30/10/2022, 13.11
ECCLESIA IN ASIA
Enviar a un amigo

La arquidiócesis de Seúl quiere ser la sede de la JMJ 2027

de Giorgio Bernardelli

Mons.Peter Chung Soon-taick quiere llevar la Jornada Mundial de la Juventud a Asia: "Sería una oportunidad extraordinaria para relanzar la pastoral juvenil en un país que lucha contra el invierno demográfico y con un sistema educativo dominado por la competitividad". El anuncio se superpone en estos momentos con la dramática noticia sobre los cientos de muertos y heridos en la estampida que se produjo durante los festejos de Halloween en el barrio de Itaewon.

 

Bangkok (AsiaNews) - “Queremos llevar la Jornada Mundial de la Juventud a Seúl en 2027. Presentamos nuestra candidatura para que nuestra diócesis sea la sede del encuentro mundial de jóvenes con el Papa en la edición siguiente a la del año que viene en Lisboa” .

Desde Bangkok, donde se encuentra en este momento para asistir a la Conferencia General de las Iglesias Católicas de Asia, recibimos hace dos días este anuncio de Mons. Peter Chung Soon-taick, el prelado de 61 años que fue convocado por el Papa Francisco para dirigir la arquidiócesis de Seúl hace apenas un año. Habíamos notado la gran atención que prestaba a todo lo que mueve en torno al mundo juvenil coreano, así como la disponibilidad de esta Iglesia local para asumir el desafío de un salto cualitativo en su presencia junto a los jóvenes. Las dramáticas noticias que llegaron anoche de Seúl -con cientos de muertos y heridos en una estampida durante los festejos de Halloween en el barrio de Itaewon- dan ahora un matiz un poco diferente al desafío educativo que subyace a este deseo de la Iglesia de una de las mayores metrópolis del mundo.

De la orden de los carmelitas, ex obispo auxiliar de su predecesor - el card. Andrew Yeom Soo-jung - Mons. Chung hizo su entrada en la catedral de Myeongdong el 8 de diciembre de 2021 acompañado de jóvenes. Cuando cuenta a AsiaNews el sueño que espera hacer realidad, explica que el propósito de traer la Jornada Mundial de la Juventud a Seúl se debe precisamente al deseo de relanzar la pastoral juvenil en la Iglesia coreana, que después de sus años de auge incide cada vez menos en la generación por debajo de los 30 años. No desconoce el interés que la cultura juvenil coreana despierta hoy en las nuevas generaciones de todo el mundo, pero su ambición es ayudarlas a que encuentren los valores que el Evangelio y la propia tradición coreana tienen para ofrecer.

Hasta ahora, sólo una vez en su historia la JMJ se llevó a cabo en Asia: en Manila, en 1995, con Juan Pablo II. En 2027 convocaría a los que todavía no habían nacido en aquel momento y ofrecería una oportunidad extraordinaria a los jóvenes católicos de toda Asia. Monseñor Chung insiste en advertir que "todavía no hay nada decidido", ya que, como es habitual, "será el Papa quien decida" qué ciudad recogerá el legado de Lisboa. Pero Seúl tiene la esperanza de ser elegida, no sólo por el evento en sí, sino por lo que podría representar en el momento que está viviendo su Iglesia. “En Corea nos enfrentamos a un gran desafío -explica el arzobispo de Seúl- porque el número total de jóvenes está disminuyendo considerablemente. En comparación con veinte años atrás, el número de jóvenes ha disminuido cerca de un 25%. La tasa de natalidad de nuestro país es la más baja del mundo. Según las estadísticas oficiales sólo 0,8 hijos por pareja, más baja incluso que la de Japón. En consecuencia, también disminuye el número de jóvenes que asisten a nuestras iglesias”.

