30/05/2022, 10.24
RUSIA-UCRANIA
Enviar a un amigo

Patriarca Kirill: no nos separaremos de los ucranianos

de Vladimir Rozanskij

El Patriarcado de Moscú resta importancia a la decisión de la Iglesia ortodoxa ucraniana de desvincularse de la rusa. Metropolitano ruso Ilarion: los enemigos de la verdadera Iglesia quisieran apoderarse de las propiedades y de la denominación canónica. Una unión entre la nueva Iglesia ucraniana independiente y la autocéfala de Kiev es difícil.

Moscú (AsiaNews) - En el sermón dominical en la catedral moscovita de Cristo Salvador, el patriarca de Moscú Kirill (Gundjaev) comentó la decisión del sínodo ucraniano de la Iglesia presidido por el metropolita Onufryj (Berezovskij), que proclamó su plena independencia de Rusia. El patriarca afirmó que "comprende las razones" de los ucranianos históricamente vinculados a Rusia, que intentan "comportarse lo más sabiamente posible, para no complicar la vida del pueblo creyente".

Kirill agregó que "ningún mediastino temporal -ninguna barrera, un término de la anatomía que a él le gusta utilizar - podrá destruir la unidad espiritual de nuestro pueblo", a pesar de que "los espíritus malignos que se agitan bajo el cielo" tratan de dividir a los ortodoxos "de la Rus' y de Ucrania”, haciendo lo posible para que se abra un abismo entre ellas. "Pero no tendrán éxito hasta que esos esfuerzos vengan de Dios", afirmó el patriarca.

Ya el día anterior su "ministro de Relaciones Exteriores", el metropolita Hilarion (Alfeev), había reaccionado a la noticia de la pérdida de la parte ucraniana de la Iglesia rusa durante una solemne concelebración con todos los miembros del Departamento para las Relaciones Eclesiales Externas del Patriarcado de Moscú. Afirmó que "desde el punto de vista canónico no cambia nada" en las relaciones entre los ortodoxos rusos y ucranianos. Ilarion expresó su pesar “por este momento difícil y conflictivo, cuando la fe de muchas personas se debilita y muchos caen en depresión, y millones de personas se ven privadas de un techo para vivir y se convierten en prófugos, dentro o fuera de Ucrania”.

El metropolitano dijo que, “no somos responsables de las acciones militares ni de las decisiones políticas, pero somos responsables de nuestra Iglesia, y de eso tendremos que dar cuenta el día del Juicio”. La prueba a la que se someten los ortodoxos rusos es precisamente "la solidez de nuestra unidad, y debemos rezar por la sufrida Iglesia ortodoxa ucraniana canónica, que ayer convocó su sínodo". Ilarion se refirió al desconcierto de muchos ante la decisión de separarse de Moscú, pero recordó que “este Sínodo sólo ha confirmado los estatutos aprobados en 1990”, cuando se concedió a la Iglesia ucraniana la autonomía administrativa y financiera respecto del patriarcado de Moscú.

Kirill e Ilarion intentan restar importancia a las decisiones de Onufryj, uno de los obispos que pidieron la autocefalia ucraniana a principios de la década de 1990 y después se mantuvo fiel a Moscú, cuando el entonces metropolitano de Kiev Filaret (Denisenko) proclamó unilateralmente el patriarcado separado de la iglesia rusa. En ese momento a los ucranianos se les había otorgado una amplia autonomía, pese a que seguían siendo miembros del Sínodo Patriarcal Ruso, y precisamente esta forma de comunión es la que ahora ha sido rechazada. Sin embargo, según Ilarion, la separación es solo "una calumnia de los que en Ucrania intentan apoyar el cisma".

El metropolitano insistió en que "la auténtica Iglesia ortodoxa ucraniana no se ha separado de nadie, no ha hecho ninguna ruptura, se ha mantenido dentro de la unidad de la Iglesia ortodoxa rusa junto con las demás Iglesias locales, aparte de aquellas que (esperamos temporalmente ) se han puesto lamentablemente a favor del cisma”. Los enemigos de la verdadera Iglesia, según Hilarión, quisieran apoderarse de "propiedades, iglesias y monasterios, e incluso de la denominación canónica". De hecho, en Ucrania reina la confusión, teniendo en cuenta que a nivel terminológico las dos Iglesias en conflicto tienen siglas invertidas: la moscovita es UPZ (Ukrainskaja Pravoslavnaja Zerkov), mientras que la autocéfala es PZU (Pravoslavnaja Zerkov Ukrainy), y los primeros que no consiguen definir su pertenencia son los mismos fieles.

Ahora la jurisdicción de Onufryj (Upz) podría pasar a llamarse RZU, "Rossiyskaja Zerkov Ukrainy", que significa "Iglesia de Ucrania de habla rusa", manteniéndose separada de la PZU de Epifanyj (Dumenko), porque la fusión no sería bien vista por muchas personas que, aunque condenan la posición del patriarca a favor de la guerra todavía se sienten vinculados a Rusia, y se crearían más subdivisiones. La guerra dentro de la Iglesia no sigue las mismas lógicas que los alineamientos bélicos y parece muy lejos de haber terminado.

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Iglesia ortodoxa ucraniana unida a Moscú rompe la relación con el patriarcado ruso
28/05/2022 10:34
Los ortodoxos ucranianos, en camino hacia la reconciliación
08/07/2022 11:25
La Iglesia ortodoxa griega reconoce a la Iglesia ucraniana
14/10/2019 10:04
Bartolomé: La auto-cefalia concedida a la Iglesia ucraniana ortodoxa, un acto de justicia
26/01/2019 12:31
La catástrofe de la Ortodoxia
26/03/2022 10:44


“L’Asia: ecco il nostro comune compito per il terzo millennio!” - Giovanni Paolo II, da “Alzatevi, andiamo”