04/05/2022, 14.21
VATICANO
Enviar a un amigo

'Creer no es cosa de viejos', dijo el Papa

En la audiencia general, Francisco abordó el tema del testimonio en la vejez: "Los jóvenes nos miran y nuestra coherencia puede abrirles un hermoso camino. Lo contrario, en cambio, puede hacer mucho daño". En la audiencia concedida al primer ministro japonés Kishida expresó  la esperanza de "un mundo libre de armas nucleares".

Ciudad del Vaticano (AsiaNews) - Hipocresía y coherencia de la fe fueron los temas que abordó el Papa Francisco en la catequesis de la audiencia general de esta mañana, en la Plaza de San Pedro. Continuando con las reflexiones sobre la vejez, el pontífice habló sobre "Eleazar, la coherencia de la fe, legado del honor". Eleazaro vivió en la época de la persecución de Antíoco Epífanes y era un anciano muy respetado por todos. Según el relato bíblico, cuando los judíos fueron obligados por un decreto del rey a comer carne sacrificada a los ídolos, Eleazar se negó. Ni siquiera cedió al consejo de los oficiales del rey, que le sugirieron que fingiese hacerlo para salvarse. "Hay mucha hipocresía religiosa, hay mucha hipocresía clerical”, dijo el Santo Padre. Eleazar, en cambio, opta por no deshonrar la fe en la vejez, para ganar un puñado de días, porque eso no se puede comparar con el legado que debe dejar a los jóvenes, a todas las generaciones del futuro.

Precisamente la vejez aparece como el lugar decisivo e insustituible para dar testimonio, siguió diciendo el pontífice. “Un anciano que, por su vulnerabilidad, aceptara considerar irrelevante la práctica de la fe, haría creer a los jóvenes que la fe no tiene una relación real con la vida”, como si se tratara de un conjunto de conductas que, llegado el caso, pueden simularse o disimularse.  

“La antigua gnosis heterodoxa teorizaba precisamente que la fe es una espiritualidad, no una práctica; una fuerza de la mente, no una forma de vida”. Y sin embargo - afirmó el Papa - la fe nunca se puede reducir a un conjunto de reglas alimentarias o de prácticas sociales, y la radicalización gnóstica de esta verdad corre el peligro de socavar el realismo de la fe cristiana. “La fe cristiana es realista: no consiste sólo en decir el Credo, sino en sentir y cumplir el Credo”.

Desgraciadamente la tentación gnóstica sigue siendo muy actual: la práctica de la fe se presenta con una connotación negativa, “se la considera una exterioridad inútil y hasta dañina, como un residuo anticuado, como una superstición disfrazada. En fin, una cosa de viejos".

Vista la fuerte presión que esta crítica indiscriminada ejerce sobre las generaciones más jóvenes, también debemos estar en guardia contra el peligro de que la fe se convierta en una exterioridad sin alma. Esta es entonces una misión importante que deben cumplir los ancianos: devolver el honor a la fe, hacerla consecuente, como relata el testimonio de Eleazar.

“La práctica de la fe no es el símbolo de nuestra debilidad, sino más bien el signo de su fortaleza. Ya no somos niños - dijo Francesco -. No estábamos bromeando cuando emprendimos el camino del Señor. La fe merece respeto y honor: nos ha cambiado la vida, purificó nuestra mente, nos enseñó a adorar a Dios y a amar al prójimo. Es una bendición para todos. No cambiaremos nuestra fe por unos pocos días tranquilos. Demostraremos, con toda humildad y firmeza, precisamente en nuestra vejez, que creer no es cosa de viejos”.

Luego dirigió en forma espontánea un sentido llamamiento a las personas mayores para que sean un buen ejemplo para las nuevas generaciones: “Los jóvenes nos miran y nuestra coherencia les puede abrir un camino hermoso. Lo contrario, en cambio, puede hacer mucho daño".

Cuando saludó a los peregrinos reunidos en la Plaza de San Pedro, el Santo Padre recordó, en esta primera audiencia del mes, que mayo está tradicionalmente dedicado a la veneración de la Virgen María. Dirigiéndose a los peregrinos polacos, se refirió a la solemnidad de la Santísima Virgen María, Reina de Polonia, celebrada ayer: “En Jasna Góra ustedes han recordado al beato cardenal Wyszyński, que les enseñó a confiar en María en los momentos más difíciles de su historia. Siguiendo su ejemplo, encomienden a la Santísima Virgen el destino de su patria y la paz en Europa”.

Esta mañana el Papa Francisco también recibió en audiencia en el Vaticano al Primer Ministro de Japón, Fumio Kishida. Durante el encuentro - explica un comunicado difundido por la Oficina de Prensa del Vaticano - "se abordaron temas internacionales, con especial atención a la guerra en Ucrania, subrayando la urgencia del diálogo y la paz con la esperanza de un mundo libre de armas nucleares".

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
El vínculo entre suegra y nuera está bendecido por Dios
27/04/2022 13:16
Papa: no nos acostumbremos a vivir como si la guerra estuviera lejos
15/06/2022 13:19
Papa: Afganistán, herido por el terremoto, recibe ayuda de todos
22/06/2022 12:20
La belleza de la vejez es caminar hacia lo Eterno
08/06/2022 14:00
Papa: honrar a los ancianos es devolver el amor
20/04/2022 14:30


“L’Asia: ecco il nostro comune compito per il terzo millennio!” - Giovanni Paolo II, da “Alzatevi, andiamo”