14/07/2015, 00.00
JAPÓN
Enviar a un amigo

Obispo de Niigata: Los mártires de Japón, guía para vivir una vida digna

de Tarcisio Isao Kikuchi*
Según Mons. Kikuchi, quien ha dado su vida por la fe puede enseñar el verdadero propósito de la sociedad contemporánea. Junto con la “Laudato si” del Papa Francisco, estos testigos de Cristo muestran que Dios ha creado al hombre para ser compañero del prójimo y cuidador de la creación.

Hokusanbara (AsiaNews) – ¿Cuál es "el significado del martirio en el mundo moderno?". Con esta pregunta Tarcisio Isao Kikuchi, Obispo de Niigata, comenzó su homilía durante la Misa en la fiesta de los beatos mártires japoneses, el 12 de julio. La celebración eucarística se celebró en Hokusanbara, lugar que el 12 de enero 1629 vio la ejecución de la mayoría de los 53 fieles seguidores del Beato Luis Amakasu Uemon. Según el obispo, estos hombres respondieron con sus vidas a la pregunta de apertura: "Lo más significativo de estos mártires no es que ellos murieron, sino cómo vivían, es decir, como testigos de los valores del Evangelio". A continuación se muestra el texto completo de la homilía de Mons. Kikuchi. Traducción de AsiaNews.

¿Cuál es el propósito de nuestra vida en este mundo? Esta es la pregunta que los 53 cristianos en Yonezawa - liderados por el Beato Luis Amakasu Uemon martirizados y 12 de enero 1629 - han tratado de responder con sus vidas.

¿Cuál es el propósito de nuestra vida en este mundo? Esta misma cuestión es la que hoy nos ocupa, nosotros que vivimos, 400 años después de estos beatos mártires, y esperan que encontremos una respuesta en nuestras vidas.

Vivimos en un mundo lleno de información. Nos guste o no, tenemos que desentrañar esta avalancha de información que nos abruma hoy. Por supuesto, hay información importante que necesitamos para dar la bienvenida en nuestras vidas, que pueden traer alegría y esperanza, pero al mismo tiempo la hay también inútil para nuestra vida. De vez en cuando, en medio de esta ola de información, nos encontramos con un grito del corazón que deja una profunda huella en el nuestro.

Hace poco me encontré con el grito de un corazón en la triste noticia de un estudiante de 13 años de una escuela de secundaria [la escuela media, ndr] en la prefectura de Iwata que se suicidó tras años de acoso, o ijime, por sus compañeros. En una entrevista televisiva, su abuelo dijo que fue intimidado porque "era un hombre de buen corazón".

¿Qué está sucediendo en nuestra sociedad en la que un hombre de buen corazón es hecho objeto de intimidación y obligado a cometer suicidio? Las personas de buen corazón son los que toman el cuidado de los demás y tratan de proteger sus vidas, ¿no? En cualquier caso, la realidad de esta empresa es que permite a una persona de buen corazón sobrevivir. ¿Qué tratamos de preservar en esta sociedad? ¿Cuáles son nuestras prioridades? ¿Cuál es el propósito de nuestras vidas hoy en día?

¿Qué sabemos que puede responder a esta pregunta en base a nuestra fe? En el libro del Génesis, Dios dice que "No es bueno que el hombre esté solo; le haré ayuda idónea para él" (Génesis 2: 18). Así que crea otros. Es por esto que hemos sido creados y no se ha hecho este precioso regalo, para ser "ayudar a los demás". Y nuestras vidas son creadas a imagen y semejanza de Dios, con esta magnífica dignidad.

Si esto es así, entonces, preocuparse sólo de uno mismo y no cuidar de los demás es no darse cuenta plenamente del verdadero propósito por el cual estamos en el mundo. Tenemos que ser una ayuda para los demás. Por lo tanto, también hay que darse cuenta de que todos en este mundo han sido creados para ser una ayuda para nosotros y en la misma manera, nosotros mismos tienen la misión de ser compañeros de los demás.

Tener cuidado de los demás, ser amable con los demás, ayudarse, amarnos unos a otros. Todo esto no depende de nuestra personalidad, sino, más bien, esta es la verdadera esencia del ser humano. Lo hacemos porque se nos ha dado esta misión de Dios, nuestro creador.

El Papa Francisco publicó su encíclica “Laudato Si” el 18 de junio. Esta encíclica trata el tema del medio ambiente, en particular, el problema del cambio climático, y llamó a la gente a tomar medidas inmediatas para combatirlo. En esta encíclica, el Santo Padre escribe que cuando tomamos en cuenta nuestra responsabilidad para con las generaciones futuras el problema de la protección del medio ambiente, llegamos a la pregunta: "¿Cuál es el propósito de nuestra vida en este mundo".

Según el libro del Génesis, Dios nos creó y dijo: "Sed fecundos y multiplicaos, y llenad la tierra; y tener dominio sobre los peces del mar, las aves del cielo, y en todas las bestias que se mueven sobre la tierra "(Génesis 1: 28).

El Santo Padre dice en la encíclica el significado de esta "regla" en las criaturas que dicen que Dios no nos da carta blanca para hacer lo que queramos a las criaturas para satisfacer nuestros deseos. Más bien nos hace guardianes de todas las criaturas por lo que somos responsables de cuidar el medio ambiente para crear el mundo que Dios desea. Y esta responsabilidad no es sólo del presente, sino también de las generaciones futuras.

A veces escuchamos las críticas de que insistir en el punto de que proteger la vida humana y el medio ambiente es de "gente débil" y que "la gente fuerte" elige luchar. ¿Es realmente así? Proteger la vida humana y ser una ayuda unos a otros no es una tarea fácil de cumplir en este mundo moderno. A veces nos piden arriesgar nuestras vidas. La realidad de esta sociedad hizo cometer suicidio a un muchacho de buen corazón. Proteger el medio ambiente nos obliga a cambiar nuestro estilo de vida dramáticamente y esto puede llevar a cabo una gran cantidad de resistencia en los que no quieren salir de la zona de confort de la vida actual. Estas son las opciones para "gente fuerte". Cumplir con la misión de Dios es la opción que realmente necesita nuestro coraje.

Hoy tenemos nuestros antepasados ​​en la fe que sacrificaron sus vidas para proteger la vida humana y para ser compañeros del prójimo. Con sus vidas, se han convertido en testigos de Dios para mostrar a otras personas lo que es el propósito de nuestra vida en este mundo.

Con la intercesión de estos 53 mártires de Yonezawa, oramos a Dios para que nos dé el valor de ser testigos de su misión de mostrar a otros el verdadero propósito de nuestra vida en este mundo.

* Obispo de Niigata

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
La película "Silencio", la abjuración y la alegría del martirio
02/02/2017 12:38
Sacerdote iraquí: la ‘derrota militar’ de Isis no cancela la amenaza yihadista
03/11/2017 14:18
​Obispo de Bangalore: En Navidad compartamos la alegría de Dios con aquellos que nos hacen el mal
23/12/2015
Obispo de Niigata: La Laudato sì es para las generaciones futuras, los pobres y los marginados
20/06/2015
Papa: San Esteban, el mensaje de Jesús es incómodo y nos incomoda
26/12/2017 12:37