21/01/2016, 15.23
MONGOLIA
Enviar a un amigo

Enclavada entre Rusia y China, Mongolia elige a Japón

de Alicia J. Campi

El gobierno de Ulaan Baatar dejando el aislamiento diplomático internacional se propone como "perpetuamente neutral" para evitar las numerosas fricciones en la región. Se disocia de los avances de Moscú y Pekín y se une con Tokio y Berlín y amplía sus mercados energéticos. Mientras tanto, sin embargo, abre sus estepas a los productos rusos y chinos para convertirse en el corazón del transporte euroasiático. Análisis cortesía de la Fundación Jamestown. Traducción de AsiaNews

Washington (AsiaNews) - Durante el año pasado, Mongolia ha trabajado para institucionalizar en su política exterior el concepto de "trilateralismo", según el cual la república del noreste de Asia sin salida al mar está tratando de insertarse en Rusia y de China en una creciente relación basada en la energía, el transporte y regional cooperación para el desarrollo. Éxitos clave de Mongolia en la búsqueda de esta iniciativa de política exterior han sido el establecimiento de las cumbres trilaterales a nivel presidencial y ministerial en 2015. Sin embargo, la política exterior de Mongolia no se limitaba a atarse más cerca de Rusia y China. En la reunión de la Asamblea General de las Naciones Unidas de este año, el presidente de Mongolia Tsakhia Elbegdorj anunció repentinamente que su país buscará en la ONU la ratificación de la "neutralidad permanente" de Mongolia (President.mn, 29 de septiembre). Esta declaración puede ser interpretada como una maniobra estratégica de Ulaan Baatar para evitar ser visto como apoyo (o para evitar ser encajonado en el soporte) de acciones de política exterior polémicos de Pekín y de Moscú, así como para repeler la presión para unirse a la Russia-led Eurasian Economic Union o la Shanghai Cooperation Organization.. Y al igual que de manera significativa, a mediados de octubre, Mongolia acogió delegaciones de alto nivel de dos grandes economías "terceros vecinos" -Alemania y Japón.

El presidente alemán, Joachim Gauck visitó Ulaan Baatar en octubre 14-16, para fortalecer las relaciones bilaterales dentro de la asociación integral mongol-alemán. Se firmaron dos importantes acuerdos de entendimiento (MOU): un acuerdo comercial de cobre concentrado entre Mongolia’s Erdenes Tsagaan Suvraga and Germany’s Aurubis, y un acuerdo de asociación estratégica entre Mongol Alt Corporation, Ferrostaal and Euro Khan LLC en el establecimiento de una productora de petróleo y una planta de aceite de lubricación. Tsagaan Suvarga necesita $ 1031 millones en inversiones durante dieciocho años en tres fases: $ 344,4 millones ya han sido invertidos, y los restantes $ 686.600.000 provendría del International Bank of Germany, y otras fuentes (Mongolia.gogo.mn, 19 de octubre; Mongol Messenger 16 de octubre).

Justo antes de la visita de Gauck, el Ministerio de Mongolia de Energía y ThyssenKrupp, que fue especialmente seleccionada por el gobierno alemán, firmó un memorando de entendimiento en una nueva planta ecológica para el procesamiento de gas metano de carbón que fue sancionada por el Parlamento de Mongolia en 2015. ThyssenKrupp trabajará en un estudio de viabilidad y la capacitación de personal, mientras que la parte mongola emitirá una licencia, seleccionara un contratista de proyectos mongol y proporcionará asistencia para recaudar fondos para la instalación (Ubpost.mongolnews.mn, 18 de octubre). Después de la partida del presidente alemán, las dos partes discutieron el financiamiento para el proyecto de la Rehabilitation Project for the Darhan-Erdenet y del proyecto de alto voltaje de la línea de transmisión Ulaanbaatar-Mandalgobi (Montsame.mn, 20 de octubre).

El primer ministro japonés, Shinzo Abe, en cambio, ha esatdo en Mongolia en el camino a los cinco países de Asia Central. Su visita oficial duró sólo cuatro horas, el 22 de octubre cuando Abe se reunió con el jefe de Estado en su residencia, devolviendo la visita realizada por Elegdorj a Tokio el año pasado. El gobierno de Mongolia ha explicado que el objetivo de la visita era discutir la rápida velocidad de la implementación del Economic Partnership Agreement (EPA) establecido entre las dos naciones. Abe dijo que Mongolia "debe adoptar políticas de desarrollo autosuficiente, el campo en el que Japón está siempre dispuesto a ayudar" [Mongolia.gogo.mn 23 de octubre]. Sin embargo, es la segunda visita del primer ministro japonés en Mongolia, tras la que se produjo en marzo de 2013. (ver EDM 8 de agosto de 2014).

