09/06/2022, 15.32
COREA DEL NORTE-COREA DEL SUR
Enviar a un amigo

Mártires de Pyongyang y de la guerra. Terminó la investigación diocesana para su beatificación

La comisión especial instituida en Seúl completó la investigación para la beatificación del obispo Francis Hong Yong-ho y 80 compañeros asesinados por los comunistas en la década de 1950. Los documentos irán ahora a Roma a la Congregación para las Causas de los Santos. Los obispos coreanos afirmaron que “En la dura realidad de la división del país, que todavía continúa, el recuerdo de su testimonio debe promover la reconciliación y la unidad”.

Seúl (AsiaNews) - Con una ceremonia realizada el 7 de junio, la Conferencia Episcopal de Corea concluyó oficialmente la recolección de testimonios para la causa de beatificación del obispo de Pyongyang Francis Hong Yong-ho y otros 80 mártires, asesinados por la persecución comunista. durante los años de la Guerra de Corea (1950-1953). La causa incluye al obispo -que fue encarcelado en 1949 y desapareció desde entonces- y junto con él a 49 sacerdotes, 7 religiosos y 25 laicos torturados y asesinados durante el conflicto.

En 2008 la Conferencia Episcopal ya había manifestado su intención de pedir el reconocimiento del martirio de estos testigos de la fe. En 2014 tuvo lugar la apertura oficial del proceso canónico, en virtud del cual -con el nulla osta de la Santa Sede- ya habían sido oficialmente proclamados siervos de Dios. En 2017 una Comisión especial instituida por la Conferencia Episcopal Coreana bajo la jurisdicción de la arquidiócesis de Seúl empezó a reunir todas las pruebas disponibles sobre estas figuras y las tradujo al Inglés. Ahora, sellados en cajas especiales, los documentos irán a Roma, a la Congregación para las Causas de los Santos, cuya tarea es examinarlos.

El obispo Francis Hong Yong-ho (en la foto) nació en Pyongyang en 1906. Ordenado sacerdote en 1933, el 24 de marzo de 1944 fue nombrado vicario apostólico de la entonces Heijō por Pío XII, recibiendo la ordenación episcopal en junio de ese mismo año. No se han tenido noticias de él desde 1949, cuando fue arrestado por el régimen de Kim Il-sung. El 10 de marzo de 1962 el Papa Juan XXIII decidió elevar el vicariato de Pyongyang al rango de diócesis en señal de protesta contra la política del régimen norcoreano y nombrar como primer obispo a Mons. Hong, que se convirtió así en un símbolo de la persecución contra los católicos en Corea del Norte. De los siervos de Dios cuyo martirio se está estudiando, 49 pertenecían a la arquidiócesis de Seúl y  otros procedían de las diócesis de Gwangju, Jeju, Suwon, Incheon y Chuncheon. La lista también incluye al entonces delegado apostólico en Corea, Mons. Patrick James Byrne, misionero de Maryknoll.

En la ceremonia de clausura de los trabajos de la Comisión Especial, el Arzobispo de Seúl Mons. Peter Chung Soon-taick dijo: “El obispo Hong Yong-ho y sus compañeros son figuras diferentes de los mártires de la época de la persecución de 200 años antes. Son personas que compartieron con nosotros la historia del siglo XX, son realmente parte de nuestras vidas. Ofrecieron su vida para dar testimonio de lo que es importante”.

Por su parte, el presidente de la Conferencia Episcopal de Corea, Mons. Mathias Ri Iong-hoon, obispo de Suwon, agregó: “En la dura realidad que todavía estamos viviendo, de un país donde continúan la división entre el Norte y el Sur y los conflictos ideológicos, espero sinceramente que la promoción de la beatificación de estos mártires sirva como base para promover la reconciliación y la unidad”.

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Mons. Barwa: La herencia de los mártires de Orissa
29/08/2020 11:22
Papa: El hombre nos es dueño del tiempo, que pertenece a Dios
26/11/2013
El nodo de Pyongyang en las elecciones de Seúl
22/02/2022 12:46
Se inicia el proceso de beatificación del obispo de Pyongyang y el de otros 213 mártires
07/03/2017 13:07
Kim Jong-un estaría en coma: la hermana guía el país
24/08/2020 10:50


“L’Asia: ecco il nostro comune compito per il terzo millennio!” - Giovanni Paolo II, da “Alzatevi, andiamo”