17/02/2015, 00.00
VATICANO
Enviar a un amigo

El Papa celebra la Misa por los 21 coptos asesinados en Libia, "por el sólo hecho de ser cristianos"

Todos "somos capaces de hacer tanto bien, pero todos nosotros somos capaces también de destruir". "En el tráfico de armas... 'Pero, ¡somos empresarios!' Sí, ¿de qué? ¿De la muerte? Y hay países que venden armas a este, que está en guerra con ese, y también le venden a ese, para que así continúen la guerra".

Ciudad del Vaticano (AsiaNews) - "Ofrecemos esta Misa por nuestros 21 hermanos coptos, sacrificado por la única razón de ser cristianos". El Papa Francisco comenzó con estas palabras la homilía en la misa de esta mañana en la Casa Santa Marta. "Oremos - continuó - por ellos, que el Señor los acepte como mártires, por sus familias, por mi hermano Tawadros, que está sufriendo tanto". Un pensamiento, este último, que ya ayer por la tarde había empujado a Francisco para llamar al patriarca de la Iglesia Ortodoxa Copta, Tawadros II, para expresar su profundo pesar por el dolor de la Iglesia copta por el bárbaro asesinato.

Continuando con su reflexión, el Papa volvió a condenar el tráfico de armas,  "de muerte". Francisco se inspiró en el pasaje bíblico en el Gran Diluvio que decir que "el hombre es capaz de destruir todo lo que Dios ha hecho". El hombre "parece ser más poderoso que Dios", es capaz de destruir las cosas buenas que Él ha hecho, como lo demuestran los primeros capítulos de la Biblia como los ejemplos de Sodoma y Gomorra, la Torre de Babel, "en los cuales el hombre muestra su maldad".

"'Pero padre, ¡no sea tan negativo!' alguien va a decir. Pero esta es la verdad También somos capaces de destruir la fraternidad: Caín y Abel en las primeras páginas de la Biblia. Destruyen la fraternidad. Es el comienzo de las guerras, no. Los celos, la envidia, la codicia del poder, de tener más poder. Sí, esto suena negativo, pero es realista. Tome un periódico, cualquiera - de izquierda, de centro, de derecha... lo que sea Y verás que más del 90% de las noticias son noticias de  destrucción. Más del 90%. Y esto lo vemos todos los días".

"Pero ¿qué sucede en el corazón humano?". Jesús nos recuerda que "del corazón del hombre salen todos los males". Nuestro "corazón débil", "está herido". Siempre hay un "deseo de autonomía": "Yo hago lo que quiero y si quiero esto, ¡lo hago! Y si quiero hacer por esto una guerra, ¡la hago! Pero ¿por qué somos así? Porque tenemos esta oportunidad de destrucción, este es el problema. Luego, en las guerras, en el tráfico de armas... 'Pero, ¡somos empresarios!' Sí, ¿de qué? ¿De la muerte? Y hay países que venden armas a este, que está en guerra con ese, y también venden a ese, porque así continúan la guerra. Capacidad de destrucción. Y esto no viene del vecino: ¡de nosotros! 'Cada intento íntimo del corazón no es otro que el mal' Tenemos esta semilla dentro, esta posibilidad, ¡pero también tenemos el Espíritu Santo que nos salva! ¡Eh!, pero tenemos que elegir, en las pequeñas cosas".

El Papa advirtió nuevamente por el chisme, que difama al vecino: "También en la parroquia, en las asociaciones", cuando hay "celos" y "envidia" y tal vez se va al pastor a hablar mal. "Esta es la maldad, esta es la capacidad de destruir, que todos tenemos". Y esto "la Iglesia, a las puertas de la Cuaresma, nos hace pensar". Lo muestra el Evangelio de hoy, donde Jesús reprende a los discípulos que luchan entre sí porque se habían olvidado de tomar pan. El Señor les dice que tengan "cuidado", de cuidarse "de la levadura de los fariseos, de la levadura de Herodes". Simplemente da el ejemplo de dos personas: Herodes que "es malo, asesino, y los hipócritas fariseos". Entonces, Jesús les recuerda que cuando repartió los cinco panes y los insta a pensar en la Salvación, en lo que Dios ha hecho por todos nosotros. Pero, reanuda el Papa, "no entendían, porque el corazón estaba endurecido por esta pasión, de este mal para discutir entre sí para ver quién era el culpable de que haya olvidado el pan".

Tenemos que tomar "en serio" el mensaje del Señor, "estas no son cosas extrañas, este no es el discurso de un marciano", "el hombre es capaz de hacer mucho bien", como la Madre Teresa, "una mujer de nuestro tiempo". Todos "somos capaces de hacer mucho, pero todos nosotros somos capaces de destruir incluso, destruir en lo grande y en lo pequeño, en la misma familia, destruir a los niños", no dejándolos crecer "con libertad, no ayudándoles a crecer bien; anulando a los niños". Tenemos esta habilidad y esto "exige la continua meditación, la oración, en confronto entre nosotros, para no caer en este mal que destruye todo"

"Y tenemos la fuerza, Jesús nos recuerda. Recordad. Y hoy nos dice: "Recordad. Acordaos de mí, que derramé mi sangre por ti, acuérdate de mí que te salvé, he salvado a todos, acuérdate de mí, tengo la fuerza para acompañarte en el viaje de la vida, no por el camino del mal, sino por el camino del bien, de hacer el bien a los demás, no para el camino de la destrucción, sino por el de la construcción: la construcción de una familia, construir una ciudad, construir una cultura, construir una casa, más y más". "Pidamos al Señor, hoy, antes de comenzar la Cuaresma - concluyó el Papa - esta gracia: de elegir bien siempre el camino con su ayuda y no dejarnos engañar por las seducciones que nos llevarán por el camino equivocado".

 

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Musulmana, ex radical: Riad y el salafismo (wahabí) un peligro para el islam y para el mundo
17/12/2016 13:14
El corazón de Egipto conmovido y devastado
17/02/2015
Papa a las víctimas del terremoto: “Apenas sea posible también yo espero ir a visitarlos”
28/08/2016 13:40
Sacerdote iraquí: la ‘derrota militar’ de Isis no cancela la amenaza yihadista
03/11/2017 14:18
Católico arrestado por cultivar cannabis para tratar a su esposa en fase terminal
08/04/2017 12:24


“L’Asia: ecco il nostro comune compito per il terzo millennio!” - Giovanni Paolo II, da “Alzatevi, andiamo”