18/06/2017, 13.27
VATICANO
Enviar a un amigo

Papa: En la Eucaristía Jesús se une a nosotros, peregrinos en la historia

En el Ángelus, el Papa Francisco recuerda la Jornada Mundial del Refugiado que se celebra el 20 de junio, con el tema "Con los refugiados. Hoy más que nunca debemos estar del lado de los refugiados". "El encuentro personal con los refugiados disipa los temores y las ideologías distorsionadas y se convierten en un factor de crecimiento en humanidad". La peregrinación a Bozzolo (Mantua) y a Barbiana (Florencia) en honor a la memoria de Don Primo Mazzolari y Don Lorenzo Milani: "El mundo necesita un testimonio como el de ellos." Esta noche en San Juan de Letrán la misa del Corpus Christi y la procesión eucarística a Santa María la Mayor.

Ciudad del Vaticano (AsiaNews) - "En la Eucaristía, Jesús, como lo hizo con los discípulos de Emaús, se pone a nuestro lado, peregrinos en la historia, para alimentar en nosotros la fe, la esperanza y la caridad; para confortarnos en las pruebas; para sostenernos en el compromiso por la justicia y la paz". Es lo que el Papa Francisco ha destacado hoy en su reflexión antes del Ángelus con los fieles en la plaza de San Pedro. El énfasis en la Eucaristía se debe al hecho de que hoy en Italia y en muchos países se celebra la fiesta del Corpus Christi (tradicionalmente se celebra el segundo jueves después de Pentecostés). Esta fiesta, dijo Francisco, expresa "en pleno nuestra adoración a Cristo, que se entrega como alimento y bebida de salvación".

"Jesús, en la cruz, ha donado su cuerpo y ha derramado su sangre. El Hijo del hombre crucificado es el verdadero Cordero pascual, que hace salir de la esclavitud del pecado y sostiene en el camino hacia la tierra prometida. La Eucaristía es el sacramento de su carne dada para hacer vivir el mundo; quien se nutre de este alimento permanece en Jesús y vivir por Él. Asimilar a Jesús significa estar en él, volviéndose hijos en el Hijo... Esta presencia solidaria del Hijo de Dios está en todas partes: en las ciudades y en el campo, en el Norte y Sur, en los países tradicionalmente cristianos y en los de primera evangelización".

"En la Eucaristía - continuó - se ofrece a sí mismo como fuerza espiritual para ayudarnos a poner en práctica su mandamiento – amarnos los unos a otros como Él nos ha amado -, mediante la construcción de comunidades acogedoras y abiertas a las necesidades de todos, especialmente las personas más frágiles, pobres y necesitadas.

Nutrirnos de Jesús Eucaristía significa también abandonarnos con confianza a Él y dejarnos guiar por Él. Se trata de recibir a Jesús en el lugar del propio "yo". De este modo el amor gratuito recibido de Jesús en la comunión eucarística, con la obra del Espíritu Santo, alimenta el amor por Dios y por los hermanos y hermanas que encontramos en el camino de cada día. Nutridos del Cuerpo de Cristo, nos volvemos cada vez más y concretamente el Cuerpo Místico de Cristo. Nos lo recuerda el Apóstol Pablo: «La copa de bendición que bendecimos, ¿no es acaso comunión con la Sangre de Cristo? Y el pan que partimos, ¿no es comunión con el Cuerpo de Cristo? Ya que hay un solo pan, todos nosotros, aunque somos muchos, formamos un solo Cuerpo, porque participamos de ese único pan».(1 Cor 10,16-17)."

Después de la oración mariana, el Papa recordó que en dos días, el 20 de junio es el Día Mundial del Refugiado promovido por las Naciones Unidas, que este año tiene como lema "Con los refugiados. Hoy más que nunca debemos estar del lado de los refugiados".

"La atención concreta - dijo el Papa - se centrará en las mujeres, hombres y niños que huyen de conflictos, violencia y persecución. Recordamos también con la oración a todos aquellos que han perdido la vida en el mar o en los extenuantes viajes por tierra. Sus historias de dolor y esperanza pueden convertirse en oportunidades de encuentro fraterno y de auténtico conocimiento recíproco. De hecho, el encuentro personal con los refugiados disipa los temores y las ideologías distorsionadas, convirtiéndose en factor de crecimiento en humanidad, capaz de hacer espacio a sentimientos de apertura y a la “construcción de puentes".

Antes de concluir, Francis recordó dos de sus citas para la próxima semana: la primera es que el 20 de junio va a ir en peregrinación a Bozzolo (Mantua) y a Barbiana (Florencia) "para rendir homenaje a Don Primo Mazzolari y Don Lorenzo Milani" , cuyo testimonio - añadió espontáneamente "el mundo todavía necesita hoy". Don Primo Mazzolari (1890-1959) fue párroco, escritor, partidario, defensor de los débiles de la ideología de derecha y de izquierda. A menudo forzado al silencio por la autoridad de la Iglesia, hacia los últimos años de vida ha sido valorizado por Pablo VI, entonces cardenal de Milán, y Juan XXIII.

Don Lorenzo Milani (1923- 1967), fue párroco, escritor, educador. Se le recuerda por su compromiso social y la educación para adultos y campesinos. Su libro "Carta a un maestro" fue la base para un replanteamiento de los movimientos de educación y de los estudiantes de los años 60. También tuvo varios problemas con las Instituciones.

Por último, Francisco dijo que esta noche a las 19, en el atrio de la Basílica de San Juan de Letrán, celebrara la Santa Misa, seguida de una procesión con el Santísimo Sacramento, hasta la Basílica de Santa María la Mayor. “Animo a todos a participar, incluso espiritualmente, (pienso en particular en la comunidad de clausura, en los enfermos y en los presidiarios). Para esto ayuda también la radio y la televisión".

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Papa: El efecto místico y comunitario de la Eucaristía. Llamamiento y oración por la ‘dramática situación en Libia’
14/06/2020 13:23
Musulmana, ex radical: Riad y el salafismo (wahabí) un peligro para el islam y para el mundo
17/12/2016 13:14
Papa: El hombre nos es dueño del tiempo, que pertenece a Dios
26/11/2013
Papa Don Mazzolari, párroco convencido deque el destino del mundo madurará en las periferias
20/06/2017 13:56
Jesús es lo esencial, no lo releguemos a un segundo plano
08/08/2021 13:02


“L’Asia: ecco il nostro comune compito per il terzo millennio!” - Giovanni Paolo II, da “Alzatevi, andiamo”