13/03/2014, 00.00
VATICANO
Enviar a un amigo

Un año del Papa Francisco: la revolución en la tradición

de Bernardo Cervellera
Desde el 13 de marzo de 2013 Jorge Mario Bergoglio, se convirtió en "obispo de Roma" y está transformando a la Iglesia con su testimonio personal. Su apelación a una Iglesia de los pobres, a salir, a cuidar del "hospital de campaña del mundo", son el mejor fruto del Concilio Vaticano II. Abundan las interpretaciones conservadoras y progresistas, derecha e izquierda, pero este Papa quiere sólo que el mundo se encuentre con la salvación de Jesucristo.

Roma (AsiaNews) - Un año después de la elección del Papa Francisco sucesor del apóstol Pedro, nos damos cuenta cada vez más que está guiando a la Iglesia hacia una revolución, no lucha con la espada, sino con el testimonio personal, no tira por la borda el pasado, sino el florecimiento de la  tradición auténtica. 

Se observó desde el principio en la noche del 13 de marzo, cuando presenta la loggia de la Basílica de San Pedro para rezar juntos y el silencio ha descendido rápidamente en la concurrida plaza en el extremo, hasta entonces en inquieto murmullo. En lugar de anunciar programas, pidió silencio para escuchar el programa de Dios (aquel que "siempre primerea", nos precede).

El Obispo de Roma ha pedido las oraciones de los fieles. Para algún ingenuo comentarista de televisión este es el gesto con el que se deshace de la pirámide de clericalismo. Y, en efecto, con su arco silencios, el Papa se ha rebajado: para demostrar que él no es un monarca, sino uno con un mandato, uno que espera en serio que millones de católicos digan todos los días con el rosario: "Rezamos un Padrenuestro, un Avemaría, un Gloria a las intenciones del Sumo Pontífice". El elemento más tradicional es expresado al unísono con el elemento más revolucionario, más ....progresista.

Poner los dos elementos juntos, lo tradicional y lo progresista parece ser característico de Francisco. Cuando habla de los pobres, la Iglesia de los pobres para algunos esto es un signo de un rescate de la antigua teología de la liberación, la Iglesia que "por fin" toma partido en la sociedad y lucha... Pero entonces - como se ve en la Evangelii Gaudium (EG ) que los pobres no debe ser engañados y manipulados por el mesianismo político, o dirigida por intelectuales sordos y abstractos, sino en primer lugar ¡para ser alimentados con la Palabra de Dios y la Eucaristía!

Desde este punto de vista, Francisco es el fruto más maduro del Concilio Vaticano II y, especialmente, de la lectura "saludable" del Concilio. Por todas estas décadas - como magistralmente ha explicado Benedicto XVI - la Iglesia se divide entre la hermenéutica de la ruptura y de la hermenéutica de la continuidad. Esa ruptura subrayó el Concilio como una línea divisoria entre un pasado y un presente-futuro; que vio el desarrollo de la continuidad de la vida de fe en la unidad con el pasado mientras se re-lee y re-actualiza a las necesidades del hombre moderno. Por una extraña ceguera, la "ruptura" se atribuyó sólo al catolicismo progresista, que finalmente podría lanzar a los cuatro vientos las vestiduras doradas, los tabernáculos, el gregoriano y se ponía como el maestro de la liturgia; voluntariamente olvidado los sacramentos para poner en práctica la lucha de clases; queriendo ortopraxis en lugar de la ortodoxia y juzgado desde arriba hacia abajo, como el enemigo, quien estaba afuera. Pero no se ha visto que la "ruptura", también estuvo presente en una forma de repetir la tradición, de afirmar la ortodoxia sin preocuparse de la ortopraxis, del reparto de la liturgia sin preocuparse por la comunicación de la fe, de tronar desde el púlpito contra las leyes y preceptos, menospreciando el mundo y el hombre que Cristo vino a salvar.

A los 50 años después del Concilio, el Papa Francisco supera las dos rupturas, la de la derecha y la de la izquierda, y reafirma el Concilio y su lectura como la exégesis de la continuidad. Es por esta razón que su trabajo es a la vez tradicional y moderno; permanece en silencio y en oración ante la custodia, y en silencio se acerca conmovido y amoroso a la fila de enfermos que cada miércoles abarrotan el pasillo de las audiencias, adorando en ambos el "cuerpo",  "la carne de Cristo".

Esta superación de la ruptura se ve en su vivir de modo reconciliado su propio sacerdocio y el de los creyentes (en lugar de un desequilibrio hacia uno u otro lado de los cuernos); en la continua valoración de los laicos sin disminuir a los pastores; viviendo como el obispo de Roma, valorizando las Conferencias Episcopales, presidiendo la caridad universal: hacia Siria, Ucrania, África Central..., las otras Iglesias y comunidades cristianas en el mundo, los miembros de otras religiones.

Para todos aquellos que ponen en oposición a Benedicto XVI y Francisco (todavía una rotura incluso en este caso de derecha e izquierda) hay que señalar que las citas de la EG se toman con libertad y precisión desde el Concilio hasta hoy, de Pablo VI, a Juan Pablo II, a Benedicto XVI, quien - según sus propias palabras - es su consejero y amigo.

