28/09/2015, 00.00
SINGAPUR
Enviar a un amigo

Arzobispo de Singapur: La estrella de María nos guía en la Nueva Evangelización

En la conclusión del Año dedicado a la Virgen María, Mons. Goh Invita a los fieles "para continuar con celo y pasión" la tarea de anunciar el Evangelio. En una época caracterizada por el extremismo - laicismo y fundamentalismo religioso – se necesita "convertirse" a la misión. En la oración la fuerza por continuar en el camino.

Singapur (AsiaNews) – En la conclusión del año dedicado a María "Los exhorto a no caer en el sueño, sino continuar con renovado celo y pasión en la tarea a que se nos llama", que es la de anunciar el Evangelio. La invitación la lanzo el Arzobispo de Singapur, Mons. William Goh Seng Chye, a los fieles en la Carta Pastoral publicada hoy. El Prelado recuerda que "es necesario renovar nuestra fe" y "permanecer unidos como un pueblo" y responder a la "misión común" como ha hecho la Virgen por toda su vida.

En estos días en Singapur se cierra el año dedicado por los católicos a Maria, la "estrella" de la Nueva evangelización en un mundo caracterizado por el materialismo, el laicismo y el relativismo imperante. Por esto Mons. Goh lanza invitación a reflexionar “sobre la dirección” en la cual andan "nuestros esfuerzos" y cuál es nuestra tarea "para avanzar".

El Arzobispo de Singapur recuerda que "vivimos en tiempos turbulentos que se caracterizan por el extremismo", que pasa de la negación de Dios al fundamentalismo de matriz confesional que alimenta "la guerra y el éxodo de los refugiados". Es por esto que todo cristiano está llamado a renovar la fe propia, porque "no podemos ser misioneros, si antes no nos 'convertimos' a nosotros mismos".

Son muchos los sectores donde la presencia cristiana es indispensable: la cultura, la economía, la política, la ecología, los medios de comunicación, la educación, la ciencia, la tecnología. En este contexto, dice Mons. Goh, "la Nueva Evangelización es la impronta de la Iglesia universal", una misión común en el mundo y "no sólo una visión personal".

El prelado no oculta la resistencia y la oposición encontrada, incluso dentro de la comunidad católica, entre los fieles y los sacerdotes, cuando propuso el plan decenal para la Nueva Evangelización. No faltan "la indiferencia, la reticencia y la resistencia", añade, además de un "escepticismo" y falta de convicción. "Para contribuir a la labor de la Nueva Evangelización - advierte – se requiere que adoptemos el mismo espíritu que Jesús ha concedido a sus ministros".

Si creemos en la primacía "de la Gracia y no sólo en nuestros esfuerzos", añadió, la oración "es la señal que nos dice que podemos tener éxito en nuestra tarea" misionera. Con la consagración de la Nueva evangelización a María, concluye el Arzobispo "todo católico está llamado a imitar a la Virgen y ser dócil al Espíritu Santo, y cooperar con la gracia de Dios en la oración y el ayuno". El fin del año no implica el final de nuestra tarea, más bien "esto va arraigado en nuestras mentes y en nuestros corazones".

En Singapur los católicos son más de 200.000, equivalente al 5% de la población total; entre las religiones, el budismo es la más extendida, con 43%; los cristianos siguen con el 18% del total, 15% el Islam, el hinduismo y el taoísmo 11 y 5%. La Iglesia Local vive una fase de crecimiento y dinamismo, lo que llevó a la reciente apertura de un seminario teológico, llamado una verdadera y propia "piedra angular" para la comunidad local.

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Católicos de Singapur promueven juntar fondos para la construcción de un centro pastoral
24/05/2014
Misionero Pime: Cristo, fuente de rescate entre modelos negativos y catástrofes naturales
17/05/2014
Nace el Instituto teológico de Singapur, "piedra miliar" (hito) para la Iglesia local
08/02/2014
Singapur, rector de instituto teológico: De parte de los laicos una contribución a la misión de la Iglesia
26/02/2014
Landings, los católicos de Singapur hacia un camino de redescubrimiento de la fe
11/09/2014


“L’Asia: ecco il nostro comune compito per il terzo millennio!” - Giovanni Paolo II, da “Alzatevi, andiamo”