13/10/2014, 00.00
VATICANO
Enviar a un amigo

Sínodo: "el deseo de familia" sigue vivo, pero necesitamos "nuevos programas pastorales"

La "Relatio post disceptationem" invita a "captar las realidades positivas" incluso el individualismo, los matrimonios y las uniones civiles, para aumentar la participación de las familias cristianas en la obra de evangelización", un importante compromiso de toda la comunidad cristiana en la preparación de los novios al matrimonio" y para "un acompañamiento pastoral que va más allá de la celebración del Sacramento ", con la consiguiente necesidad de la formación de los agentes pastorales.

Ciudad del Vaticano (AsiaNews) - A pesar de los muchos signos de crisis, causadas por factores que van desde las dificultades económicas al "creciente peligro planteado por un individualismo exagerado", el "deseo de familia" sigue vivo, especialmente entre los jóvenes. De ahí que "la necesidad de los anuncios sin descanso de la Iglesia y con profunda convicción de que 'el evangelio de la familia', que se le ha confiado con la revelación del amor de Dios en Jesucristo" y " la urgencia de nuevos caminos pastorales", que participan "en su vida de modo incompleto e imperfecto, apreciando más los valores positivos que custodian, en vez de los límites y las faltas".

Se ejecuta a lo largo de estas líneas de la "Relatio post disceptationem", la relación después de la discusión, celebrada esta mañana por el ponente general, cardenal Peter Erdo a la 11 ª Congregación General del Sínodo Extraordinario de la familia. Una asamblea, recordó  el cardenal, que recopila "las reflexiones principales que los Padres Sinodales han emitido durante estos días y que constituye la base para los documentos finales del Sínodo. Asimismo se anunció el tema del 14º Sínodo general ordinario, que se celebrará del 4 al 25 de octubre de 2015, sobre el tema: "La vocación y la misión de la familia de la Iglesia en el mundo contemporáneo".

Las perspectivas de fondo son sin embargo aquellas de "aprovechar las realidades positivas" también del individualismo y "de los matrimonios civiles y, hacer debidas diferencias de la convivencia", la mayor participación de las familias cristianas en la obra de evangelización, "un compromiso mayor de toda la comunidad cristiana en la preparación de los novios para el matrimonio "y" acompañamiento pastoral que va más allá de la celebración del Sacramento", con la consiguiente necesidad de la formación de los agentes pastorales.

El punto de partida es que " grandes valores del matrimonio y de la familia cristiana corresponden a la búsqueda que atraviesa la existencia humana también en un tiempo marcado por el individualismo y el hedonismo. Es necesario aceptar a las personas con su existencia concreta, saber sostener la búsqueda, alentar el deseo de Dios y la voluntad de sentirse plenamente parte de la Iglesia, incluso de quien ha experimentado el fracaso o se encuentra en las situaciones más desesperadas. Esto exige que la doctrina de la fe, que siempre se debe hacer conocer en sus contenidos fundamentales, vaya propuesta junto a la misericordia".

Y si " La prueba más grande para las familias de nuestro tiempo a menudo es la soledad", "la crisis de la pareja desestabiliza la familia y se puede llegar a través de la separación y el divorcio a tener consecuencias graves en adultos, los hijos y la sociedad, lo que debilita los lazos individuales y sociales".

Frente a la crisis de la familia y para la nueva realidad, la Relazione afirma que ". En razón de la ley de la gradualidad (cf. Familiaris Consortio, 34), propia de la pedagogía divina, se trata de leer en términos de continuidad y novedad la alianza nupcial, en el orden de la creación y en el de la redención. Jesús mismo, refiriéndose al plan original sobre la pareja humana, reafirma la unión indisoluble entre el hombre y la mujer, mientras comprende que «por la dureza de sus corazones Moisés les ha permitido repudiar a sus esposas, pero desde el principio no fue así» (Mt 19,8). De tal modo, Él muestra cómo la condescendencia divina acompaña siempre el camino humano, orientándolo hacia su principio, no sin antes pasar a través de la cruz".

