28/04/2021, 14.09
INDIA
Enviar a un amigo

Delhi, covid-19: una ola de muertes evitables

El recuento oficial supera las 200 mil víctimas de la pandemia en el país: muchos indicios permiten afirmar que las cifras están subestimadas. Monseñor Thottumarickal: "Sólo se registran las muertes en los hospitales, muchos mueren en su casa". Padre D'Souza: "Con ayuda adecuada y oxígeno, muchos sobrevivirían".

 

Nueva Delhi (AsiaNews) - Muertos y piras para la cremación de las víctimas de covid-19 por todas partes es el panorama que desde hace días ofrece la India, convertida en el epicentro de la pandemia. Y la gran mayoría son víctimas debidas a la imposibilidad de encontrar camas en los hospitales, medicamentos y tubos de oxígeno que ayuden a respirar.

Con las 3.292 muertes registradas en las últimas 24 horas, India cruzó ayer el triste umbral de las 200 mil víctimas de coronavirus. También hubo un nuevo récord de muertes en Delhi, que por sí sola contó 381 muertes en un solo día. Sin embargo, ya hay muchas evidencias que demuestran que estos datos están ampliamente subestimados. La cadena de televisión Ndtv comparó las cifras de cadáveres quemados en los últimos días en los crematorios creados en Delhi específicamente para pacientes con Covid-19, con los números oficiales difundidos por el gobierno indio: en solo una semana en la capital hubo 1.158 muertos más. Y el gobierno local de Delhi se está preparando para llegar a las 1.000 cremaciones diarias.

Desde Madhya Pradesh el obispo de Indore, Mons. Chacko Thottumarickal, confirmó a AsiaNews la distancia entre las cifras oficiales de muertes y la situación real: “Las registradas son solo las muertes por Covid-19 que se producen en los hospitales. Pero muchos mueren en su casa y en los pueblos, y por eso no aparecen. La tasa de mortalidad en Indore es muy alta, ya hubo más de 1.000 muertes. Los hospitales están llenos, la gente espera camas que no están disponibles. Faltan suministros de oxígeno, los medicamentos esenciales están racionados. También mueren muchos jóvenes: la semana pasada murió un sacerdote de nuestra comunidad verbita, el otro día un sacerdote diocesano”.

El padre Frederick D'Souza, ex director ejecutivo de Caritas India, comenta: “La nueva ola nos ha pillado desprevenidos. Las razones son muchas. Una forma más contagiosa del virus, la gente que ha tomado con menos seriedad las medidas de protección, la escasez de existencias de dispositivos. En comparación con la primera ola, está muriendo gente más joven y la infección se propaga con mayor rapidez".

Sin embargo - continúa el padre D'Souza -  una cosa es clara: "Muchas de estas muertes se habrían podido prevenir con un suministro adecuado de medicamentos y oxígeno. Pero sigue reinando el caos: en una situación de grave escasez de suministro de oxígeno en los hospitales, ¿por qué los particulares todavía pueden comprar tubos? Luego está la cuestión de las vacunas. Cuestan menos que las consecuencias de un nuevo confinamiento. ¿Por qué no pueden ser gratuitas para todos? El gobierno indio tendrá que rendir cuentas por la falta de políticas adecuadas que ha sumido al país en el caos”.

Por el momento el gobierno de Modi parece más preocupado por contener las críticas en las redes sociales: en las últimas horas ha provocado polémica en el país el hecho de que -a petición de Delhi- Twitter haya oscurecido dentro de las fronteras indias algunos tuits de políticos y periodistas acusados ​​de sembrar el pánico sobre la situación.

Mientras tanto, el 1 de mayo comenzará en la India la tercera fase de la campaña de vacunación y muchos temen que el caos aumente aún más. En efecto, podrá inscribirse para recibir la vacuna toda la franja de población de 18 a 45 años. Pero las dosis ya no serán suministradas gratuitamente por el gobierno central, que hasta ahora las ha comprado a productores indios a un precio controlado. Para los menores de 45 años, los estados indios individuales o los hospitales privados tendrán que comprar las dosis a un precio más elevado.

Algunos Estados han prometido a los ciudadanos que la vacuna seguirá siendo gratuita. Sin embargo se teme que el mecanismo descentralizado ralentice los suministros y exponga el sistema a la especulación, precisamente en un momento en que la India necesita acelerar con urgencia la vacunación. Con 147 millones de administraciones, se llegó a algo más del 10% de la población, pero en los últimos días se redujo el ritmo de las vacunaciones en relación con dos semanas atrás, tanto por los problemas para comprar la vacuna como por las dificultades para llevar a cabo la campaña cuando los hospitales están desbordados por los nuevos casos de covid-19.

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Nueva Delhi, consultas médicas gratuitas para pobres, tribales y migrantes
25/09/2018 11:41
Seúl: El gobierno adopta la estrategia de ‘convivir con el Covid-19’
13/10/2021 10:59
La fiesta de la Madre Teresa en medio de los inundados de Bangladesh
05/09/2017 12:53
Director de Caritas India: invertir en los recursos humanos es un prerrequisito para el crecimiento industrial
04/02/2017 12:30
Caritas acude en ayuda de los inundados de Assam y Bihar
21/08/2017 12:26


“L’Asia: ecco il nostro comune compito per il terzo millennio!” - Giovanni Paolo II, da “Alzatevi, andiamo”