06/11/2021, 13.46
NEPAL
Enviar a un amigo

El sistema agrícola de un misionero francés para las poblaciones rurales de Nepal

de Alessandra De Poli

En la década de 1980 el jesuita Henri de Laulanié había estudiado un método para aumentar la producción de arroz en Madagascar. Su "système de riziculture intensivo" se está aplicando ahora en algunas zonas en las laderas del Himalaya gracias a la organización World Neighbors.

 

Katmandú (AsiaNews) - Mientras en Glasgow se habla de combatir el cambio climático, en las zonas rurales de Nepal se está probando nuevos sistemas de cultivo de arroz que permiten conservar la biodiversidad, reducir las emisiones y aumentar la producción. World Neighbours, una organización sin fines de lucro fundada en 1951, introdujo un sistema de cultivo intensivo de arroz (sri), inventado y utilizado por primera vez por un misionero francés en la década de 1980 en Madagascar. El padre Henri de Laulanié S.J., un agrónomo jesuita que llegó a la isla malgache en 1961, estudió un método para permitir que la población no dependiera de las importaciones. El arroz es, en efecto, la base de la alimentación de muchas comunidades de África y Asia y los sectores más pobres de la población a menudo no pueden permitirse comprar alimentos importados.

El método convencional requiere que las plántulas se coloquen en agua en pequeños grupos durante un mínimo de 25 días y luego se alimenten con inundaciones periódicas. El padre Laulanié descubrió que en realidad las plántulas producen más si se plantan individualmente, cuando son más jóvenes, y se mantienen en un suelo húmedo pero no inundado. Este sistema de cultivo permite aumentar la producción entre un 30% y un 50% utilizando menos agua y limitando el uso de fertilizantes.

Al principio hubo mucha resistencia en las comunidades locales de Nepal. "Sólo siete agricultores participaron en el primer proyecto piloto", dice a AsiaNews Srijana Karki, responsable de los programas de World Neighbours para la India y Nepal. Sin embargo, a pesar de la desconfianza inicial, la primera cosecha salió bien y otros agricultores comenzaron a interesarse. El principal problema se plantea por el hecho de que no todos los suelos permiten el control de los recursos hídricos necesario para este tipo de cultivo. Las raíces de las plántulas deben colocarse en agua por un tiempo y luego secarse. Con el cambio climático esta fase se complica. “Un año una mujer obtuvo un 56% más de su cosecha -explica Karki-, pero al año siguiente las lluvias no respetaron la estacionalidad y la cosecha fue muy mala”.

"El 90% de nuestros beneficiarios son mujeres que sólo disponen de parcelas de tierra muy pequeñas - sigue diciendo - así que desde el principio tuvimos que pensar cómo maximizar la producción". Las mujeres se quedan en los pueblos de las montañas porque sus maridos se trasladan a la ciudad en busca de mejores oportunidades laborales. “Sin embargo, después de ver el éxito del proyecto, muchos volvieron”. Sobre todo porque el sistema de cultivo intensivo de arroz funciona muy bien con las variantes locales del cereal. "Es genial ver que las familias vuelven a estar juntas y amplían su actividad".

World Neighbors también eligió sri porque es una tecnología fácil de aplicar. “Algunos de los agricultores con los que trabajamos son analfabetos”, continúa. “Un día una mujer había ganado tantas rupias que no sabía cómo contarlas. Fue a la casa de su tío para preguntarle cuánto había ganado con la venta de sus productos en el mercado”. Muchas veces con los nativos también hay problemas de comunicación, porque hablan diferentes dialectos, viven en áreas remotas y el nivel de educación es muy bajo. “En esos casos les explicamos cómo hacerlo a los niños, porque van a la escuela. Con los adultos, a veces nos cuesta encontrar a alguien que sepa leer y escribir”.

La innovación también viene de abajo. Algunos agricultores propusieron hace poco usar orina humana como fertilizante, cuando vieron que diluida con agua es un excelente nutriente. “Apoyamos su idea en todos los sentidos. Los financiamos para que asistieran a seminarios de capacitación y aprendieran a construir letrinas para recolectar orina". Si el plan tiene éxito, los agricultores ya no tendrán que depender del mercado para conseguir fertilizantes y pesticidas que, debido a los retrasos en las cadenas de suministro, corren el riesgo de no llegar a tiempo y hacer que se pierdan cosechas enteras. “Tratamos de usar semillas locales y fertilizantes caseros tanto como sea posible para resistir los vaivenes del mercado. Así fue como se pudo contener el impacto de la pandemia”. El enfoque de intervención de World Neighbours siempre es "community driven", quiere subrayar Sirjana Karki. “Ofreciendo posibilidades a las comunidades es como luego estas se pueden convertir en el motor de su propio desarrollo”.

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Hanoi: la falta de agua amenaza al país
31/08/2021 13:33
Oriente Medio, la lucha contra el cambio climático y la dependencia del petróleo
04/11/2021 10:52
El cambio climático convierte a Oriente Medio en un lugar ‘inhabitable’
30/10/2021 11:08
Cambio climático: el llamamiento de al-Azhar y el riesgo de nuevos conflictos
30/07/2021 11:53
Clima y demografía alimentan la guerra del agua en Asia
05/09/2020 08:00


“L’Asia: ecco il nostro comune compito per il terzo millennio!” - Giovanni Paolo II, da “Alzatevi, andiamo”