Iglesia y mundo

Tal vez el punto más crítico de la hermenéutica de la ruptura sea la relación Iglesia-mundo. Para algunos, la Iglesia debe ser la levadura que penetra en la masa, o la sal que le da sabor, pero terminaron por olvidar lo que trae al mundo, convirtiendo las luces traseras de la política e ideologías a menudo contra la Iglesia y cada vez más anti-humana.

Para otros, la Iglesia debería ser una ciudad asentada sobre un monte, pero que no se manche con el polvo de los aldeanos y desde lo alto condenar y lanzar sus flechas, fortaleciendo las murallas para salvarse a sí misma, mientras que el mundo y los hombres están en peligro de perecer.

Desde el inicio de su pontificado Francisco habló de la "dulce y confortadora alegría de evangelizar" (tomando las palabras de Pablo VI), y la Iglesia "llamada a salir de sí misma e ir a los suburbios, no sólo geográficos, sino también los existenciales".

En este viaje hacia el mundo - el mismo que el Hijo de Dios - la Iglesia trae la alegría del encuentro con Jesucristo. Por lo tanto, no se ahoga en el mundo, sino que se da a sí misma y su fe; y no se mantiene en la figura de la fortaleza, o en la del rebaño que sigue siendo, condenando al mundo como irrecuperable, sino que trae la fertilidad y la presencia sanadora de Jesucristo entre los hombres heridos. Juan Pablo II ya había dicho (en la Redemptor hominis, 13 y 14) que "el hombre es el camino principal de la Iglesia" y que "Cristo es el camino de la Iglesia", que muestra que estas dos vías se funden en una sola.

Pero el mundo y las franjas de la iglesia no pueden comprender el testimonio de este Papa, tirando de él desde la derecha y desde la izquierda, desde arriba y desde abajo, sin ser golpeados por su mensaje vital.

Cerca de los que le piden que aclare su enseñanza, hablando en defensa de los "valores" que la sociedad quiere deshacer del mundo, hay quienes lo ven sólo como un representante de América Latina, una revancha de la Iglesia de los Pobres en contra de la Iglesia de los ricos norteamericanos y europeos; se estudia su compromiso o sus caídas contra los generales argentinos, en un intento de reactivación del pasado.

Hay quien se detiene, aplaudiendo su "apertura" (real o supuesta) a los homosexuales, al matrimonio homosexual, la comunión de los divorciados, el cardenalato a las mujeres, en una carrera hacia el futuro.

Pero ninguna de estas lecturas se cierra a ver el presente: un hombre transparente en su fe y en la alegría de una relación con Cristo, por lo que no ofrece al mundo una doctrina o una ideología, sino el encuentro con Cristo mismo.

El Papa, que - de acuerdo con la tradición de la doctrina social de la Iglesia - ha dicho que no puede existir una economía sin ética, es acusado de ser un marxista; al mismo tiempo, aquellos que parecen aplaudirle como revolucionario por cada gesto inusual, lo están convirtiendo en un objeto de "culto" y de consumo de masas, sin ser tocados por su invitación.

Estas cojas lecturas del pontificado de Francisco caen precisamente bajo el hacha de su juicio, cuando advierte a la Iglesia (y al mundo) de la "autoreferencialidad", del narcisismo que se aprueba a sí mismo y se olvida del resto, y de la "mundanidad espiritual", el uso de las cosas sagradas para su beneficio personal. A menudo, estos juicios se aplican a los sacerdotes traficantes de dinero, pero no se la aplican a sí mismos los defensores de ideologías conservadoras o liberales, que utilizan al Papa  para justificarse a sí mismos y permanecer en el inmovilismo.

Si hay una manera sencilla de definir la revolución de Francisco, esta es la palabra "movimiento": la suya es una Iglesia que se mueve, que sale, que está dispuesta a recorrer un camino también lleno de baches, a deshacerse de cualquier cosa para poner a disposición todos los hombres la verdad y la dulzura de San Salvador.

Después de todo, esta es la misión de la Iglesia y de cada misionero cristiano: por eso nosotros los misioneros sentimos a este Papa tan cerca de nuestro estilo y nuestras preocupaciones.

Pero incluso en el mundo, en Italia y en los otros continentes, especialmente en Asia - a donde Francisco viajará pronto - el testimonio de este Papa es percibida como la de un amigo que se acerca a su propia situación al igual que "un hospital de campaña".

Inmerso en la decadencia de las ideologías (fundamentalismo, economicismo, nacionalismo, todo conjugado con grandes egoismos), sólo un amigo portador de una luz nueva, largamente esperada, puede ofrecer una esperanza real.

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Papa: por la conclusión del Año de la fe la exhortación apostólica Evangelii Gaudium
18/11/2013
Maximum Illud: Jesucristo es el salvador del mundo, no un psicoterapeuta (Tercera parte)
07/11/2019 10:44
Maximum Illud: contra el activismo ‘de derecha’ y ‘de izquierda’. El caso de las ‘Pachamama’ (Segunda parte)
06/11/2019 10:29
Maximum Illud, la misión ad gentes, para renovar la Iglesia ‘de derecha’ y ‘de izquierda’
05/11/2019 09:46
Papa: Carta por los 100 años de la “Maximum Illud” sobre las actividades desarrolladas por los misioneros en el mundo
22/10/2017 16:20