivos de optimismo para la comunidad caldea está la primera, aunque tímida, apertura del Ejecutivo en relación a la cuestión de las propiedades cristianas, viviendas y locales comerciales de la capital, que fueron confiscados o dañados por bandas de criminales y por grupos extremistas. Ataques dirigidos y episodios de violencia que, en el pasado, fueron denunciados en reiteradas oportunidades por la Iglesia. “El premier –explica el obispo auxiliar- aseguró que, de ser presentada la documentación que exige la ley, las propiedades y bienes serán restituidos o se hará un resarcimiento. Esperamos un bien de esto, sería una gran cosa para los cristianos”.

En tanto, pesa la incertidumbre en torno al Ejecutivo, el cual es protagonista en las últimas horas de un recambio de funcionarios de gobierno. Haider y Abadi han presentado al Parlamento una lista de nombres, entre los cuales serán elegidos los nuevos ministros. Las candidaturas fueron presentadas en base a la “idoneidad, profesionalidad e integridad”, explica el premier –que debió resistir los ataques de su predecesor, Nouri al Maliki- y esto debiera conducir a una reducción de 23 a 16 nuevos ministerios. Permanecen, sin cambios, las carteras de Defensa e Interior, que están a la vanguardia en la lucha contra el Estado Islámico (EI).

El objetivo del gobierno es restituir la unidad al país y vencer las divisiones confesionales que están en el origen de los episodios de violencia. El anuncio del jefe del Ejecutivo, que goza del apoyo - detrás de escena- del gran ayatolá al Sistani, también fue recibido favorablemente por el líder chií Moqtada al Sadr, que ordenó a sus sostenedores que den fin a la protesta que venían desarrollando desde hace 13 días en las inmediaciones de la Zona Verde en Bagdad.

En Irak, afirma Mons. Warduni, “falta la seguridad, basta ver los enfrentamientos y los episodios de violencia en acto en Faluya, Ramadi, Mosul”. Los cristianos ya están “cansados de las promesas vacías de los políticos, del gobierno y de las instituciones: en los hechos, “hay miedo”, domina un sentimiento de “agitación por los autos-bomba, los kamikazes”. Y el recambio en el seno del Ejecutivo “contribuye a alimentar esta incertidumbre”, no obstante la esperanza de todos es que esto pueda imprimir un nuevo rumbo al país.

Recientemente, organizaciones internacionales han difundido un informe según el cual la comunidad cristiana se ha diezmado desde el 2003 hasta hoy; de los 1,4 millones al inicio del milenio, este año ha pasado a tener tan solo 275.000 fieles, con una caída aproximada del 80%. “Hablar de cifras no es algo simple –comenta el obispo auxiliar de Bagdad- y no disponemos de cálculos oficiales”. Sin embargo, es cierto que estamos frente a un éxodo de dimensiones “enormes y atemorizantes”, que es fuente “gran dolor” para la Iglesia caldea, y que pone en peligro la supervivencia misma del país. “Quizás el 80% sea demasiado, pero puede afirmarse con certeza –prosigue el prelado- que al menos el 60/65% [cerca de dos tercios] de la comunidad cristiana ha dejado el país, y que, hasta ahora, sólo el 2% de ellos ha regresado”. En tanto Occidente, Europa, los Estados Unidos “sigan comerciando armas, no habrá paz. Las guerras se hacen con armas –concluye el obispo- por esto, debe cesar la venta, entonces sí se podrá hablar de reconstrucción, de desarrollo”.

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Musulmana, ex radical: Riad y el salafismo (wahabí) un peligro para el islam y para el mundo
17/12/2016 13:14
Sacerdote iraquí: la ‘derrota militar’ de Isis no cancela la amenaza yihadista
03/11/2017 14:18
​Obispo de Bangalore: En Navidad compartamos la alegría de Dios con aquellos que nos hacen el mal
23/12/2015
Pascua entre los refugiados de Mosul (galería de fotos)
07/04/2016 12:03
El ejército iraquí lanza una operación contra células dormidas de ISIS
08/07/2019 10:52