"Podemos distinguir tres etapas fundamentales en el plan divino sobre la familia: la familia de los orígenes, cuando Dios creador instituyó el matrimonio primordial entre Adán y Eva, como fundamento sólido de la familia: hombre y mujer los creó (cf. Gn 1,24-31; 2,4b); la familia histórica, herida por el pecado (cf. Gn 3) y la familia redimida por Cristo (cf. Ef 5,21-32), a imagen de la Santísima Trinidad, misterio del cual brota todo amor verdadero. La alianza nupcial, inaugurada con la creación y revelada en la historia entre Dios e Israel, llega a su plenitud con Cristo en la Iglesia".

"En consideración del principio de gradualidad en el plan salvífico divino, nos preguntamos ¿Qué posibilidades tienen los cónyuges que viven el fracaso de su matrimonio? o ¿Cómo es posible ofrecerles a ellos la ayuda de Cristo por medio del ministerio de la Iglesia? " Algunos se preguntan si es posible que la plenitud sacramental del matrimonio no excluya la posibilidad de reconocer elementos positivos también en las formas imperfectas que se encuentran fuera de tal realidad nupcial, a ella de todos modos ordenada. La doctrina de los grados de comunión, formulada por el Concilio Vaticano II, confirma la visión de un modo articulado de participar en el Mysterium Ecclesiae por parte de los bautizados".

Es por lo tanto, " un discernimiento espiritual, acerca de las convivencias y de los matrimonios civiles y los divorciados vueltos a casar, compete a la Iglesia reconocer estas semillas del Verbo dispersas más allá de sus confines visibles y sacramentales". " una nueva dimensión de la pastoral familiar actual, consiste en captar la realidad de los matrimonios civiles y, hechas las debidas diferencias, también de las convivencias. De hecho, cuando la unión alcanza una notable estabilidad a través de un vínculo público, está marcada por un afecto profundo, por una responsabilidad en relación a los hijos, con la capacidad de resistir a las pruebas, pueden ser vistos como un germen para acompañar el desarrollo hacia el sacramento del matrimonio".

La nueva realidad de la vida de las familias y las personas en general empuja la Relazione a reclamar la responsabilidad de evangelizar, "compartida por todo el pueblo de Dios, cada uno según su ministerio y carisma". " Para esto se requiere una conversión misionera: es necesario no detenerse en un anuncio meramente teórico y desconectado de los problemas reales de las personas. Nunca hay que olvidar que la crisis de la fe ha comportado una crisis del matrimonio y de la familia, y como consecuencia, se ha interrumpido frecuentemente la transmisión de la fe de los padres a los hijos. Frente a una fe fuerte, la imposición de algunas perspectivas culturales que debilitan a la familia y al matrimonio no tiene ninguna incidencia".

En el debate se destacó " La indispensable profundización bíblica-teológica", que acompaña "el diálogo, a todos los niveles", y " reclamo de la necesidad de una conversión de toda la praxis pastoral en perspectiva familiar, superando las ópticas individualistas que todavía la caracterizan".

Dirigiéndose a las difíciles situaciones específicas, la Relatio parte de la afirmación que la Iglesia está llamada a ser "siempre la casa abierta del Padre" y "para venir al encuentro de quienes sienten la necesidad de retomar su camino de fe, incluso si no se puede celebrar el matrimonio canónico". "No es prudente pensar en soluciones únicas o inspiradas en la por la lógica del 'todo o nada'.

"Un tal discernimiento es indispensable para los separados y divorciados. Debe ser respetado sobretodo el sufrimiento de aquellos que han sufrido injustamente la separación y el divorcio. El perdón por la injusticia sufrida no es fácil, pero es un camino que la gracia hace posible. Del mismo modo, va siempre subrayado que es indispensable hacerse cargo de manera leal y constructiva de las consecuencias de la separación o del divorcio, en los hijos: ellos no pueden convertirse en un "objeto" de contienda y se deben buscar las formas mejores para que puedan superar el trauma de la división familiar y crecer en el modo más posible sereno".

