31/05/2016, 15.07
CHINA
Enviar a un amigo

Xi Jinping eleva a la camarilla de Zhejiang y combate la Liga juvenil comunista

de Willy Lam

El gran experto en política china pinta el cuadro de las luchas de poder en la dirigencia, que se dan entre la camarilla de Xi Jinping y las precedentes de la Liga de Hu Jintao y la camarilla de Shanghai de Jiang Zemin. El Zhejiang, donde Xi trabajó desde 2002 al 2007, es el nuevo vivero donde pescar a los futuros líderes de la Sexta Generación, si bien no tienen méritos particulares. Traducción al español cargo de AsiaNews.

Hong Kong (AsiaNews)- La lucha de poder no es como una cena entre amigos. Mientras el Partido comunista (PCC) se prepara para su 19no Congreso para el próximo año, se intensifican los enfrentamientos intestinos y las puñaladas por la espalda entre las facciones rivales. El presidente Xi Jinping, además de construir un culto de su personalidad asentado en el modelo maoísta, quitó todos los frenos para eliminar la amenaza más grande al crecimiento de su poder- la facción (tuanpai; 团派) ; de la Liga juvenil comunista (LGC), que sigue siendo una de las camarillas más consistentes en el PCC.

La LGC es guiada por el ex presidente Hu Jintao. Los cuadros a ella afiliados forman un bloque más grande entre los veinticinco miembros del Politburó surgido en el 18vo Congreso del Partido en 2012.

Hu, ya primer secretario de la LGC, es considerado en general como un político tímido y burocrático. Pero por veinte años él estuvo en el Comité permanente del Politburó (CPP), antes de retirarse, en el año 2012. En este período, él tuvo amplias posibilidades de hacer crecer el peso de su camarilla y hacer avanzar en la carrera a sus asociados. Los miembros de la LGC eran fuertes, sobre todo en las regiones, tanto que hacía decir que Hu usaba una táctica de “asediar al centro con las regiones”, en contraste con las tendencias autoritarias de su jefe, el ex presidente Jiang Zemin, que guiaba la facción de Shanghai (VOA Chino, 12 de enero 2016; Oriental Daily (Hong Kong), 4 de julio 2015.

Las rudas tácticas y los codazos de Xi contra la LGC se pueden resumir en su juicio interno sobre la Liga, difundido ampliamente, según el cual ésta “se halla paralizada del cuello para abajo”. A mediados del 2015, se realizó una conferencia nacional de los cuadros que trabajan en las organizaciones de masa como son la LGC, la Federación de los sindicatos y la Federación de las mujeres. En aquella ocasión, Xi puso en guardia a la LGC de que corre el riesgo de “ser puesta al margen por los jóvenes del aparato del Partido-Estado” (VOA Chinese, 29 de abril; Ming Pao (Hong Kong), 25 de octubre 2015). La LGC fue también criticada con fuerza por ser demasiado “burocrática, con mentalidad esquemática, aristocrática y fiestera”. Desde fines del año pasado, la Comisión central de inspección disciplinar (CCID) envió un grupo de trabajo a la LGC para verificar los problemas de corrupción e infracciones a la disciplina del Partido (South China Morning, 9 de febrero 2016; New Beijing Post, 7 de julio 2015)

En un reciente artículo posteado en el sitio web del CCD- interpretado como una plena confesión de culpa-, el comité del Partido en la LGC admite que los miembros de la Liga sufren de “una débil dirigencia de partido, aberraciones en la construcción del partido, fracasos en cuanto hace a guiar de modo preciso (las unidades de la LGC).

Los líderes de la Liga han prometido mantener firme la “cuádruple conciencia”, o sea “la conciencia política, la conciencia sobre la entera situación, la conciencia en el seguir el “corazón” (de la dirigencia) y la conciencia de permanecer al unísono (con los vértices más altos del Partido)”.

La “cuádruple conciencia” es un eslogan usado para profesar absoluta lealtad al presidente Xi, que obra como “corazón de la dirigencia” (v. China Brief, 7 de marzo 2016).

Los altos cuadros de la LGC han realizado también una autocrítica sobre los criterios con los cuales ellos crecieron y se convirtieron en miembros, que ellos dicen ser afectados por el “elitismo, ignorancia de la base, falta de representatividad y poca cobertura (de los diversos sectores de la sociedad) [Straits Times (Singapur) 29 de abril 2016, CCDI.gov.cn, 25 de abril 2016].

Xi ha abolido profundamente a la LGT como vivero para el crecimiento de los futuros líderes del partido y del gobierno. Dicho rol era evidente. sobre todo en la era de Hu Jintao. A principios de año, Xi dio la orden de que fueran eliminados de las oficinas del personal de la LGC tanto a nivel central como regional. El balance de la LGC para 2016 -306,27 millones de yuanes- fue reducido a la mitad, respecto al año anterior (Ximin.cn, 2 de mayo, CCYL.org, 15 de abril). Además, la Universidad de la juventud china para los estudios políticos -que es responsable del adiestramiento de los cuadros en el sistema de la LGC- con toda probabilidad, recortará el número de estudiantes inscriptos a partir de septiembre próximo. Algunos miembros de las facultades universitarias temen que la institución- a menudo considerada la equivalente por la LGC de la Escuela central del Partido -será disminuida con fuerza. [Radio Free Asia, 23 de abril 2016; Radio French International Chinese Service, 22 de abril de 2016].  

