16/06/2015, 00.00
FILIPINAS
Enviar a un amigo

Mindanao, parte el plan de paz: el Milf entrega (algunas) armas y libera guerrilleros

Los rebeldes musulmanes han cedido esta mañana al menos 75 armas de asalto. Un primer grupo de 145 guerrilleros volverá a la vida civil, detrás de la promesa de un apoyo del gobierno. En la ceremonia han participado el líder del Milf y el presidente filipino. Un cambio después de meses de calma que han seguido a la masacre de Maguindanao.

Manila (AsiaNews/Agencias)- Esta mañana el grupo rebelde filipino Moro Islamic Liberation Front (Milf) consignó la primera parte de armas, en el contexto del plan de paz concordado con el gobierno para poner fin a decenios de violencias confesionales en el sur del país. La ceremonia-en la cual estaba presente también el presidente Benigno Aquino-se desarrolló en Maguindanao, en el Mindanao musulmán y está llena de significado simbólico y una respuesta concreta a semanas de calma en los negociados. Éstos se habían estancado a inicios de año, luego de la masacre de decenas de policías en el curso de una operación anti-terrorismo en la región.

El Bangsamoro es una región histórica de Filipinas compuesta por una población prevalentemente musulmana, desecha por decenios de guerra civil entre el gobierno central y los guerrilleros del Moro (grupo étnico de fe islámica y primer inspirador de la guerrilla por la independencia) y por el  Milf: éstos han pedido en el tiempo antes la independencia y luego una substancial autonomía del ejecutivo central.

El acuerdo de paz de 2012 previó la constitución de una región autónoma de Filipinas. Subscrito por al Milf y Manila, éste debería poner fin a las violencias, pero grupos extremistas antagonistas-como el Bangsamoro Islamic Fredom Fighters (Bifff), el Moro National Liberation Front (Mnlf) y Abu Sayyat-han intentado varias veces de obstaculizarlo.

El presidente Aquino y el líder del Milf, Al Haj Murad Ebrahim, jefe de un movimiento que cuenta con al menos 11 mil miembros, han presenciado la consigna de la menos 75 armas de asalto, entre los cuales morteros y lanza cohetes. El pasaje se realizó en cercanías de un bastión de los guerrilleros, en el sur del país. En el contexto hubo también la individuación de un primer grupo de 145 guerrilleros que han aceptado deponer las ramas y volver a la vida normal tras una promesa de apoyo de parte del gobierno.

Comentando la ceremonia de hoy, el líder de los rebeldes Murad, subrayó que “es un cosa muy personal para nosotros”. Mirando a los rostros de las 145 personas que dejan las armas, él dice que ve “145 historias de lucha, de dolor, de falta de esperanza, de muerte”, pero al mismo tiempo “145 historias de esperanza y de fe”. Por esto afirma una vez más que “la paz está cerca” y que “todos los sacrificios realizados hasta ahora son dignos de ser considerados”.

También el presidente Aquino defendió la ceremonia de consigna del primer lote de armas, acusando a algunos parlamentarios que quieren bloquear la aprobación de la ley que llevará a la creación de la región autónoma. “estas armas pueden provocar-agregó- o pueden haber provocado enormes sufrimientos”. Y es la señal, concluyó, que el movimiento está listo para “dar las espaldas a la lucha armada”.

En estos años de lucha armada de los rebeldes musulmanes en la región del sur-donde viven al menos 5 millones de filipinos- murieron más de 120 mil entre civiles y milicianos; Filipinas es el único país de Asia con una mayoría católica, si bien hay zonas-como Mindanao- en el cual es fuerte la presencia musulmana.

 

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Papa: El hombre nos es dueño del tiempo, que pertenece a Dios
26/11/2013
Esperanza de paz en Mindanao: 12.000 rebeldes islámicos deponen las armas
06/09/2019 15:50
Posesión de armas, Beijing alecciona a Washington sobre tutela de derechos humanos: aprendan de China
23/02/2018 14:49
Asia y Medio oriente, mecas de la importación de armas
23/02/2016 11:36
Mons. Barwa: La herencia de los mártires de Orissa
29/08/2020 11:22


“L’Asia: ecco il nostro comune compito per il terzo millennio!” - Giovanni Paolo II, da “Alzatevi, andiamo”