23/12/2018, 13.39
VATICANO
Enviar a un amigo

Papa: pedido por Indonesia afectada por un nuevo tsunami

El desastre sucedió entre Java y Sumatra. “La solidaridad y el apoyo de la Comunidad Internacional”. “El Evangelio de la visita de María a Isabel nos prepara a vivir bien la Navidad, comunicándonos el dinamismo de la fe y de la caridad”. “Vivir una Navidad extrovertida pero no disipada: que en el centro no esté nuestro ‘yo’, sino el Tú de Jesús y el ‘tú’ de los hermanos”. Un pensamiento para “todos aquellos que están lejos de sus familias y de su tierra”.

 

Ciudad del Vaticano (AsiaNews)- El “pensamiento” y la oración del Papa Francisco por las “poblaciones de Indonesia, afectadas por violentas calamidades naturales, que han causado graves pérdidas en vidas humanas, numerosos desaparecidos y sin techo e ingentes daños materiales”. Esta mañana hacia las 4 (hora de Yakarta) una erupción y avalanchas submarinas que causaron un tsunami en el Sanda Strait que une la isla de Java a Sumatra. El balance provisorio es de más de 160 muertos y casi 800 heridos.

Hablando hoy a los peregrinos después de la oración del Ángelus en la plaza de S. Pedro, Francisco agregó: “Invito a todos a unirse conmigo en la oración por las víctimas y sus seres queridos. Estoy cerca de los evacuados y con todas las personas probadas, implorando a Dios alivio en sus sufrimientos. Hago un pedido para que no falte a estos hermanos y hermanas nuestra solidaridad y el apoyo de la Comunidad Internacional”. E inmediatamente después a los peregrinos a recitar un Ave María.

Precedentemente, el pontífice se detuvo en el Evangelio del domingo (cuarto de Adviento, Año C, Lc 1 39-45), que narra el encuentro entre María e Isabel.

“Este episodio-explicó- nos ayuda a leer con una luz del todo particular el misterio del encuentro del hombre con Dios. Un encuentro que no está bajo el signo de asombrosos prodigios, sino más bien bajo el signo de la fe y de la caridad. De hecho, María, es beata porque creyó: el encuentro con Dios es fruto de la fe. Zacaría, en cambio, que no creyó, se quedó sordo y mudo, para crecer en la fe durante el largo silencio: sin fe nos quedamos inevitablemente sordos a la voz consoladora de Dios; y uno se queda incapaz de pronunciar palabras de consolación y de esperanza para nuestros hermanos”.

“La fe, a su vez, se alimenta de la caridad. El Evangelista narra que “María se levantó y se fue rápido” (v. 39) a lo de Isabel. ‘Se levantó’: un gesto lleno de prisa. habría podido permanecer en su casa para preparar el nacimiento de su hijo, en vez se preocupa primero de los otros que de sí misma, demostrando con los hechos ser ya discípula de aquel Señor que lleva en su seno. El evento del nacimiento de Jesús comenzó así, con un simple gesto de caridad, por otro lado, la caridad es siempre fruto del amor de Dios”.

“El Evangelio de la visita de María a Isabel nos prepara para vivir bien la Navidad comunicándonos el dinamismo de la fe y de la caridad. Este dinamismo es obra del Espíritu Santo: el Espíritu de Amor que fecundó el seno virginal de María y que la llevó a acudir al servicio de la anciana pariente. Un dinamismo lleno de alegría, como se ve en el encuentro entre las dos madres, que es todo un himno de alegre exultación en el Señor, que realiza grandes cosas con los pequeños que en Él confían. La Virgen María nos obtenga la gracia de vivir un Navidad extrovertida, pero no dispersiva: que en el centro no esté nuestro ‘yo’, sino el Tú de Jesús y el ‘tú’ de los hermanos”, especialmente de aquellos que necesitan de una mano. Entonces dejaremos espacio al Amor que, también hoy, quiere hacerse carne y venir a habitar en medio de nosotros”.

Después del pedido por Indonesia, subrayando la belleza del encontrarse en familia durante las fiestas navideñas, Francisco tuvo un pensamiento hacia “todos aquellos que están lejos de sus familias y de su tierra”. “Queridos hermanos y hermanas- dijo- nuestro Padre celestial no nos olvida y no nos abandona. Si son cristianos, les deseo que encuentren en la Iglesia una verdadera familia, donde experimentar el calor del amor fraterno. Y a todos aquellos que están de sus familias, cristianos y no, digo: las puertas de la comunidad cristiana están abiertas, Jesús nace para todos y dona a todos el amor de Dios”.

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Papa a las víctimas del terremoto: “Apenas sea posible también yo espero ir a visitarlos”
28/08/2016 13:40
Pedido del Papa por Siria: Sí a la paz, sí a la gente de Alepo
11/12/2016 14:08
Papa: Necesitamos la paz. La guerra se ha difundido por todas partes en el mundo
18/09/2016 13:59
Papa: los santos, hombres y mujeres que luchan con la oración
16/10/2016 14:20
Papa: Un año de reflexión dedicado a la familia, a cinco años de Amoris Laetitia
27/12/2020 13:17


“L’Asia: ecco il nostro comune compito per il terzo millennio!” - Giovanni Paolo II, da “Alzatevi, andiamo”