 

Los incentivos contra las facciones rivales

En su batalla contra la LGC, Xi y sus aliados- como el jefe de la CCID Wang Qishan- se aprovecharon de los crímenes ligados a la corrupción, cometidos por Ling Jihua, miembro eminente de la Liga, quien fue el brazo derecho del ex presidente Hu. Las investigaciones sobre los presuntos delitos de Ling, iniciadas hacia fines de 2012, han expuesto crímenes similares cometidos por un cierto número de altos afiliados a la LGC, entre los cuales figuran el vi-presidente Li Yuanchao. Se dice que las mujeres de Ling Jinhua y Li Yuanchao eran estrechas socias en el ámbito de los negocios. El fin de Ling debilitó también la voz de Hu Jintao, que perdió influencia por el hecho de que él habría fracasado en tratar de dominar los excesos de Ling y de los demás miembros de la LGC [Radio Free Asia, 25 de agosto de 2015; BBC Chinese, 23 de diciembre 2014].

La cuestión de Ling- y la pesada crítica de Xi a la LGC- arrojó aún más sombras sobre la suerte política del Premier Li Keqiang, así como también sobre los demás miembros del Politburó, como es el caso de Li Yuanchao; los vice Liu Yandong y Wang yang; el director del Departamento del PCC, Liu Qibao; el secretario del Partido de Guandong; Hu Chunhua  (que no tiene relación alguna con Hu Jintao).

El Premier Li fue marginado por Xi, y ya no tiene más autoridad sobre la política económica. Si Bien en el 19no Congreso él podría mantener su puesto en el Politburó, es posible que sea desplazado, y sea colocado como jefe de la Asamblea nacional del pueblo (ANP). También es probable que a Li Yuanchao, Liu Yandong y Liu Qibao se les otorguen cargos post-jubilatorios, ya sea en la ANP o en la Conferencia política consultora del pueblo chino.

En teoría, Wang Yang, único miembro de la LGC con sólidas inclinaciones reformistas, debería ser promovido al CPP. Pero no es cierto que Xi quiera dos miembros de aquella facción en el Sancta Sanctorum del poder, especialmente si existe la posibilidad de que el número de miembros del CCP sea reducido de los actuales siete, a cinco [Apple Daily, (Hong Kong), 29 de noviembre 2015; United daily News, (Taiwan) 29 de agosto 2015].

Quizás más significativa sea la suerte política de Hu Chunhua. Tanto él como Sun Zhengcai, secretario del Partido de Chongqing -ambos nacidos en 1963-, fueron colocados en el Politburó por el PCC anterior, guiado por el ex presidente Hu Jintao y por el Premier Wen Jiabao. En el Politburó actual,  son los únicos cuadros de la Sexta generación (nacidos en los años 60). Al igual que Hu (mayor que él), Hu Chunhua fue Primer secretario de la LGC; como Hu, otrora secretario del Partido de Tibet, el joven Hu ha construido su carrera en la región autónoma. Por lo tanto, es sabido que Xi no ha de tener gran consideración por las capacidades de Hu. Y la posibilidad de que Hu Chuhua entre en el PCC el año que viene es bastante débil [Radio French International, Chinese Service, 29 de noviembre 2015; Radio Free Asia, 17 de agosto 2015]

Un multitudinario puente de comando

Después de haber hecho de todo lo estaba a su alcance para eclipsar las facciones de la LGC, el presidente Xi invirtió una cantidad de recursos para colocar juntos a los miembros de su propia “facción de Xi Jinping” cuyo componente fundamental es la camarilla de Zheijiang. Así como Jiang Zemin preparó la facción de Shanghai, así Xi se quedó atrás, para elevar cuadros que habían servido bajo su dirección, cuando era Secretario del Partido en Zhejiang desde 2002 a 2007 (v. China Brief, 7 de febrero 2014).

Otros componentes de la facción de Xi Jinping comprenden la banda de los “principitos”, la camarilla de Shaanxi- miembros que han servido en la provincia, patria de Xi, entre los cuales figuran Li Zhanshu, director de la Oficina general y Zhao Leji, director del Departamento de la organización. Luego vienen los compadres de Xi, como su compañero de escuela, Chen Xi, Vicedirector ejecutivo del Departamento de la organización y Liu He, jefe consejero económico, como jefe de la Oficina general del grupo central de guía sobre finanzas y economía [South China Morning Post, 2 de marzo 2016; World Affairs Jounal, (Washington), 1 de mayo 2014).

Es evidente que Xi quiere que su camarilla de Zhejian sea, cuanto menos, tan potente como la de Shanghai, con el ex presidente Jiang, que es su mayor enemigo.

