15/11/2021, 10.04
TURKMENISTÁN
Enviar a un amigo

Crisis alimentaria: de noche, la gente se avalancha a las panaderías de Asjabad

de Vladimir Rozanskij

Los alimentos están racionados y las familias hacen cola por tres barras de pan. La policía incauta los smartphones; quien filma las colas se arriesga a ser detenido. Los precios de los alimentos se disparan. Las autoridades niegan que haya problemas y siguen celebrando al presidente Berdymuhamedov.

Moscú (AsiaNews) - La policía de Asjabad, capital de Turkmenistán, refuerza los controles sobre las personas que se agolpan frente a las panaderías, que solo abren de noche, para reducir -en vano- las aglomeraciones. Se confiscan los teléfonos inteligentes para evitar la difusión de vídeos y fotos de lo que ocurre en la ciudad.

Las largas colas comienzan poco después de la medianoche y continúan hasta las primeras horas del amanecer. Las familias intentan turnarse, y hasta los ancianos y niños hacen cola. Los policías en servicio que se ocupan de la seguridad no dudan en hacer cola, con uniforme o sin él. Como informa Radio Azatlyk, una de las últimas disposiciones establece que debe mantenerse cierta distancia de las panaderías y los mostradores donde se distribuyen las raciones de pan.

Una ración estándar consiste en tres barras de pan que se entregan en una bolsa de plástico. Solo pueden permanecer cerca de las tiendas entre cinco y diez personas, como máximo. El resto de la gente espera su turno haciendo cola en zonas más alejadas y en la  oscuridad más total, ya que está suspendida la iluminación nocturna, salvo por las tenues luces de las tiendas. La gente entra en grupos de cinco para comprar sus raciones a precios cuidados. Los que intentan apurar sus turnos son expulsados bruscamente por la policía.

Cualquier persona que sea encontrada con un smartphone en sus manos puede ser detenida y llevada a la comisaría para hacer averiguaciones. La sospecha de que alguien está filmando la escena es a tal punto obsesiva que basta con meter la mano en el bolsillo para llamar la atención de la policía. La gente tiene miedo de responder a las llamadas, y silencia el timbre de sus celulares. 

Los pocos vídeos publicados por Azatlyk y otros medios independientes muestran a decenas y hasta cientos de personas, incluso niños, esperando mucho antes de que abran las tiendas, o deambulando con unos trozos de pan en la mano. Prácticamente han desaparecido los demás productos alimenticios, pese a que figuran en la lista de alimentos regulados. En algunas tiendas no se vende más que pan.

En las tiendas privadas, por el contrario, se ofrecen productos en abundancia, pero a precios que alcanzan niveles astronómicos. Incluso en estos comercios han desaparecido muchos productos, especialmente la harina, lo que ha provocado el cierre de decenas de panaderías.

Desde mayo de este año, se han intensificado los intentos de reducir y ocultar las colas nocturnas (y diurnas), luego de que el viceprimer ministro e hijo del presidente, Serdar Berdymuhamedov, expresara que estas escenas desprestigian a su augusto padre.

Oficialmente, las autoridades niegan el estado de crisis económica y alimentaria del país, y difunden anuncios del glorioso desarrollo económico de Turkmenistán. Se gastan millones de dólares en monumentos y suntuosos edificios. El último homenaje es la grandiosa tribuna estatal frente a la plaza central, además de varias instalaciones para la cría de caballos y perros, uno de los principales activos del Estado turkmeno, según las propaganda que impulsa el presidente Gurbanguly Berdymuhamedov.

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Ashgabat, Berdimuhamedov es presidente por tercera vez. Permanecen la pobreza y la represión
13/02/2017 21:19
Asjabad sigue sin Internet: mordaza a la libertad de información
25/11/2021 10:32
Ashgabat, musulmanes obligados a beber vodka y afeitarse la barba
27/01/2021 12:17
Asjabad se prepara para la sucesión dinástica
22/09/2021 10:57
La misoginia del nuevo presidente turkmeno
12/05/2022 10:38


“L’Asia: ecco il nostro comune compito per il terzo millennio!” - Giovanni Paolo II, da “Alzatevi, andiamo”