12/11/2021, 10.38
POLONIA-RUSIA-BIELORRUSIA
Enviar a un amigo

Varsovia, crisis migratoria: Putin utiliza a Minsk para ‘reconstruir el imperio’

de Vladimir Rozanskij

Según el gobierno polaco, el Kremlin está detrás del flujo de refugiados que intentan cruzar la frontera entre Polonia y Bielorrusia. Los rusos rechazan las acusaciones y critican a la UE. Los europeos preparan nuevas sanciones y Lukashenko amenaza con cortar el paso del gas. Los movimientos de Moscú generan temor en las Repúblicas Bálticas y en Ucrania.

Moscú (AsiaNews) – "Intenta reconstruir el imperio ruso" y es quien está detrás de las maniobras bielorrusas. El primer ministro polaco, Mateusz Morawiecki, acusó al presidente ruso, Vladímir Putin, de ser el verdadero responsable de la crisis en la frontera entre Polonia y Bielorrusia. El mandatario polaco asegura que Minsk "empuja" a miles de migrantes hacia el territorio polaco: una crisis que eleva el nivel de tensión entre rusos y bielorrusos, por un lado, y la Unión Europea, por otro.

El Kremlin respondió con dureza a sus enemigos históricos del mundo eslavo oriental: "Consideramos que las palabras del primer ministro polaco son absolutamente irresponsables e inaceptables", dijo el vocero Dmitry Peskov.

Según Peskov, los refugiados de Asia Central, África y Oriente Medio (el grupo más numeroso parece ser el de los kurdos), "solo quieren llegar a Europa Occidental, y recordamos los precedentes del pasado reciente, cuando los europeos hablaban de los valores vinculados a la defensa de estas personas y de querer protegerlas por razones humanitarias". Anteriormente también se refirió al tema Maria Zakharova, representante del Ministerio de Asuntos Exteriores ruso, quejándose de que "no es aceptable mentir tan abiertamente, ni siquiera a uno mismo". Zakharova afirma que Lukashenko y Putin evaluaron juntos la situación en una llamada telefónica el 9 de noviembre, prometiendo "mantener estrechos contactos sobre esta cuestión".

El presidente polaco, Andrzej Duda, afirma que las autoridades bielorrusas están empujando deliberadamente a las multitudes de migrantes hacia las fronteras de la región de Grodno. En ese área no hay controles fronterizos, y hacen pasar a la gente por senderos del bosque. Ninguna de las partes parece dispuesta a llegar a un compromiso para resolver la crisis, que se agrava día a día. En este momento hay entre 12.000 y 15.000 migrantes en Bielorrusia, dijo el representante de los servicios polacos Stanislaw Zharyn: "Es un grupo reunido en los últimos meses", dijo a Interfax. Al menos 4.000 personas se han instalado cerca de la frontera polaca, y viven a la intemperie, sin ningún tipo de refugio.

La concentración de migrantes en Bielorrusia comenzó a denunciarse en el pasado verano. En agosto, Lituania, donde los refugiados de Oriente Medio y el Norte de África pretendían entrar, ordenó a la policía fronteriza que los empujara hacia Bielorrusia. La UE había conseguido que se suspendieran los vuelos de Irak a Minsk, y el gobierno iraquí había organizado vuelos de repatriación desde Bielorrusia. En otoño, la ola migratoria volvió a crecer, hasta llegar a la emergencia actual.

Según el ministro de Interior bielorruso, Ivan Kubrakov, "todos los migrantes se encuentran legalmente en el territorio de Bielorrusia ". Según se señaló, los países de origen son Siria, Egipto, Afganistán, Pakistán, Yemen, Irán y Nigeria. Estas personas reciben el visado de Bielorrusia directamente en el aeropuerto de Minsk. Los vuelos desde estos países han aumentado considerablemente desde el verano, creando el "corredor bielorruso" para llegar a Europa. Por todo ello, la compañía rusa Aeroflot se arriesga a nuevas sanciones de la UE.

Los políticos europeos están convencidos de que toda la operación es un intento bielorruso de organizar una campaña contra la UE, en venganza por las sanciones impuestas el año pasado. A causa de la política europea, el propio Lukashenko amenazó en varias oportunidades con "prestar menos atención a lo que ocurre en las fronteras occidentales": "Siempre los hemos protegido del narcotráfico y los migrantes, ahora ustedes tendrán que tragárselos", había dicho Lukashenko el 26 de mayo. En este momento el presidente bielorruso amenaza con cerrar los gasoductos y el tráfico comercial con Europa Occidental; en la frontera con Bielorrusia hay colas de camiones de 25 kilómetros.

Los más preocupados son Lituania, Letonia y Ucrania, donde podrían llegar nuevos flujos de migrantes "dirigidos". Lukashenko incluso ha pedido a Rusia que despliegue bombarderos nucleares en las fronteras con estos países. Kiev está intensificando las medidas preventivas para "bloquear la invasión con medidas de reestructuración en la frontera ucraniana-bielorrusa", dijo el viceministro del Interior, Evgenij Enin. "Nuestros vecinos", explicó Enin, "deben saber que estamos dispuestos a resistir y responder a las provocaciones”. Se levantan otros muros en las fronteras de Europa.

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Las desventuras de dos migrantes cubanos en la frontera bielorrusa
16/12/2021 10:50
Lee Ming-cheh, el activista taiwanés arrestado en China, es llevado a juicio
07/09/2017 15:00
Peligra la unión entre Moscú y Minsk
28/10/2021 11:50
Lukashenko se defiende de Occidente
21/10/2021 10:36
Las protestas contra Lukashenko amenazan la Belt and Road china
20/08/2020 13:02


“L’Asia: ecco il nostro comune compito per il terzo millennio!” - Giovanni Paolo II, da “Alzatevi, andiamo”