16/01/2015, 00.00
INDONESIA
Enviar a un amigo

Yakarta decidida a ajusticiar a 6 narcotraficantes, 4 de ellos son extranjeros

Las ejecuciones se harán este fin de semana. Una confirmación de la línea dura impuesta por el presidente reformista Jokowi. Para la Fiscalía general es un "mensaje fuerte" a los señores de la droga. Críticas de la Iglesia católica, que pide reformas de castigos que respeten a la persona humana.

Yakarta (AsiaNews)- En los próximos días en Indonesia, serán justiciados 6 personas entre las cuales seis son extranjeras, condenados por reatos relacionados co la venta de estupefacientes; la confirmación llega del procurador general de Yakarta. Se trata de las primeras condenas a muerte desde que asumió el nuevo presidente, Joko "Jokowi" Widodo, el cual le declaró guerra abierta al narcotráfico. También en los días pasados el jefe de Estado intervino sobre la cuestión, subrayando que "no habrá perdón" para los que fueron condenados por reatos relacionados con la droga y hoy encerrados en el  brazo de la muerte.

La posición inflexible asumida por Jokowi en tema tráfico de droga ha contrariado a activistas y movimientos en defensa de los derechos humanos, que esperaban en una moratoria de la pena de muerte con la subida al poder de un presidente reformista y popular.

Entre los que serán ajusticiados- por fusilamiento- en este fin de semana hay ciudadanos provenientes de Brasil, Malawi, Vietnam y Nigeria (en la foto), los otros 2 son un ciudadano indonesio y un hombre cuya nacionalidad perece incierta, si bien el gobierno holandés confirmó en estas horas que es un ciudadano suyo.

Para el procurador general H.M. Prasetyo, este es "un mensaje fuerte" a los señores de la droga, porque "no habrá misericordia para los vendedores y traficantes de estupefacientes. "Y a cuántos están en desacuerdo con la pena de muerte agrega- me auguro que puedan entender que los que estamos haciendo es sólo salvar a nuestra nación de la amenaza del narcotráfico".

También el vocero de la Corte suprema indonesia, Suhadi, las ejecuciones- reiniciadas el año pasado, después de una moratoria iniciada en 2008- están "conforme al derecho", no obstante la ola de protestas de activistas y la petición de conmutar la pena de muerte por la cadena perpetua. El 30 de diciembre pasado, el presidente rechazó el pedido de gracia; hasta hoy hay otros 64 encarcelados en el brazo de la muerte por reatos de droga, en espera de terminar en manos del verdugo.

Sobre la cuestión de diciembre pasado intervino la Conferencia episcopal indonesia (Kwi), criticando la posición de inflexibilidad y el rigor adoptado por Jakowi en temas relacionados con la droga. "Nadie tiene el derecho de poner fin a la vida de otro", declaró el p. Siswantoko, poniendo también en duda la real culpabilidad de los condenados y el hecho que sean realmente ellos "los señores de la droga", y no simplemente mano de obra. "la pena de muerte no es la justa vía- concluye- para aplicar la ley con dignidad, porque esta pone la palabra fin a la existencia del condenado".

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X


“L’Asia: ecco il nostro comune compito per il terzo millennio!” - Giovanni Paolo II, da “Alzatevi, andiamo”