12/09/2014, 00.00
VATICANO
Enviar a un amigo

Communio: edición especial para el Sínodo sobre la Familia

de Bernardo Cervellera
Los temas discutidos hasta ahora - la pastoral de los divorciados, comunión a los vueltos a casar, las parejas homosexuales - probablemente ocultan la belleza positiva de la vida matrimonial y el sacramento, ligado a la Eucaristía. La misericordia hacia los vueltos a casar no puede ser benevolencia psicológica, sino ayuda que proviene del misterio de la Cruz. El conflicto entre el cristiano y la mentalidad individualista trae una mirada contemporánea tanto a los matrimonios heterosexuales como del "matrimonio gay." La edición de verano de la prestigiosa revista, con artículos de los cardenales Ouellet y Scola, y otras personalidades relacionadas con el Instituto Juan Pablo II sobre la familia.

Roma (AsiaNews) - A pocas semanas del encuentro por el Sínodo extraordinario de los Obispos dedicado a los "desafíos pastorales de la familia en el contexto de la evangelización", la revista estadounidense Communio (Communio: Internacional Catholic Revue) publica un número especial de su prestigiosa revista , dedicada al mismo tema. El número (verano de 2014), se titula: "Matrimonio: consideraciones teologicas y patoralesi ("Marriage: theological and pastoral considerations").

El denso volumen trae las contribuciones de los miembros de alto rango del sínodo como los cardenales Angelo Scola y Marc Ouellet, y estudiosos de la materia - a menudo vinculados al Instituto  Juan Pablo II sobre la familia - como José Granados, Antonio López, Adrian J. Walker y otros.

El trabajo de los dos cardenales se mueve sobre la relación entre el matrimonio y la Eucaristía, explicando la antropología, el modelo de persona y la relación entre los sexos que emergen del Evangelio y poniendo en relación los sacramentos del matrimonio y del don de la Eucaristía. El card. Ouellet aborda más directamente la cuestión de la no comunión a las parejas o divorciados vueltos a casar, visto no como un "castigo", sino como una afirmación más grande de la alianza establecida por Jesucristo.

El tema de la comunión a las parejas vueltas a casar ha llenado casi todo el debate preparatorio en el Sínodo, de modo que parece que es el único tema que se tratará en la reunión, junto con quizás el cuidado pastoral de los gays y la educación de sus hijos.

En la edición de Communio se subraya que el Sínodo debe destacar, en primer lugar, la belleza del matrimonio y de la recíproca donación de un hombre y una mujer, y la familia como resultado de su don y responsabilidad.

No olvidemos, sin embargo, los temas sobre la mesa, que los medios de comunicación a menudo reducen a un conflicto entre el "legalismo" de la indisolubilidad y la "misericordia" hacia el divorciado, vuelto a casar, y el gay.

En el artículo de Nicholas J. Healy, Jr., se refleja en la propuesta del card. Walter Kasper para permitir a los divorciados y vueltos a casar acceder a la comunión, mostrandonos los límites: la indisolubilidad como basada (solamente) en una decisión personal, y no - en primer lugar - como la obra de Otro; pensar en la misericordia y el perdón (sólo) fuera de la relación indisoluble.

Con notas similares, Fabrizio Meroni, PIME, muestra que la pastoral hacia las parejas casadas, divorciadas y vueltas a casar, debe contener "la verdad y la misericordia". A menudo, según el autor, se reduce la merced de una benevolencia psicológica, fuera de una participación en los pobres de Cristo. En este sentido, el primer acto de misericordia incluso hacia divorciado es la relación matrimonial sacramental y el dolor de su ruptura, que es más intensa participación en el misterio del sufrimiento de Cristo. En cualquier caso, la petición de participar en la Eucaristía de parte de los divorciados y vueltos a casar no puede ser objeto de una "reivindicación", siendo el sacramento puro don.

El autor también destaca la parcialidad con la que a menudo se hace hincapié en el sufrimiento de las parejas divorciadas que no pueden acceder al sacramento, pero no se menciona el sufrimiento de las comunidades eclesiales, en particular de los hijos de la pareja, de los testigos y las víctimas de la ruptura del amor que les dio nacimiento.

Algunos teólogos contemporáneos sostienen que los Padres y la tradición cristiana primitiva eran mucho más permisivas que sobre el divorcio y el nuevo matrimonio. Un artículo de Henri Crouzel, sj, (escrito en 1977) muestra que estas afirmaciones son falsas, o por lo menos arriesgadas.

En artículos de finas revistas entonces no faltan artículos filosóficos y sociológicos. David C. Schindler demuestra que la actual crisis del matrimonio está vinculado a una crisis antropológica, donde la persona es vista como autónoma y su libertad coincide con el no tener vínculos. Para la tradición cristiana los lazos y el don de sí mismo son el pináculo de la libertad.

Siempre ligado a este tema de la libertad como autonomía, el artículo de David S. Crawford muestra que en la mentalidad de hoy, incluso el matrimonio heterosexual es visto como un "matrimonio gay", es decir, como el resultado de una decisión privada de la persona en función de la propia satisfacción individual, eliminando una visión del "bien común" y de la fertilidad.

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Mensaje del Sínodo: Admiración y gratitud a las familias que siguen a Cristo, Camino, Verdad y Vida
18/10/2014
Amoris laetitia: no sólo sentimientos y moral, sino también compromiso social
08/04/2016 15:51
Bartolomé: un rol fundamental de las religiones per crear comunión entre los pueblos
05/12/2016 17:00
Sínodo: hacer sentir a quienes viven situaciones maritales difíciles que "son parte de la Iglesia"
09/10/2014
​El Sínodo vota los 94 puntos de la Relación Final, aprobada unánimemente en comisión
24/10/2015