02/04/2014, 00.00
CHINA-EEUU
Enviar a un amigo

Xi Jinping vuelve de Europa, saciado de contratos y de silencios

de Bernardo Cervellera
El presidente chino firmó acuerdos por decenas de billones de euros con Francia, Alemania, Holanda, Bélgica. Pero no se ha querido encontrar jamás con los periodistas para una conferencia de prensa. En el Colegio de Europa en Brujas, él sueña una Vía de la Seda por un volumen de comercio de unos mil billones. Pero también pone en claro que en China el monopolio del poder permanece en manos del Partido. Fin del sueño de las reformas políticas para China. Pero los internautas no están de acuerdo con él.

Roma (AsiaNews)- La valija del presidente chino Xi Jinping, llegado esta mañana a Beijing de retorno de su viaje a Europa, está llena de contratos económicos y de silencios. Desde el 22 de marzo al 1 de abril, después de haber participado al Summit sobre la seguridad nuclear en La Haya, él visitó 4 Países: Holanda, Francia, Alemania, y Bélgica. En su viaje ha sabido encontrar también a los jefes de la Unesco en París y la dirigencia de la Unión europea en Bruselas.

En cada País visitado subscribió acuerdos económicos y prometido aperturas de mercado. En Holanda, ha firmado contratos de colaboración sobre la seguridad alimentaria por más de 1 billón de euros; en Francia Xi firmó contratos por 18 billones de euros (aviones, autos, energía nuclear, etc.); en Alemania favoreció la plaza de Frankfurt como uno de los mayores "hub" para las transacciones financieras en yuan, hasta 350 billones de yuan (para toda Europa); en Bélgica- además de dos pandas donados a un zoológico. Él presidió los acuerdos para potenciar el comercio de diamantes entre Anversa y Shanghai.

El hecho lamentable es que él no encontró a ningún periodista. Hasta en Bruselas, en la sede de la UE, donde Xi fue para ablandar las tensiones comerciales entre China y Europa; si bien los jefes de la UE los habían invitado a dar una conferencia de prensa, Xi rechazó el ofrecimiento.

La seguridad realizada a través de los recorridos de sus visitas- para evitar con sabiduría los lugares donde manifestaban a favor de los uigures, tibetanos, activistas- hizo el resto. Una de las pocas manifestaciones que lograron entrar en la crónica es la de los "Reporters sans frontiéres", con camiones que han recorrido París al alba, antes de la clausura de las calles, en las cuales se criticaba a Xi por la dureza de China contra los periodistas y contra la libertad de expresión.

De tal modo, más allá de cualquier mención sobre los pandas, sobre la cocina francesa, sobre los vestidos de la señora Peng Liyuan, todo se resolvió en cuestiones ligadas al mercado y a las compra- ventas.

El único lugar en el cual se escuchaba la palabra Xi Yinping, y ni una palabra económica, fue el Colegio de Europa, un instituto post- universitario en Brujas, donde él también inauguró una biblioteca para las relaciones entre Europa y China.

Partiendo del significado de brujas (que en antiguo flamenco significa "puentes", un elemento familiar en la "Venecia del Norte", él dijo que quiere construir "cuatro puentes entre Europa y China" que comprenden "paz, crecimiento, reformas y civilización".

La ambición de Xi es la de construir una especie de nueva Vía de la Seda para integrar los mercados de Asia y de Europa, con la UE y Beijing a ser "motores". Según el presidente chino, antes de 2020, esta Vía podría alcanzar a intercambios recíprocos hasta 1000 billones de dólares.

Después de haber mencionado la unidad de intentos sobre el mercado, él se explayó sobre el "caso especial" de China. E hizo el ejemplo del árbol de naranjas que desde el sur se traslada al norte, produce frutos que de dulces se convierten en "amargos". De tal modo subrayó que su País "no puede copiar el sistema político o el modelo de desarrollo de otras naciones".

Xi aseguró que en China "las reformas y la aperturas" continuarán sin pararse, y también si hay "problemas difíciles" para resolver, la pista está llena de "nuevas oportunidades para el mundo". Pero ahora ha querido especificar que su País seguirá la pista de un modelo de desarrollo que concuerda con su realidad. El sendero que ha llevado a China "al suceso" es el del "socialismo con características chinas". Antes de esto los chinos han experimentado "la monarquía constitucional, la restauración imperial, el parlamentarismo, el sistema multipartido... pero nada funcionó".

Este discurso en estilo simple, modesto, pero siempre orgullosamente "con características chinas" sirve por una parte a deslumbrar a los Países europeos con el espejismo de enormes ganancias, para que continúen a investir en China, dejando que las mercaderías chinas pide que las mercancías chinas lleguen libres, sin demasiados impuestos a las plazas europeas. También Europa pide que las mercancías lleguen a China sin demasiado impuestos, frenados por las burocracias proteccionistas por parte de Beijing, pero aquí también hubo silencio. Desde hace tiempo se estudia un acuerdo a este nivel, pero por ahora no se logra ver alguna conclusión.

El discurso de Xi sirve al pueblo chino. Desde su subida al poder como secretario general del Partido y luego presidente, entre sus cuadros está la espera para mayores reformas políticas que frenen la corrupción difundida, la opresión de la población y de los medios, que corrijan la contaminación y el desarrollo salvaje. Pero al interno del Partido existe también una corriente que no quiere ninguna reforma porque teme "terminar como la Urss", con un colapso no sólo político, sino también económico de la nación.

Con lo dicho en Brujas, se hace claro que las reformas que tanto desplegó Xi, serán sólo reformas económicas o tales que nunca pondrán en crisis al poder único del Partido, visto que China- según él- ha ya "experimentado el multipartidismo".

Su Zhihong, un consejero de Xi jinping, ya vice director de la Oficina central de investigación política, explicó que el presidente Xi Jinping continuará con su compromiso "en abrir el mercado", pero no tocará al monopolio del poder del Partido por temor de crear instabilidad y desorden.

La realidad parece decir lo contrario: es la opresión y la violencia del Partido único, su poder político y económico sin frenos, que hace crecer la instabilidad y las tensiones. Un solo dato (oficial). Del 2006 al 2010 las revueltas populares- el Partido lo llama "incidentes de masa"- redoblaron llegando a más de 180 mil en un año.

La realidad dice también otra cosa: el socialismo con características chinas fue impuesto a centenares de millones de personas y jamás elegido. Comentando las palabras de Xi en el Colegio de Europa, algunos internautas hicieron notar que en China jamás fue dada la posibilidad real a la democracia y que el socialismo no fue una elección del pueblo, sino de un pequeño grupo de líderes que, una vez que obtuvieron el poder, lo tienen bien apretado, contra todo y contra todos.

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
La Academia china de ciencias debe obedecer al Partido. Y también los periodistas...
11/07/2014
Parlamento Europeo: no al acuerdo de inversiones con Beijing; exige libertad en Hong Kong
22/01/2021 12:14
Cumbre con Beijing, derechos humanos: la UE no calla sobre los crímenes chinos
22/03/2022 13:43
Jimmy Lai, sus hijos y Agnes Chow liberados bajo caución. La policía arresta a manifestantes y bloquea a periodistas
12/08/2020 12:09
Hong Kong, indignación y repudio internacional por el arresto de Jimmy Lai
11/08/2020 12:19


“L’Asia: ecco il nostro comune compito per il terzo millennio!” - Giovanni Paolo II, da “Alzatevi, andiamo”