08/06/2017, 14.34
VIETNAM

Obispos vietnamitas: 'Espantados' por la nueva ley sobre la religión

de Joseph Nguyen Hung

La nueva Ley de credo y religión estará en vigor desde el 1 de enero de 2018. Las ambigüedades y contradicciones contenidas en la norma alimentan "el mecanismo de la solicitud y la concesión". La interferencia en los asuntos internos de las comunidades religiosas y los estrictos controles sobre sus actividades. "La insuficiencia de puntos de vista del gobierno sobre la religión." El gobierno pidió trabajar para el crecimiento del país; Obispos: "distinguir claramente el concepto de nación a partir de ese régimen".

 

Hanói (AsiaNews) - "La Ley sobre credo y religión puesta en marcha por el Gobierno tiene puntos innovadores y positivos. Sin embargo, todavía hay muchos aspectos que nos preocupan y asustan". Así lo han indicado los obispos vietnamitas, que plantean preguntas acerca de la bondad de la medida que entrará en vigor el 1 de enero de 2018. A pesar de los prejuicios y la visión distorsionada de la Iglesia que el gobierno propaga, los líderes católicos reafirman su compromiso de trabajar por el bien de país, pero requieren independencia del régimen.

El 1 de junio, en un mensaje a la Asamblea Nacional, Nguyen Thi Kim Ngân, y 498 miembros del cuerpo legislativo, la Conferencia Episcopal dirigió algunos comentarios sobre el último borrador de la Directiva. Los obispos también enviaron su declaración oficial a los fieles de la diócesis 26, invitándoles a rezar por el bien de la nación.

El 18 de noviembre del 2016 la Asamblea nacional de la República socialista del Vietnam había aprobado la nueva norma, que regulará la práctica religiosa en el país, lo que afecta directamente la vida de los católicos. El nuevo proyecto de ley comenzó el 22 de abril del 2015, cuando la Oficina de Asuntos Religiosos ha enviado a todas las comunidades religiosas la cuarta versión de una ley desconocida hasta ahora. En las siguientes semanas, lideres caodaístas y católicos han criticado en modo decidido el proyecto de ley juzgándolo un “aprisionamiento” de las religiones, definiendo la ley como un “paso atrás incluso al Reglamento sobre creencias y religiones del 2004. Sin embargo, la Asamblea Nacional decidió continuar con el proyecto. Los religiosos de cinco instituciones católicas han criticado la nueva ley, que "crea engorrosos procedimientos, mecanismos asfixiantes, una serie de limitaciones que hacen que sea imposible cualquier actividad religiosa".

En la carta del primer de junio pasado, la Conferencia Episcopal destaca algunas de las cualidades de la ley, tales como el reconocimiento del derecho a la religión de los internos en las prisiones y los reformatorios (Art. 6); de los extranjeros (artículos 8 y 47); de los forasteros que estudian en instituciones religiosas vietnamitas (Art. 49). La medida también reconoce a las organizaciones religiosas aprobadas por el organismo competente del Estado como entidades no comerciales (Art. 30).

Sin embargo, suscitan preocupaciones e inquietudes la interferencia del gobierno en las organizaciones religiosas activas en el campo de la educación y la salud. Un proyecto de ley anterior, redactada el 17 agosto del 2016, establece el derecho a establecer instituciones educativas, complejos médicos, clínicas, unidades o instalaciones locales de bienestar social y de alojamiento. La última versión de la medida revisa este derecho y, utilizando términos genéricos y ambiguos, invita a las organizaciones religiosas a "participar" en actividades educativas, sociales y de salud. "¿De qué manera – preguntan los obispos - pueden 'participar' en este tipo de actividades? ¿Hasta donde podemos 'participar'? ¿Todavía queda garantizado el derecho a establecer unidades sociales o fundaciones?". "Esta última versión de la ley es un paso atrás en comparación con la del año anterior", comentan los pastores.

Según los prelados, las ambigüedades y contradicciones contenidas en la norma alimentan el "mecanismo de solicitar y dar", a través del cual el gobierno puede "aprobar o rechazar las organizaciones religiosas". Este mecanismo legitima la interferencia en los asuntos internos de las comunidades religiosas y los estrictos controles sobre sus actividades. "El proyecto de ley - continuó - también muestra mucho sobre la insuficiencia de la opinión del gobierno sobre la religión y las organizaciones religiosas. Las autoridades ven a la religión como organización puramente política, y algunas veces, como fuerzas de oposición. Las actividades pastorales en el campo de la caridad, la salud y la educación no se valoran adecuadamente y las actividades pastorales son hostigadas".

En este sentido, algunos estudiantes católicos dicen a AsiaNews: "En algunas escuelas o unidades de formación del gobierno, hay paneles educativos o maestros con fuertes prejuicios contra el catolicismo. Proponen un juicio equivocado en la historia del catolicismo en Vietnam. Al mismo tiempo, algunos profesores, 'para-expertos o profesores han transmitido y difunden información falsa sobre el catolicismo, lo que distorsiona la imagen que las jóvenes generaciones tienen de la Iglesia Católica.

La Conferencia Episcopal subraya que "estas visiones y comportamientos amenazan con hacer perder la identidad auténtica de las religiones, dividiendo entre ellas y crea contrastes entre creyentes y personas no religiosas. Estas actitudes están prohibidas en la presente ley (Art. 5)."

Los obispos responderán directamente a la llamada del gobierno para trabajar para el crecimiento del país. "El gobierno ha pedido a las religiones acompañar a la nación, todos estamos de acuerdo en la perspectiva. Sin embargo, creemos que claramente hay que distinguir el concepto de nación a partir de ese régimen. La historia del pueblo vietnamita en particular y de la historia del mundo en general muestra que los regímenes políticos siempre cambian con el tiempo, pero la nación dura para siempre. Las religiones inspiran valores espirituales nobles en el corazón humano. De esta manera, la religión ayuda a promover las tradiciones culturales de la nación, que participan activamente en la construcción de una sociedad justa, democrática y civilizada."

El Consejo de Obispos finalmente se dirigió a la Asamblea Nacional: "Si hay una visión correcta de la religión, esta será la base para el verdadero respeto por la libertad religiosa de las personas. Esperamos que nuestra opinión honesta y directa, a causa de nuestra responsabilidad histórica y nuestro amor por la patria, para ser escuchado por el Congreso. En cuanto a los documentos de orientación y la aplicación de la ley, esperamos que el Gobierno de Vietnam emprenda nuevos caminos, creando condiciones para que las religiones puedan participar más activamente en la construcción y desarrollo del país. Esto es por la prosperidad, la democracia y la felicidad de Vietnam".

Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Musulmana, ex radical: Riad y el salafismo (wahabí) un peligro para el islam y para el mundo
17/12/2016 13:14
Nghệ An: Misas "ilegales". La nueva ley busca ‘obstaculizar las actividades religiosas’
29/01/2018 16:27
Las Iglesias de Vietnam y Japón se unen para la pastoral de los migrantes
06/10/2017 15:56
Un grupo de monjes vietnamitas en misión en el corazón de Europa
14/03/2014
Obispos vietnamitas en asamblea en la diócesis de Thanh Hoa, devastada por las inundaciones
17/10/2017 16:56