17/03/2022, 14.47
PAPÚA NUEVA GUINEA
Enviar a un amigo

Port Moresby se une a la oración y solidaridad con Ucrania

La Conferencia de Obispos Católicos de Papúa Nueva Guinea y las Islas Salomón convocó ayer una conferencia de prensa. La ayuda se enviará a través de la arquidiócesis de Lviv. Padre Licini: “También debemos recordar a los refugiados que tenemos aquí”.

Port Moresby (AsiaNews) - “Los fieles católicos de Papua Nueva Guinea y las Islas Salomón se unen al Papa Francisco para expresar su solidaridad con el pueblo de Ucrania en este momento”, afirmó ayer el arzobispo de Mount Hagen, Douglas Young, durante una rueda de prensa de la Conferencia de Obispos Católicos de Papúa Nueva Guinea y las Islas Salomón. El prelado aclaró que al pedir la paz no se está prohibiendo a Ucrania que se defienda sino rogando a Rusia que ponga fin al bombardeo de una nación libre e independiente.

El P. Giorgio Licini, misionero del PIME y secretario general de la Conferencia Episcopal, se sumó a las declaraciones expresando preocupación por la situación y solidaridad con los prófugos ucranianos, para los cuales Caritas ha destinado 20.000 kine papúes (más de 5.000 euros).

El pedido de ayuda vino de Polonia, que actualmente acoge a miles de refugiados, a través de Caritas Internationalis. En los últimos días, civiles y periodistas extranjeros se han convertido en objetivos de las acciones militares rusas. "Casas, escuelas, hospitales y otras infraestructuras críticas han sido objeto de ataques militares en toda Ucrania. Todavía se están realizando evacuaciones a gran escala, pero siguen siendo extremadamente peligrosas y hay docenas de autobuses que se han visto obligados a volver atrás", recordó Mavis Tito, directora de Caritas en Papúa Nueva Guinea.

La Conferencia Episcopal Católica se ha comprometido a donar 50.000 kine (casi 13.000 euros) a través de la archidiócesis de Lviv en Ucrania. Sin embargo, el p. Licini insistió en que es muy importante no olvidar a los prófugos que ya han sido acogidos en el país porque huyen de otros conflictos. Entre ellos hay muchos papúes occidentales, de una región que se llamaba Irian Jaya antes de que Indonesia tomara el control en la década de 1960. Además, hace muchos años que Papua Nueva Guinea acoge a solicitantes de asilo rechazados por Australia y segregados durante años en condiciones infrahumanas en la isla de Manus.

Con respecto al conflicto actual en Ucrania, el p. Licini comentó que “el problema no está en Occidente sino en Rusia. No es militar, sino político y tiene que ver con la libertad”. “La gente quiere, con toda razón, libertad de expresión y asociación, libertad de prensa, elecciones libres, libertad de movimiento; derechos que todavía están muy limitados en Rusia y, por lo tanto, hacen que el país sea mucho menos atractivo que Europa y Occidente. Eso ya ocurría en tiempos de la URSS”.

En este sentido, el arzobispo Young hizo también un llamamiento para preservar la democracia en Papúa Nueva Guinea, de cara a las próximas elecciones de junio: “Debemos reflexionar sobre lo que sucede cuando perdemos la democracia. Esto es lo que hace la dictadura cuando se le da demasiado poder a una persona. Aprendemos de lo que está pasando allí - siguió diciendo el cardenal- y prometámonos a nosotros mismos que no ocurrirá lo mismo en nuestro país. Nuestros votos son muy importantes para elegir el tipo correcto de líder”.

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Port Moresby: Una solución para los afganos rechazados por Canberra durante años
25/08/2021 14:51
Port Moresby, refugiados de Papúa Occidental: 'Lo único que queremos es un hogar y ciudadanía'
24/10/2022 14:03
¿Solicitantes de asilo 'trasladados' a Ruanda? La Isla de Manus enseña cuál será el resultado
25/04/2022 14:07
Isla de Manus: proceso por asesinato en el centro de detención de los prófugos rechazados
21/09/2015
Terremoto en la zona de Kainantu: confirman 7 muertos; las comunicaciones siguen interrumpidas
14/09/2022 10:52


“L’Asia: ecco il nostro comune compito per il terzo millennio!” - Giovanni Paolo II, da “Alzatevi, andiamo”