Entre aquellos que sirven o se han servido en la provincia de Zhejiang -que ya tiene un estatus ministerial y podrían tener ulteriores promociones en el 19no Congreso del Partido- están li Qiang Baolong (clase 1952), secretario del partido de Zhejiang y el gobernador li Qiang (1959). Otros ilustres son el Secretario interino del partido de Tianjin del Departamento de propaganda, Huang Kunming (1956), que fue jefe del Departamento de propaganda de Zhejiang; el secretario del Partido de Guizhou, Chen Min´er (1960), otro ex vice-gobernador de Zhejiang [BBC Chinese, 31 de julio 2015; Apple Daily, Diciembre 2014].

De particular significado es que un alto y desproporcionado número de personalidades de Zhejiang cercanos a Xi fueran elegidos para puestos clave en el equipo de los Grupos dirigentes centrales o en las Comisiones centrales, como es el caso del grupo dirigente central para la profundización comprensiva de las reformas (GDACR), el grupo dirigente central para las finanzas y la economía (GDCFE) y la Comisión central para la seguridad nacional (CCSN). Por ejemplo, el ex secretario general del Comité del partido de Zheijiang, Shu Guozeng (1956) y ahora vicedirector de la Oficina general del GDCFE.  El ex vice director de la Oficina general del GDCFE. El ex vice-gobernador ejecutivo de Zhejinag Cai Qi (1955) fue promovido como vice-director ejecutivo de la Oficina general del CCSN. Hacia fines del año pasado, el ex miembro del Comité permanente del Comité del partido en Zhejiang (CPPZ), y también el secretario del Partido en Wenzhou, Chen Yixin (1959) fue nombrado vice-director de la Oficina general del GDCACR [Guancha.cn, (Beijing), 3 de diciembre 2015; Ta Kung Pao, (Honh Kong), 3 de diciembre 2014; South China Morning Post, 24 de marzo 2014].

Además, Xi ha tratado de emular la táctica de Hu Jintao colocando a sus protegidos en puestos provinciales clave. Dos ex miembros del CPCPZ y secretarios del partido de la cosmopolita ciudad de Ningbo fueron elevados a puestos de dirigencia en la región. Ellos son Bayin Chaolu (1955), secretario del Partido de Jilin y Liu Qi (1957), subsecretario del partido de Jiangxi. Del mismo modo, Lou Yangsheng (1959), otrora jefe en Zhejinag del Departamento de la organización y del Frente unido, en 2014 fue promovido a subsecretario del partido de Shanxi. Gong Zheng (1960), otrora miembro del CPCPZ y secretario del Partido en la capital provincial de Hangzhou, en agosto  pasado fue promovido a subsecretario del Partido de Shangdong. El mes pasado, Hu Heping (1962), miembro del CPCPZ y jefe de la Oficina provincial de la organización fue nombrado gobernador de Shaanxi [People´s Daily, 28 de abril 2016; Ming Pao, 3 de marzo 2016].

A protegidos de Xi en Zhejiang les fueron asignados altos cargos militares. El mejor ejemplo es Zhong Shaojun (1968), que fue un brazo derecho de Xi, cuando Zhong era su secretario personal y vice-director de la organización en Zhejiang. En el año 2013, sin contar con ninguna experiencia militar, Zhong fue nombrado en el Ejército para la Liberación del Pueblo como vice-director de la Oficina general de la Comisión militar central (UGCMC). El poder del UGCMC fue elevado inmensamente, siguiendo lo trazado por las reformas estructurales del ejército, puestas en acto hacia fines del 2015 (China Brief, Marzo 7).

Debe destacarse de manera particular que entre los neófitos de la camarilla de Zhejiang hay miembros de la Sexta Generación (6G) de líderes, una referencia a los cuadros nacidos alrededor de 1960 o inmediatamente después. Ellos son: Chen Min´er, Li Qiang, Zhong Shaojun, Hu Heping, Gong Zheng y Chen Yixin.

Conclusión

Ninguno de estos “parvenu” de la 6G demostró hasta ahora revestir una estatura nacional o haber producido resultados sólidos, especialmente en lo concerniente a reformas económicas.  Es más, formar bloques de poder dentro del partido es contrario al mandato de Xi, lanzado a los cuadros que forman tuantuanhuohuo (团团伙伙 ; “Facciones y camarillas”) [China News Service, 16 de febrero 2016; People´s Daily, 12 de enero 2015]. En todo caso, él parece emular a sus predecesores Jiang Zemin y Hu Jintao, protegiendo su herencia y ungiendo como sucesores a sus protegidos.

 

 

 (Por gentil concesión de la Jamestown Foundation, 11 Mayo 2016)

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
El lobby de los intelectuales pide más libertad. Las zancadillas de los rivales de Xi Jinping
02/08/2016 19:26
Centenares de parientes de las víctimas del 11/9 inician acciones legales contra Riad
22/03/2017 13:04
Musulmana, ex radical: Riad y el salafismo (wahabí) un peligro para el islam y para el mundo
17/12/2016 13:14
Sacerdote chino: Boicotear la Navidad no tiene ningún sentido
27/12/2017 15:15
Xi Jinping, ‘Emperador vitalicio’. Pero, ¿de veras?
13/11/2017 15:17