13/10/2014, 00.00
TURQUÍA-SIRIA
Enviar a un amigo

El "cáncer" de la cuestión kurda pone a Ankara contra las cuerdas

de NAT da Polis
Los 15 millones de kurdos en las grandes ciudades quieren que Turquía intervenga con decisión para salvar a la ciudad de Kobane. Erdogan teme la desintegración del país y alimenta el nacionalismo.

Estambul (AsiaNews) - En las calles de las grandes ciudades de Turquía hay un aire extraño de tensión, debido a la situación de incertidumbre creada en la frontera sur-este de Turquía, cerca de la frontera entre Irak y Siria. En ciudades como Estambul, la población kurda es ahora el maestro.

La decisión de Ankara de no satisfacer las demandas de la ciudad kurda de Kobane, sitiada durante semanas por el ejército islámico del Isis, provocó la reacción inmediata de los turcos de origen kurdo, que salieron a las calles de las grandes ciudades de Turquía para protestar contra esta decisión de entrega a la masacre a sus compatriotas a manos de los talibanes del califato islámico.

Además, la declaración de Erdogan que el régimen de Assad y el PKK son  más peligrosos que Isis, hace que la situación sea aún más explosivo.

Esta crisis hizo surgir de una manera muy preocupante el siempre presente conflicto entre turcos y kurdos, que ahora asume el carácter de un conflicto nacional. En los hechos cerca de la frontera con Turquía en el sur-este, hay que destacar también el filtrado de información en los medios de comunicación turcos. Esta queja es aún más pesada dada la falta de uso generalizado de Internet y su control.

Mientras tanto, entre la población crece un sentimiento anti-kurdo, tales como: "Gracias a nuestros impuestos [que son muchos en Turquía - ndr], que pagan los ingratos kurdos".

El "cáncer" de la cuestión kurda

Los kurdos en Turquía son más de 15 millones. En el pasado vivían en el sur-este del país, pero con las purgas militares y la depresión económica de esas zonas se han movido a las grandes ciudades.

Analistas turcos e internacionales definen los kurdos un "asunto-cáncer" de la Turquía republicana. Se pone al descubierto los problemas endémicos del planeta turco, llevado en el vientre desde 1923, el año de nacimiento de la república, con base en el Tratado de Lausana.

El Tratado define las fronteras actuales de Turquía, nacidas a partir del colapso y desmembramiento del Imperio Otomano y nunca digeridos por el establecimiento turco. En el se precisaban los derechos de las minorías no musulmanas. Nunca se han observado estos derechos de una manera sustancial, con el resultado de la desaparición casi total del elemento cristiano. En la operación de limpieza étnica de los cristianos, se utilizó el elemento kurdo en Turquía como obreros al servicio del gobierno central en Ankara.

Turquía firmó el Tratado de Lausana, en nombre de los kurdos, como su representante. Como resultado, Turquía siempre ha rechazado la existencia de la etnia kurda en sus propios territorios, llegando a llamarlos "turcos de las montañas" o "gente de la montaña" y también se les prohibió utilizar su lengua. Lo siguiente fa sido una serie de revueltas de los kurdos por la conquista de sus derechos.

Por otra parte, Turquía en su historia republicana, aunque basada en una democracia de estilo parlamentaria, pero con connotaciones fuertes del este, nunca ha concebido, aceptado y promovido el desarrollo posterior de su sociedad civil. Siempre ha tomado medidas para hacerla crecer en un nacionalismo frenético y exasperado, bajo el manto parlamentario a lo oriental, siempre viviendo en el temor de su desintegración. El intelectual e historiador Murat Belge ha condenado esta posición, diciendo que Turquía "nunca ha sido capaz de aceptar al otro".

En 1984, con el nacimiento del PKK (Partido de los Trabajadores de Turquía), comenzó la lucha armada por la conquista de los derechos de los kurdos. En ese momento, el PKK y sus partidarios han sido tratados como terroristas encaminados a la desintegración de la gran nación turca.

Sólo en los años 90 se empieza a hablar débilmente de la cuestión kurda. Pero incluso entonces resurgió la política anti-kurda, que ha producido el resultado de llenar las cárceles de kurdos turcos y de proscribir cualquier partido de los derechos de los kurdos, intensificación la confrontación militar con los militantes del PKK y teniendo el tácito acuerdo de los grandes.

Turcos y kurdos, dos naciones

Hasta finales de los años 90, el conflicto entre los kurdos y Ankara se basa en la concesión de los derechos civiles; después de la guerra de Irak de 2003, ha prevalecido la oposición nacionalista entre turcos y kurdos.

El nacimiento de Kurdistán, en el norte de Irak, donde hay grandes recursos energéticos de la zona, ha creado un gran revuelo en Ankara. El nacimiento de este pequeño Estado con el consentimiento de los Estados Unidos, nunca ha sido digerido por Ankara, ya que hacia renacer los viejos fantasmas de la disgregación que opera en la gran nación kurda.

En el 2007, el entonces primer ministro, Recep Tayyip Erdogan - actual presidente --en nombre de la común religión islámica sunita ha intentado situar los kurdos en el rebaño, anunciando varias concesiones en materia de derechos civiles. Esto ha permitido a Erdogan ganar las elecciones de 2007, en el sureste del país, poblado por kurdos, aunque más tarde se reanudó el bombardeo de las posiciones del PKK cerca de la frontera con el Kurdistán.

En la crisis de Siria Ankara apoya a los yihadistas con el único propósito de eliminar la amenaza kurda y el régimen de Assad. Ahora, su participación en la eliminación de los talibanes del Isis con la intención de compartir el botín, pone de relieve el cinismo de la política turca y el papel ambiguo de Ankara en este tablero del ajedrez geopolítico, que sin duda no va a dejar  pasivo el elemento kurdo de Turquía. Ankara también especula sobre el hecho de que los Estados Unidos tratarán de evitar inmiscuirse en una guerra en este momento en esa zona, sino quieren perder el control de los recursos energéticos, y delegará a Turquía sus deseos.

Tal extraña y ambigua neutralidad (de hecho, un decisivo doble juego), siempre ha caracterizado a la Turquía en el curso de su historia moderna, y desde luego no dejará indiferentes a otros pretendientes - como Irán - el dominio de la zona.

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Los peshmerga kurdos llegan a Turquía para luchar en Kobane
29/10/2014
Sacerdote iraquí: la ‘derrota militar’ de Isis no cancela la amenaza yihadista
03/11/2017 14:18
La victoria kurda en Kobane preocupa a Erdogan
27/01/2015
Fueron liberados los rehenes turcos por el ejército islámico en Mosul
20/09/2014
Musulmana, ex radical: Riad y el salafismo (wahabí) un peligro para el islam y para el mundo
17/12/2016 13:14


“L’Asia: ecco il nostro comune compito per il terzo millennio!” - Giovanni Paolo II, da “Alzatevi, andiamo”