28/02/2017, 14.44
ISRAEL-PALESTINA
Enviar a un amigo

Párroco de Gaza: un pueblo olvidado espera en la guerra para recibir ayudas

El p. Mario da Silva, sacerdote de orígenes brasileras es responsable de la parroquia latina de la Sagrada Familia, la única de la Franja. Los jóvenes no tienen trabajo, los ancianos no reciben la jubilación, el deseo común es el de escapar. Las iniciativas dela Iglesia para responder a las necesidades. El peligro común de las infiltraciones yihadistas. Los cristianos de Gaza son “héroes de la fe”.

Gaza (AsiaNews)- La población de Gaza “vive al día”, en el contexto de una situación que “se vuelve cada más desesperada”; las personas, también entre los cristianos, en muchos casos son obligados a “endeudarse” para poder comprar “un poco de comida o de electricidad”. Lo narra a AsiaNews, el p. Mario da Silva, sacerdote brasilero y responsable de la parroquia latina de la Sagrada Familia, la única de la Franja. En la zona, devastada por incesantes guerras y sometida al bloqueo total impuesto por Israel, viven unas 350 familias cristianas. “Una emergencia-explica el párroco-que afecta ya sea a los jóvenes donde la tasa de desocupación toca el 70%, como también a los ancianos, los cuales después de haber trabajado toda la vida no gozan del beneficio de la jubilación y no saben cómo sobrevivir”.

Las consecuencias del conflicto en Gaza desde el verano de 2014 han hecho aún más dramáticas las condiciones de vida en la Franja, donde dos millones de personas viven bajo el límite de la sobrevivencia, la desocupación media es del 60% y la pobreza está en un 80%. Y lo mismo vale para las familias cristianas, unas 1300 personas en total, un tercio de las cuales están sin una fuente de ingreso.

En todo el territorio vasto sólo unos 360 Km cuadrados, que terminan por ser una enorme prisión a cielo abierto.

“La situación en Gaza es difícil-narra el p. Mario- porque después de la guerra hemos recibido ayudas internacionales. Sin embargo, después de seis meses se olvidaron de nosotros, como si todo se haya resuelto. En cambio quedan los problemas de siempre: la falta de trabajo, de gas, de agua, de energía eléctrica”.  

La provisión de agua y energía es uno de los problemas más graves que la población se encuentra en enfrentar en el último período. “Hay jornadas-prosigue el sacerdote- con sólo tres horas de electricidad a disposición. Aquí hace frío y la gente no sabe cómo calentar sus casas; no tenemos aguas porque ésta que llega es salada y para beberla debemos comprar aquellas embotelladas”.

El bloqueo impuesto por Israel después de la subida al poder de Hamás en la Franja causó la interrupción del aprovisionamiento de energía. “En media llega ocho horas al día-explica el párroco- pero recientemente las condiciones empeoraron”. Por esto la Iglesia local inició un proyecto que prevé la instalación de paneles solares sobre las casas, los trabajos “están iniciando en estas semanas con las obras que se realizan en las diez primeras casas”, pero esto es sólo una gota en el océano de las necesidades.

Para el p. Mario la sensación difundida que se respira en Gaza es de “abandono, indiferencia” por parte de la comunidad internacional y la misma comunidad cristiana pide “mayor atención” a las Iglesias y a los católicos “de todo el mundo”. Y la clausura, el aislamiento respecto al resto del mundo “no estoy seguro ni cierto de ayudas para mejorar las condiciones”

“La gente de aquí comienza a pensar seriamente.-dice el sacerdote- que sería mejor que llegase otra guerra, porque en ese caso al menos llegan las ayudas. Es un pensamiento triste y terrible, pero que, demuestra lo dramático del momento. El mundo nos mira sólo cuando hay una guerra en curso: por fortuna hay algunas realidades e instituciones como la Pontifical Mission, Friends of Holy Land y pocas otras que nos ayudan”.

La iglesia local trata, en lo posible y con pocos fondos a disposición, de crear puestos de trabajo y ofrecer ocasiones de rescate para una población olvidada. A través de instituciones cristianas fueron credos 34 puestos de trabajo para los jóvenes cristianos de la Franja, pero el pensamiento común más difundido es el de la fuga. “Los jóvenes que han podido beneficiar de los permisos para Pascua el año pasado, no volvieron. Se quedaron en la ciudad donde nació Jesús y allí han encontrado trabajo, creando las premisas para una vida nueva. Es por esto porque aquí la gente quiere irse”.

Los cristianos de aquí-prosigue el sacerdote-viven principalmente de deudas, comprando productos a crédito en el supermercado y prometiendo pagar en un segundo momento. En ayuda de ellos llegan después varias instituciones cristianas que pagan las deudas. Quien no tiene trabajo está obligado a pedir la caridad y contar sobre la generosidad de los otros”.

El trabajo de la Iglesia es “conservar intacta la fe, defenderla, enseñar como permanecer cristianos en las dificultades y en un contexto de mayoría musulmana”. La nuestra, también si se manifiesta en las obras está ante todo “una guerra espiritual y conservar la fe cristiana y el fundamento de nuestro trabajo social”, advierte el p. Mario. “Debemos dar a ellos una vida digna-agrega- y con este espíritu nos acercamos a los enfermos, a los sufrientes y a cuantos están en dificultad”.

Los cristianos de Gaza deben enfrentar cada día nuevos desafíos: el último está representada por un posible infiltración de los milicianos del Estado islámico (EI) en la Franja. Algunos grupos son activos en la Península de Sinaí Y en las últimas semanas han asesinado a siete cristianos, provocando un éxodo de masa, Ndr), que queda sólo a pocas decenas de Km de la Franja y no se puede excluir el peligro de una entrada interna del yihadismo. El gobierno de Gaza trata de contrastar el ingreso, pero la situación es delicada y no hay posibilidad, como en Siria o Irak, de escapar a causa del muro.

En este contexto tan difícil a nivel social, político, religioso la Cuaresma representa aún más un momento de alegría y de expectativa. “La esperanza de muchos-subraya el p. Mario- es de poder visitar los lugares santos. Los fieles viven con gran recogimiento este momento tan importante tan particular a nivel religioso y espiritual. Conservar los valores cristianos como el perdón, la caridad, el amor fraterno es difícil, es por esto que los cristianos son héroes: saben conservar la fe en una realidad tan hostil y representan siempre más un ejemplo para los cuántos, también en Occidente, viven en manera blanda y superficial la fe cristiana”. (DS). 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Musulmana, ex radical: Riad y el salafismo (wahabí) un peligro para el islam y para el mundo
17/12/2016 13:14
Lee Ming-cheh, el activista taiwanés arrestado en China, es llevado a juicio
07/09/2017 15:00
Protestas en Gaza: el ejército israelí mata a un joven palestino
20/09/2018 09:41
Encuentro Xi-Trump: la promesa de un mayor diálogo y una visita a China
08/04/2017 12:26
Caritas Jerusalén: Gaza es una enorme prisión, se recaudan fondos para un regalo de navidad para los cristianos
26/11/2015


Viajes