". Con respecto a la posibilidad de acceder a los sacramentos de la Penitencia y de la Eucarística, algunos han argumentado a favor de la disciplina actual en virtud de su fundamento teológico, otros se han expresado por una mayor apertura a las condiciones bien precisas cuando se trata de situaciones que no pueden ser disueltas sin determinar nuevas injusticias y sufrimientos. Para algunos, el eventual acceso a los sacramentos debe ir precedido de un camino penitencial -bajo la responsabilidad del obispo diocesano-, y con un compromiso claro a favor de los hijos. Se trataría de una posibilidad no generalizada, fruto de un discernimiento actuado caso por caso, según una ley de la gradualidad, que tenga presente la distinción entre el estado de pecado, estado de gracia y circunstancias atenuantes".

"Sugerir de limitarse a la sola "comunión espiritual" para no pocos Padres sinodales plantea algunas preguntas: ¿si es posible la comunión espiritual, por qué no es posible acceder a la sacramental? Por eso ha sido solicitada una mayor profundización teológica a partir de los vínculos entre el sacramento del matrimonio y Eucaristía en relación a la Iglesia-sacramento. Del mismo modo, debe ser profundizada la dimensión moral de la problemática, escuchando e iluminando la consciencia de los cónyuges".

Incluso la cuestión homosexual " interpela a una reflexión seria sobre cómo elaborar caminos realísticos de crecimiento afectivo y de madurez humana y evangélica integrando la dimensión sexual: por lo tanto se presenta como un importante desafío educativo. La Iglesia, por otra parte, afirma que las uniones entre personas del mismo sexo no pueden ser equiparadas al matrimonio entre un hombre y una mujer. Tampoco es aceptable que se quieran ejercitar presiones sobre la actitud de los pastores o que organismos internacionales condicionen ayudas financieras a la introducción de normas inspiradas a la ideología gender". Pero " Sin negar las problemáticas morales relacionadas con las uniones homosexuales, se toma en consideración que hay casos en que el apoyo mutuo, hasta el sacrificio, constituye un valioso soporte para la vida de las parejas. Además, la Iglesia tiene atención especial hacia los niños que viven con parejas del mismo sexo, reiterando que en primer lugar se deben poner siempre las exigencias y derechos de los pequeños".

En última instancia, la Relatio subraya que "el desafío fundamental que encuentran las familias hoy es seguramente aquel educativo, que se convierte en más difícil y complejo por la realidad cultura de hoy. Se requiere tener en cuenta las exigencias y las expectativas de las familias capaces de testimoniar en la vida cotidiana, lugares de crecimiento, de transmisión concreta y esencial de las virtudes que dan forma a la existencia".

"La Iglesia puede desarrollar un papel importante de apoyo a las familias, comenzando por la iniciación cristiana, a través de comunidades acogedoras. A esta pide, hoy más que ayer, en las situaciones complejas como en las ordinarias, de sostener a los padres en su compromiso educativo, acompañando a los niños, adolescentes y jóvenes en su crecimiento a través de caminos personalizados capaces de introducir al sentido pleno de la vida y de suscitar elecciones y responsabilidad, vividas a la luz del Evangelio". (FP)

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
El Sínodo sobre la Familia "propone, no impone, acompaña, no empuje; invita, no expulsa"
26/06/2014
Sínodo: recrear el mensaje cristiano sobre la familia en un mundo que sólo quiere "sentirse bien"
06/10/2014
Papa: el Sínodo fue un "caminar juntos", con "consolaciones" y "tentaciones" de una "Iglesia que tiene las puertas abiertas para recibir a los necesitados, los arrepentidos y no solamente a los justos".
18/10/2014
Amoris laetitia: no sólo sentimientos y moral, sino también compromiso social
08/04/2016 15:51
Centenares de parientes de las víctimas del 11/9 inician acciones legales contra Riad
22/03/2017 13:04


“L’Asia: ecco il nostro comune compito per il terzo millennio!” - Giovanni Paolo II, da “Alzatevi, andiamo”