02/09/2015, 00.00
VATICANO
Enviar a un amigo

Papa: nunca más la guerra, es el deseo de las minorías y de los cristianos perseguidos.

En el aniversario de la finalización de la Segunda Guerra mundial, Francisco pide “que el mundo de hoy no tenga que experimentar los horrores y los espantosos sufrimientos de tales tragedias. ¡Pero, las experimenta!” “La alianza de la familia con Dios está llamada hoy a contrastar la desertificación comunitaria de la ciudad moderna”.

Ciudad del Vaticano (AsiaNews)- “Nunca más la guerra”, las persecuciones, el tráfico de armas. Es el cordial pedido lanzado por el Papa Francisco en el aniversario de la finalización de la Segunda Guerra mundial, con la capitulación japonesa del 2 de septiembre de 1945.

“En estos días- fueron las palabras pronunciadas al finalizar la audiencia general- también en el Extremo Oriente se recuerda la conclusión de la Segunda Guerra Mundial. Renuevo mi fervorosa oración al Señor por todos para que, por intercesión de la Virgen María, el mundo de hoy no tenga que experimentar los horrores y los espantosos sufrimientos de tales tragedias. ¡Pero las experimenta! Éste es también el deseo permanente de los pueblos, en particular de aquellos que son víctimas de los diversos sanguinarios conflictos que están en curso. Las minorías perseguidas, los cristianos perseguidos, la locura de la destrucción y además aquellos que fabrican y trafican las armas, armas ensangrentadas, armas mojadas con la sangre de tantos inocentes. “¡Nunca más la guerra! Es el grito cordial que de nuestros corazones y del corazón de todos los hombres y mujeres de buena voluntad se eleva al Príncipe de la paz”.

Precedentemente, el Papa dio un discurso dirigido a las 20.000 personas presentes en la plaza de S. Pedro para la audiencia general, entre las cuales, como de costumbre, pasó en su jeep blanca, deteniéndose cada tanto para saludar a la gente, para recibir los regalos que le llevaban y para acariciar a los niños, Francisco había hablado de la responsabilidad de la familia de “comunicar la fe, de transmitir la fe, ya sea en su interior como en su exterior”. Hay, dijo necesidad de dar “protagonismo- partiendo de la Iglesia- a la familia que escucha la Palabra de Dios y la pone en práctica”, porque “la alianza de la familia con Dios está llamada hoy a contrastar la desertificación comunitaria de la ciudad moderna, Y ésta es la victoria del amor en la familia. Ninguna ingeniería económica y política está en grado de substituir esta contribución de las familias”.

Cuando Jesús afirma el primado de la fe en Dios, “Naturalmente, ¡Jesús no quiere cancelar el cuarto mandamiento con esto! Que es el primer gran mandamiento hacia las personas. Los tres primeros son en relación a Dios, éste en relación a las personas… ¡es grande!. Y ni siquiera podemos pensar que el Señor, después de haber realizado su primer milagro para los esposos de Caná, después de haber consagrado el vínculo conyugal entre el hombre y la mujer, después de haber restituido hijos e hijas a la vida familiar, ¡nos pida ser insensibles a estos vínculos! Esa no es la explicación, no. Al contrario, cuando Jesús afirma la primacía de la fe en Dios, no encuentra una comparación más significativa que la de los afectos familiares. Y por otro lado, estos mismos vínculos familiares dentro de la experiencia de fe y del amor de Dios, se transforman, vienen “completados” con un sentido más grande y se convierten en capaces de ir más allá de sí mismos, para crear una paternidad y una maternidad más amplias y para acoger como hermanos y hermanas también a aquellos que están al margen de cada ligamen. Un día, a quien le dice que afuera estaban su madre y sus hermanos que lo buscaban, Jesús respondió, indicando a sus discípulos: «¡Estos son mi madre y mis hermanos! Porque el que hace la voluntad de Dios, ese es mi hermano, mi hermana y mi madre”.