Comentaristas mongoles ven en el viaje de Abe como indicativo de un renovado interés de Japón en la cooperación económica en seis grandes áreas: 1) Los ez años del bilateral EPA, que entra en vigor en 2016, permitirá que 8.100 tipos de productos de Mongolia sean importados por Japón a precios reducidos , mientras que 5.900 categorías de productos japoneses entrarán Mongolia bajo reducidas tasas de aduana. 2) Después de la visita de Abe, el embajador japonés Takenori Shimizu firmó un memorando de entendimiento intergubernamental con el primer ministro mongol Chimed Saikhanbileg considerar la cooperación en la construcción del ferrocarril del este Tsankhi por el enorme yacimiento de carbón de Tavan Tolgoi. 3) Japón prestará ¥ 200 millones (US$ 1,6 millones) para reducir el déficit del presupuesto estatal de Mongolia utilizado para el desarrollo de las pequeñas y medianas empresas; sin embargo, las condiciones del préstamo y la tasa de interés siguen siendo desconocidos. 4) trabajadores de la construcción de Mongolia serán capacitados para trabajar en actividades de desarrollo de la infraestructura para los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. 5) Japón y Mongolia apoyarán mutuamente las organizaciones internacionales, como la elección de Ulaan Baatar al Consejo de Derechos Humanos de UNICEF y la candidatura de Tokio para ser miembro permanente del Consejo de Seguridad de la ONU. 6) Mongolia seguirá funcionado como intermediario entre Japón y Corea del Norte para resolver el problema de los secuestrados (Mongolia.gogo.mn, 23 de octubre).

De hecho, un fruto inmediato de la visita de Abe fue la elección anunciada (el 28 de octubre) de Mongolia ante el Consejo de Derechos Humanos de UNICEF de 2016 a 2018 (Mfa.gov.mn, 29 de octubre). Funcionarios mongoles en la misión de la ONU en Nueva York habían cabildeado en este tema durante muchos meses y reconocieron que Japón fue uno de los principales partidarios de su candidatura (entrevistas del autor, 7 de noviembre).

En rueda de prensa, el canciller Lundeg Puresuren anunció la aprobación de la cooperación en materia de protección del medio ambiente, los servicios de gestión para el nuevo aeropuerto de Mongolia construido con un préstamo blando japonés, y un proyecto conjunto energético regional. El pasado mayo, Abe prometió que Japón invertirá US$ 110 mil millones, en los próximos 5-10 años, en el desarrollo, la inversión en infraestructura de Asia que, en parte, financiará la construcción de la planta de gasificación de carbón antes mencionado (Mongolia.gogo.mn, octubre 23). También en particular, el Ministerio de Hacienda, Ministerio de Salud y Deportes, Ministerio de Educación y Ciencia, de Mongolia, la embajada japonesa en Ulaan baatar, y el Banco Asiático de Desarrollo (BAD) firmaron un acuerdo de proyecto para mejorar los servicios de salud para las poblaciones vulnerables y de reforma de la sector educativo a través de una donación de US$ 2 millones del Fondo para la Reducción de la Pobreza japonesa (Ubpost.mongolnews.mn, 27 de octubre).

En los medios de comunicación japoneses, la visita a Mongolia de Abe fue descrito como prueba de su "conexión inusualmente profunda para el país, con el objetivo, en parte, de lograr respuestas a décadas de preguntas en torno a ciudadanos japoneses secuestrados por Corea del Norte", mientras que Mongolia  ve que aprovechando su vínculos con Corea del Norte puede fortalecer las relaciones económicas con Japón (Nikkei.com, 24 de octubre). Sin embargo, los comentaristas rusos leen lo militar y la importancia geoestratégica en la visita, que, argumentaron, demostró "la creciente importancia del control sobre el territorio de Mongolia para los principales jugadores del mundo". Como prueba, estos comentaristas rusos señalaron la conferencia de prensa conjunta de Abe con su anfitrión mongol, donde agradeció al gobierno de Mongolia para apoyar las leyes de defensa recientemente revisadas por Japón. Por otra parte, pidió la participación de los Estados Unidos en el desarrollo de una asociación estratégica japonesa-mongol (Journal-neo.org, 6 de noviembre; Mofa.go.jp 24 de octubre de 2014).

Enclavada entre Rusia y China, Mongolia ha desarrollado una estrategia de “Steppe Road” para posicionarse como un corredor de tránsito en el corazón de Eurasia y para facilitar la integración de la infraestructura y el comercio con sus dos vecinos más grandes. Pero al mismo tiempo, está utilizando una política vigoriza de "tercer vecino" hacia Japón y Alemania para ampliar sus socios económicos a lo largo de esta carretera, así como para evitar el aislamiento y la marginación

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Caritas India y Misereor Alemania: una campaña compartida de Cuaresma sobre la “Laudato sì”
05/03/2018 16:17
Shinzo Abe, en Cuba: abrir nuevos mercados y detener los planes nucleares de Pyongyang
23/09/2016 13:19
La nueva Vía de la Seda, el sueño chino que puede convertirse en pesadilla para Occidente
09/06/2014
Moscú y Beiging firman un acuerdo energético de 85 billones de dólares
23/10/2013
Putin y los kazajos coinciden en la ecología, pero se enfrentan por los tigres
07/10/2021 11:04