07/06/2021, 11.19
BANGLADÉS
Enviar a un amigo

La diócesis de Dinajpur tiene cinco sacerdotes ordenados durante el confinamiento

de Sumon Corraya

En Bangladés hay una pequeña comunidad católica con unos 500.000 fieles. En 2020, 26 diáconos se convirtieron en sacerdotes. Es el número más alto en la historia de la Iglesia católica en Bangladesh.

Dinajpur (AsiaNews) - La ordenación de cinco diáconos tuvo lugar el pasado viernes en la catedral de San Francisco Javier en Dinajpur, en el norte de Bangladés. Se trata del P. Ruben Hasda, el P. Marchlues Tirki, el P. Nicholas Bassora, el P. Nitto Anthony Ekka es de la Santa Cruz, y el P. Elis Sarkar de la Compañía de Jesús. Tres son sacerdotes diocesanos.

El padre Ashish Runia, sacerdote de la parroquia de la catedral de Dinajpur, declaró a AsiaNews que la fecha de ordenación debía ser en el 2020. Sin embargo, debido a la COVID-19, no fue posible celebrar la ordenación sacerdotal en otro momento y lugar. Por ello, se decidió celebrarla el pasado viernes con un número limitado de participantes. "En la celebración, solo fue posible admitir a 10 familiares por cada ordenación. Pero transmitimos la la ceremonia en directo por Facebook".

En Bangladés, el gobierno ha prolongado el confinamiento obligatorio (lockdown) hasta el 16 de junio. Los centros educativos permanecen cerrados.

El Padre Runia dijo que el número de vocaciones es suficiente. El número de creyentes aumenta año a año gracias a la incansable predicación de catequistas, religiosas y sacerdotes. Las vocaciones surgen entre los nuevos creyentes. "Hay unos 50 seminaristas que serán sacerdotes en el futuro", dijo.

El obispo Sebastian Tudu, de la diócesis de Dinajpur, celebró la misa durante la ordenación. En su homilía, dirigiéndose a los flamantes sacerdotes, dijo: "Dios los ha elegido para predicar el Evangelio. Te comprometes a servir a la Iglesia. Tendrás que cumplir con tus obligaciones y tendrás que hacerlo bien". Y continuó: "Mientras eran diáconos juraron ser santos y santificar a los demás, así que primero sean santos y santifiquen a los demás”, 

Por último, el prelado hizo un llamamiento a los familiares de los nuevos sacerdotes para que sigan apoyando y amando a sus hijos: "Sus hijos se están haciendo sacerdotes y necesitan un apoyo y un amor continuos que les inspiren en su vida religiosa."

Algunos sacerdotes recién ordenados contaron su experiencia. "Mientras estudiaba en la escuela, entendí cómo era la vida de los sacerdotes, y me sentí atraído al sacerdocio", dijo el padre. Nicholas Bassora, CSC, y se hizo eco de sus palabras el padre Elish Sarkar, SJ.

El padre Nicholas Bassora, de 30 años, es un nuevo creyente en Cristo. Cuando tenía 3 años, en 1993, él y su familia recibieron el bautismo. Antes eran hindúes. En diálogo con AsiaNews, cuenta: "estudié en un colegio de misioneros y en aquellos años entré en contacto con los sacerdotes y las religiosas. Me agradó su vida de santidad y la bondad y amabilidad de su trabajo. Desde niño había decidido ser sacerdote”. Dice que quiere predicar entre las personas que no son cristianas, trabajar con los jóvenes y visitar a las familias.  

En Bangladés hay una pequeña comunidad católica con unos 500.000 fieles. En el 2020, 26 diáconos se convirtieron en sacerdotes: es la cifra más alta en la historia de la Iglesia católica en Bangladés.

La diócesis de Dinajpur cuenta con más de 60.000 católicos; la mayoría son miembros de tribus y participan de alguna de las 18 parroquias.

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
En Sumatra y Kalimantan, se ordenaron 13 sacerdotes y 3 diáconos (Fotos)
16/02/2018 09:31
Dinajpur: 50 años de sacerdocio del padre Gomes, pionero de los frailes locales
01/04/2021 14:04
En Mymensingh se inauguró el primer museo ‘misionero’ de la Iglesia católica
13/01/2020 16:04
Una nueva iglesia en la periferia de Daca, signo de ‘Cristo entre los migrantes’ (Fotos)
28/11/2019 13:23
El gobierno entrega casas de ladrillo a los santal
09/02/2021 13:06


“L’Asia: ecco il nostro comune compito per il terzo millennio!” - Giovanni Paolo II, da “Alzatevi, andiamo”