26/10/2015, 00.00
VATICANO – IRAK
Enviar a un amigo

Papa Francisco al Sínodo caldeo: unidad y paz para los cristianos en Irak y Medio Oriente

Esta mañana el Papa recibió en audiencia a los obispos iraquí y de la diáspora, liderados por el Patriarca Sako. El Papa espera soluciones a los problemas de la Iglesia caldea, confrontación y compañerismo. Al inaugurar las labores el patriarca pidió abordar los problemas con "humildad y apertura de Espíritu".

Roma (AsiaNews) - Una exhortación "a luchar incansablemente como constructores de la unidad en todas las provincias de Irak, la promoción del diálogo y la cooperación entre todos los que participan en la vida pública"; y, sin embargo, el recuerdo en la oración para que "los cristianos no se ven obligados a abandonar Irak y el Medio Oriente", incluso frente a la violencia y la persecución. Estos son algunos pasajes significativos del discurso pronunciado por Francisco al patriarca y los obispos de la Iglesia caldea y de la diáspora iraquí, que se reunieron en Roma del 24 al 29 octubre para su Sínodo. El Papa recibió en audiencia a los participantes, encabezados por el patriarca Raphael I Louis Sako, quien también participó en el reciente Sínodo sobre la familia. "Su visita", agregó, es una oportunidad para "renovar un llamamiento urgente a la comunidad internacional a saber tomar todas las estrategias eficaces para promover el logro de la paz" en el país devastado por el odio".

La Iglesia caldea está viviendo un momento de dificultad, agravada por la guerra que ha asolado Siria e Irak, países donde vive la mayor parte de los fieles; sin embargo, la violencia y los conflictos han favorecido la huida al extranjero, un éxodo bíblico que abarca a más de la mitad de la población cristiana de la región. A esto se unen las tensiones entre el patriarca y algunos sacerdotes (y monjes) de la diáspora, que abandonaron Irak sin el permiso del obispo o de su superior.

Abordando a los participantes del Sínodo, el Papa Francisco recordó las "tierras queridas de Irak y Siria, en un periodo particularmente delicado y sufrido", con la esperanza de que pueda "la misericordia de Dios, la inminencia del Año Jubilar, sanar las heridas de la guerra ". El Papa recuerda el odio "fanático" del terrorismo, que "es una fuerte hemorragia de fieles que se alejan de las tierras de sus padres donde crecieron y se enraizaron en el surco de la tradición" y socava "los fundamentos la presencia cristiana vital en la tierra", con "numerosos ejemplos de persecución, hasta el martirio."

Francisco continúa mencionando "las necesidades de los fieles de la diáspora", los cuales sienten "el deseo de permanecer firmes en sus raíces y de insertarse en nuevos contextos". Y dirigiéndose a los participantes en el Sínodo los exhorta a ser "constructores de la unidad" y una fuente de "diálogo" y "cooperación" entre "todos los que participan en la vida pública". Por otra parte, el Papa advierte que el Sínodo es un "caminar juntos" y un tiempo de "comparación favorable entre la diversidad" que enriquezca "la comunión fraterna entre vosotros" trabajando "con la misericordia, la humildad, la paciencia y la aceptación mutua que crea la comunión".

El Papa, sin mencionarlos explícitamente menciona los conflictos dentro de la Iglesia caldea. El Sínodo pide "sentido de responsabilidad" y "una verdadera y propia kénosis, un abajamiento y una donación de sí" para "cerrar las brechas que separan, y discernir las respuestas a las necesidades urgentes de la Iglesia caldea sea, tanto sea en la madre patria como en la diáspora". "De esta manera - dijo el Papa - las reflexiones que surgen proporcionarán soluciones fructíferas a sus necesidades y puntos de convergencia para la resolución de la problemática litúrgica y de orden general".

El Sínodo de la Iglesia Caldea estaba programado originalmente para el 22 de septiembre en Ankawa, un barrio cristiano de Erbil, capital del Kurdistán iraquí. La Asamblea ha sido postergada en un segundo momento y será en Roma, a fines de octubre, para favorecer el viaje de los obispos de Canadá, EE.UU. y Australia. Entre los temas centrales del Sínodo están la comunión y la unidad entre las diócesis, dentro y fuera de Irak. Y, también, la tragedia de las decenas de miles de familias que huyeron de sus hogares en Mosul y en la llanura de Nínive, coincidiendo con el avance del Estado Islámico (EI). Y, además, la disputa entre el patriarca y un grupo de monjes y sacerdotes que han dejado en los últimos años las diócesis de origen para buscar refugio en los países de la diáspora y, en especial, en las diócesis de los Estados Unidos. El objetivo de Mar Sako es dar esperanza a los cristianos y musulmanes, gracias a una presencia fuerte y dinámica de la Iglesia caldea, que sepa también renovarse en la liturgia.

Al inaugurar el Sínodo, el patriarca caldeo envió un mensaje a los obispos presentes: "Yo sé que cada uno de nosotros está inmerso en los problemas de su diócesis, pero cada diócesis es una parte importante de la Iglesia caldea. Sus preocupaciones son las preocupaciones de cada uno de nosotros y las preocupaciones del patriarca". Mar Sako pidió a los obispos iraquíes y de la diáspora "dejar de lado los rumores y chismes", afrontando con "humildad y apertura de Espíritu" los problemas, en un intento de encontrar una "solución".

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Sacerdote iraquí: la ‘derrota militar’ de Isis no cancela la amenaza yihadista
03/11/2017 14:18
Musulmana, ex radical: Riad y el salafismo (wahabí) un peligro para el islam y para el mundo
17/12/2016 13:14
Mar Sako: unidad entre cristianos y musulmanes, para salvar a Irak de la locura del Estado islámico
09/06/2016 16:04
Patriarca Sako: La violencia islamista, una constante cotidiana que ha de ser inmediatamente frenada
16/05/2016 10:36
Mar Sako, tres años como patriarca: unidad y servicio para el futuro de la Iglesia en Irak
30/01/2016 10:58