27/03/2022, 14.39
ECCLESIA IN ASIA
Enviar a un amigo

Del jemer al malayalam, la consagración al Inmaculado Corazón de María fue en numerosos idiomas

El gesto propuesto por el Papa Francisco para invocar la paz entre Rusia y Ucrania y en todo el mundo, también se realizó en las lenguas de Asia. La cercanía a las víctimas de la guerra en Europa fue una ocasión para recordar los numerosos conflictos locales, desde Myanmar hasta Filipinas.

Milán (AsiaNews) - En las Iglesias de Asia también se vivió con gran intensidad el 25 de marzo, por el acto de consagración del mundo - y en particular de Rusia y Ucrania - al Corazón Inmaculado de María. A pesar de las dificultades derivadas de los husos horarios, muchas diócesis aceptaron la invitación de unirse en oración a la misma hora en que el Papa presidía el acto solemne en la Basílica de San Pedro.

Para favorecer una participación global de los fieles, el sitio web del Vaticano publicó en 36 idiomas el texto de la oración escrita por el Papa Francisco. Y entre éstos figuran muchas lenguas que se hablan en Asia: además del hindi y el chino, se difundieron las versiones en coreano, tailandés, farsi, malayalam (malabar, la lengua que se habla en Kerala) y japonés (aunque la Conferencia Episcopal local tuvo que intervenir para corregir el texto, con el fin de homologar algunos de los términos a los comúnmente utilizados en la oración por las comunidades católicas japonesas). Este fue el caso, por ejemplo, de la pequeña comunidad católica de Phnom Phen, en Camboya, donde el Vicario Apostólico Mons. Olivier Schmitthaeusler y un grupo de fieles se reunieron para rezar el rosario y el acto de consagración -en jemer- en el santuario de Nuestra Señora del Mekong, Reina de la Paz.

En Nazaret, en la Basílica de la Anunciación - el lugar donde, según la antigua tradición, tuvo lugar el anuncio del ángel a María - el Patriarca latino de Jerusalén realizó el acto de consagración al final de la misa solemne de la fiesta. Poco antes de la homilía, dijo:  “Aquí en Tierra Santa, sabemos lo que es la guerra, cómo entra en los corazones de las personas y se convierte en una forma de pensar, crea profundas divisiones y frustraciones, levanta muros físicos y humanos, destruye las perspectivas de confianza, visión y paz. Precisamente por eso, porque sabemos lo que significa y lo hemos vivido en primera persona, rezamos por esos pueblos, por sus gobernantes y, sobre todo, por los pequeños del Evangelio: las madres, los niños, los ancianos desamparados, solos, a merced de una violencia incomprensible, dictada por cálculos humanos miopes y sin perspectiva. Que la Virgen de Nazaret, que en este lugar se convierte en la Madre de Jesús, interceda por ellos y por tantas personas del mundo que sufren estas mismas situaciones".

Mirar juntos las heridas que afligen a Ucrania y las que ensangrientan a Myanmar: esta fue la invitación del arzobispo de Rangún, el cardenal Charles Bo, el 25 de marzo Mientras el Papa consagra a Rusia y Ucrania al Inmaculado Corazón de María", escribió en un tuit, "nosotros también nos unimos a la oración de consagración y ponemos toda nuestra confianza en las manos de María, en medio de la escalada del conflicto y la amenaza del uso de armas de destrucción masiva en Myanmar".

En Bombay, en la India, en simultáneo con el gesto del Papa en el Vaticano, se celebró a las 21:30 horas una fiesta en la Basílica del Monte de María. Alrededor de 80 religiosos y laicos se reunieron en oración, guiados  por el obispo auxiliar John Rodrigues, rector del santuario. En su homilía, mons. Rodrigues invitó a los fieles a no ceder a la desesperación, sino -como invita San Pablo- a "mirarse a sí mismos", a convertir su corazón. Rezó por "los líderes religiosos y los jefes de las naciones para que puedan reencontrarse y se unan en el camino de la paz". Al mismo tiempo, el cardenal Oswald Gracias guió una adoración eucarística de media hora que fue transmitida en directo en el canal de YouTube de la arquidiócesis. En una carta dirigida a la arquidiócesis, había invitado "a todos a unirse al Santo Padre en sus oraciones para llevar la paz a un mundo que ve crecer más y más la violencia” y, en particular, a orar “por el fin de esta guerra que amenaza con arrastrar a otros países a una espiral de violencia".

En Filipinas, fueron invitados muchos embajadores a la celebración en la catedral, presidida por el arzobispo de Manila, el cardenal José Advincula. El rito se celebró a las 18:00 horas, mientras que a medianoche -cuando el Papa celebraba en el Vaticano- se unieron en oración las distintas parroquias. "Estamos reunidos aquí", dijo Advíncula, "para llorar por las vidas destrozadas por la locura del hombre en tantas guerras, incluso en nuestra querida Filipinas. Estamos unidos en la contrición, pidiendo el perdón y la misericordia de Dios. Para que aprendamos de verdad a comportarnos como hermanos".

 

(Colaboró Nirmala Carvalho)

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Papa: Dios “ablande un poco el corazón” de quien condena todo aquello que está “fuera de la Ley”
02/05/2017 13:54
El Papa, al mundo en guerra: 'Volvamos a Dios’
25/03/2022 23:33
El Papa denuncia una 'agresión inhumana y sacrílega en Ucrania'
20/03/2022 15:02
Líbano: la Iglesia consagra el país y el Oriente Medio a la Virgen de Fátima
27/06/2017 15:16
Fátima: El patriarca Bechara Rai consagra el Líbano y el Oriente Medio al Inmaculado Corazón de María
23/06/2017 14:08


“L’Asia: ecco il nostro comune compito per il terzo millennio!” - Giovanni Paolo II, da “Alzatevi, andiamo”