“La sabiduría de los afectos, que no se compran y no se venden, es la mejor dote del genio familiar. Especialmente en la familia aprendemos a crecer en aquella atmósfera de la sabiduría de los afectos. Su “gramática” se aprende allí, de otra manera es muy difícil aprenderla. Y es especialmente éste el lenguaje a través del cual, Dios se da a entender a todos”.

"La invitación a poner los vínculos familiares en el ámbito de la obediencia de la fe y de la alianza con el Señor no los mortifica; al contrario, los protege, los desvincula del egoísmo, los protege del deterioro, los lleva a un lugar seguro para la vida que no muere. El flujo de un estilo familiar en las relaciones humanas es una bendición para los pueblos: trae nuevamente la esperanza a la tierra. Cuando los afectos familiares se dejan convertir al testimonio del Evangelio, se transforman en capaces de cosas impensables, que hacen tocar con la mano las obras de Dios, aquellas obras que Dios realiza en la historia, como aquellas que Jesús ha hecho para los hombres, las mujeres, los niños que ha encontrado. Una sola sonrisa milagrosamente arrancada a la desesperación de un niño abandonado, que comienza a vivir nuevamente, nos explica el actuar de Dios en el mundo más que mil tratados teológicos. Un solo hombre o una sola mujer, capaces de arriesgar y de sacrificarse por un hijo de otros, y no solo por el propio, nos explican cosas del amor que muchos científicos no comprenden nunca. Donde están estos afectos familiares brotan estos gestos del corazón que nos hablan más fuerte que las palabras, el gesto del amor, esto hace pensar".

“La familia que responde a la llamada de Jesús devuelve la dirección del mundo a la alianza del hombre y de la mujer con Dios. Piensen en el desarrollo de este testimonio, hoy. Imaginemos que el timón de la historia (de la sociedad, de la economía, de la política) sea entregado - ¡finalmente! - a la alianza del hombre y de la mujer, para que lo gobiernen con la mirada dirigida a la generación que viene. Los temas de la tierra y de la casa, de la economía y del trabajo, ¡tocarían una música muy diferente!”

“Si volvemos a dar protagonismo – a partir de la Iglesia – a la familia que escucha la Palabra de Dios y la pone en práctica, nos transformaremos como el vino bueno de las bodas de Caná, ¡fermentaremos como la levadura de Dios! En efecto, la alianza de la familia con Dios está llamada hoy a contrastar la desertificación comunitaria de la ciudad moderna. Pero nuestras ciudades se han transformado en desertificadas por falta de amor, por falta de sonrisas. Muchas diversiones, muchas, muchas cosas para perder el tiempo, para hacer reír, pero falta el amor. Y es especialmente la familia, y es ¡especialmente la familia! aquel papá, aquella mamá que  trabajan y con los niños… La sonrisa de una familia es capaz de vencer esta desertificación de nuestras ciudades y esta es la victoria del amor de la familia”.

“La comunión de los carismas – aquellos dados al Sacramento del matrimonio y aquellos concedidos a la consagración para el Reino de Dios – está destinada a transformar la Iglesia en un lugar plenamente familiar para el encuentro con Dios. Vamos hacia adelante en este camino, no perdamos la esperanza, donde hay una familia con amor, esa familia es capaz de calentar el corazón de toda una ciudad, con su testimonio de amor.  Recen por mí, recemos los unos por los otros, para que seamos capaces de reconocer y sostener las visitas de Dios. El Espíritu llevará alegre confusión dentro de las familias cristianas, y ¡la ciudad del hombre saldrá de su depresión!”.  

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
​Obispo de Bangalore: En Navidad compartamos la alegría de Dios con aquellos que nos hacen el mal
23/12/2015
Papa: El hombre nos es dueño del tiempo, que pertenece a Dios
26/11/2013
Papa: Dios “ablande un poco el corazón” de quien condena todo aquello que está “fuera de la Ley”
02/05/2017 13:54
Musulmana, ex radical: Riad y el salafismo (wahabí) un peligro para el islam y para el mundo
17/12/2016 13:14
​Papa: el 28 de noviembre creará 13 nuevos cardenales
25/10/2020 14:03


“L’Asia: ecco il nostro comune compito per il terzo millennio!” - Giovanni Paolo II, da “Alzatevi, andiamo”