16/08/2018, 15.23
VIETNAM
Enviar a un amigo

Hanói, el catecismo de los jóvenes para contrastar ‘una sociedad humillada’

de Thanh Thuy

En la arquidiócesis de la capital se realizan actividades destinadas a la enseñanza de la doctrina y de los valores de la Iglesia. El pasado 8 de agosto, representantes de iglesias y distritos se propusieron una “competición sobre el catecismo” en la parroquia de Canh Hoach. Siete días antes, 400 jóvenes se reunieron en congreso por el 11° aniversario de la Asociación juvenil. Encuentros también en las áreas de Phủ Lý – Kim Bảng y Duy Tiên.

 

Hanói (AsiaNews)- El catecismo es un “instrumento indispensable para que los jóvenes mantengan y expresen su propia fe, en una sociedad humillada por la carencia de políticas educativas y de integración étnica. Es cuánto afirman cardenales, obispos y sacerdotes de Vietnam septentrional, región dominada por la ideología comunista desde hace casi 90 años. Al materialismo y al ateísmo, en los últimos decenios se agregó un fuerte consumismo y la avidez. Todos estos ingredientes producen criminalidad, división en las familias, violencia en la sociedad. A los jóvenes católicos ellos dirigen una particular atención y en la arquidiócesis de la capital se realizan actividades destinadas a la enseñanza de la doctrina y de los valores de la Iglesia.

En ocasión del Domingo de Ramos, el pasado 25 de marzo, 30 mil personas provenientes de cada parroquia de la arquidiócesis han tomado parte en el Congreso de los Jóvenes, cuyo lema era: “Como el Padre me envió a mí, también yo os envío a vosotros” (Jn 20,21). Contó con la presencia del Card.  Peter Nguyễn Văn Nhơn, arzobispo de Hanói, y el evento  reforzó el ligamen y la comunión entre los jóvenes.
 

El pasado 8 de agosto, en la parroquia de Canh Hoach se realizó una “competición” organizada por el Comité para el Catecismo de la arquidiócesis de Hanói. Ella vio competir a los representantes de las iglesias y de los distritos de toda la circunscripción, seleccionados al final de un período de estudio a través de las “hái hoa dân chủ” (competencia de preguntas y respuestas) que se desarrollaron en las parroquias ya desde el inicio de la Cuaresma.  

En ocasión de la fiesta de S. Alfonso (1 de agosto) y del 11° aniversario de la Asociación juvenil que había congregado a 400 jóvenes. La mayor parte de ellos provenía de las parroquias de Phương Trung, Canh Hoạch, Thạch Bích, Cao Bộ, Thượng Lao, Đàn Giản, e Tân Hội. Entre los participantes en el convenio estaba también el p. John Baptiste Vũ Văn Tín, que presentó un  análisis suyo sobre las “dificultades que se encuentran en una vida de fe”. El sacerdote luego dirigió y guió algunos grupos juveniles en actividades pastorales con la finalidad de “reforzar la fe de los jóvenes en el amor de Dios”.

Con la intención de consolidar el espíritu de unión entre los jóvenes del área de Phủ Lý – Kim Bảng, el pasado 22 de julio unos 500 jóvenes de las 13 parroquias locales participaron en las celebraciones en honor de S. Lorenzo de Brindisi, sobre el tema: “Tú eres mi testigo”. Seis días después, 400 jóvenes del área de Duy Tiên colaboraron en los festejos por el aniversario de la dedicación de la parroquia de Yên Mỹ (distrito de Lý Nhân) al beato Andrea de Phú Yên, catequista y mártir vietnamita. El p. Francis Lê Thanh Nghị, responsable de un distrito, ofreció su propio testimonio en un encuentro con los jóvenes que tenía como título “Tình Yêu Đáp Trả Tình Yêu” (El Amor restituye amor)

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Hanói, el compromiso de la arquidiócesis por los jóvenes y las familias
04/01/2018 14:26
Hanói, las autoridades inician una construcción en un terreno de la arquidiócesis
12/11/2018 10:48
Para un sacerdote de Yangon, los católicos birmanos ‘anhelan la Palabra de Dios’
18/10/2017 15:39
Estudio, fe y misión: el congreso de los jóvenes de Vinh
10/10/2016 13:56
“Monumentos de misericordia” en Guwahati: becas de estudio para los estudiantes meritorios
21/04/2016 14:25


“L’Asia: ecco il nostro comune compito per il terzo millennio!” - Giovanni Paolo II, da “Alzatevi, andiamo”