Pero el descenso demográfico no es la única razón del aumento de la edad promedio de las comunidades católicas coreanas. “Hay otra razón - continúa Mons. Chung- relacionada con el hecho de que hoy muchos estudiantes, incluso desde la escuela primaria, terminan atrapados por la vorágine de la competencia para ganar una plaza en las mejores universidades, la puerta de ingreso a los trabajos más cotizados. Incluso entre los padres católicos hay algunos que disuaden a sus hijos de participar en las actividades de la iglesia para asistir a cursos extraescolares que los ayuden a estudiar aún más”. Esta competencia es una carga muy pesada sobre los hombros de los jóvenes, a lo que se ha sumado la pandemia del Covid-19 en los últimos tres años.

“Por eso – sigue diciendo el prelado – necesitamos un punto de inflexión para la pastoral juvenil en Seúl, y la JMJ es una buena oportunidad. Presentamos el proyecto a los demás obispos de Corea, que dieron su apoyo. Todavía no hay nada decidido. Pero estamos preparando el informe con nuestra candidatura para enviarlo a la Santa Sede”.

¿Qué aporte podría hacer una Jornada Mundial de la Juventud en Seúl? “Una JMJ -responde Mons. Chung- no comienza y termina en unos pocos días; es un camino. La preparación puede ser una excelente oportunidad para reunir a los jóvenes en torno a un proyecto, convirtiéndolos en protagonistas. Animarlos a invitar a sus amigos a vivir juntos esta experiencia. Se pondría en marcha un proceso. E incluso, una vez terminado, sería hermoso compartir con todos lo que hemos vivido, se convertiría en una oportunidad misionera para compartir los valores del Evangelio en nuestra sociedad. Por eso creo que la JMJ puede ser un punto de inflexión para Seúl”.

También resulta interesante que precisamente en este momento se está difundiendo en los jóvenes de todo el mundo la fascinación por Corea: desde la música K-pop hasta las series de televisión, muchos chicos y chicas de la aldea global se sienten en la misma longitud de onda que Seúl. “Es cierto –responde el arzobispo–, la K-culture hoy atrae a muchos jóvenes, y si tenemos la oportunidad de ser la sede de la JMJ será una carta interesante para nosotros. Podría ser un aliciente para muchos, que los animara a participar. Sin duda los valores de la K-culture no son los católicos, pero es un rostro de nuestro país; nos tocará a nosotros saber utilizarlo para dar a conocer el Evangelio de Jesús, que es lo que realmente nos interesa”.

Sumado a la conciencia de que la historia y las tradiciones de Corea también tienen mucho que ofrecer a las nuevas generaciones. “Pienso, por ejemplo, en el respeto por los demás y el respeto a los ancianos -añade Mons. Chung- actitudes que están profundamente arraigadas en nuestra mentalidad desde hace miles de años. Incluso antes de que mi país conociera el cristianismo, aquí se decía que el ser humano es el cielo, que cada vida es tan valiosa como lo divino. Nos gustaría poder compartir precisamente estas cosas en 2027 con los jóvenes de todo el mundo”. 

"ECCLESIA IN ASIA" ES EL BOLETÍN de ASIANEWS DEDICADO A LA VIDA DE LAS IGLESIAS DE ASIA.

¿QUIERES RECIBIRLO TODOS LOS DOMINGOS EN TU CORREO? SUSCRÍBETE AL BOLETÍN EN ESTE ENLACE

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Papa: El hombre nos es dueño del tiempo, que pertenece a Dios
26/11/2013
Arzobispo de Seúl: 'Hoy, más que nunca, la reflexión y el perdón son necesarios para la paz'
28/11/2022 12:58
Musulmana, ex radical: Riad y el salafismo (wahabí) un peligro para el islam y para el mundo
17/12/2016 13:14
El arzobispo de Seúl se reúne con el ministro para la unificación de las Coreas
26/01/2022 13:21
Seúl, las construcciones abusivas como una de las posibles causas de la tragedia de Halloween
10/11/2022 12:06


“L’Asia: ecco il nostro comune compito per il terzo millennio!” - Giovanni Paolo II, da “Alzatevi, andiamo”