16/10/2020, 13.55
CHINA-TAILANDIA
Enviar a un amigo

Beijing corre en ayuda del gobierno de Prayuth Chan-ocha

de Emanuele Scimia

El primer ministro tailandés, presionado por las protestas del movimiento pro-democracia y por la crisis económica provocada por la pandemia. Wang Yi: Hay que mantener la “estabilidad social” en Tailandia. Anuncian mayores inversiones chinas para Bangkok. El nodo de la Belt and Road. El rol de los EEUU: Washington necesita de su aliado en el sudeste asiático para contener el avance de China.

Roma (AsiaNews) – China corre en ayuda de Prayuth Chan-ocha, prometiendo inversiones y apoyo económico. Beijing expresó su respaldo ayer, por boca de su ministro de Relaciones Exteriores, Wang Yi, durante un encuentro con el premier tailandés en la capital. Prayuth está siendo presionado por las reiteradas protestas del movimiento pro-democracia - que pide su dimisión - y por la crisis económica desatada por la pandemia. 

Wang dijo que China apoya los esfuerzos de Tailandia para “mantener la estabilidad social y lograr desarrollo y prosperidad”: para muchos observadores, es una declaración que respalda la decisión de Prayuth de firmar un decreto de urgencia que prohíbe las manifestaciones públicas en todo el país. 

Por lo general, Beijing afirma que no se debe interferir en los asuntos internos de otro Estado: sin embargo, no tiene reparos en incumplir la norma cuando están en juego sus intereses estratégicos. No es la primera vez que el gobierno chino avala las medidas represivas de un régimen autoritario. Recientemente pasó algo similar con las protestas en Bielorrusia, que estallaron después de la enésima reelección del presidente Alexander Lukashenko, en comicios fraudulentos, según las acusaciones de la oposición. Xi Jinping fue el primer líder que felicitó al hombre fuerte bielorruso por su nuevo mandato; el ministerio de Relaciones Exteriores chino declaró que China “se opone a las fuerzas extranjeras (léase EEUU y la Unión Europea) que provocan divisiones y desórdenes en la sociedad bielorrusa”. Cabe recordar que Minsk es un socio estratégico en la Belt and Road Initiative, el mega-proyecto con el que Xi busca reforzar la red comercial de Beijing en Asia, África y Europa. 

La emergencia de coronavirus provocó el derrumbe de la economía tailandesa; en el segundo trimestre del año, el PIB nacional se contrajo un 12,2% versus el año anterior. Para superar la crisis, y transformar el país en un polo tecnológico, Prayuth necesita de China, el principal inversor extranjero en Tailandia y su socio comercial número uno, con un volumen de operaciones cercano a los 71,5 millardos de euros. 

El enviado chino prometió mayores inversiones chinas en el Corredor Económico Oriental (EEC), un área económica especial creada por Bangkok en el año 2017, que sería integrada a la Belt and Road. El deseo de Wang es que el desarrollo del EEC quede vinculado al del área de la “Gran Bahía” (Hong Kong, Macao y Guangdong), eje de las nuevas reformas económicas que el presidente chino anunció en Shenzhen el 14 de octubre pasado. 

Hay que destacar que Beijing pide algo a cambio: la aceleración del proyecto de construcción del tren de alta velocidad que (a través de Laos) conectaría Yunnan y Bangkok, como parte de la Belt and Road Initiative.  Los desacuerdos sobre los montos de financiamiento chino han demorado la ejecución del tramo en el territorio tailandés. Este nudo ferroviario tiene una importancia estratégica para China, pues le ofrece una alternativa al transporte de mercaderías a través del Estrecho de Malaca, un paso que los EEUU podrían cerrar en el caso de un conflicto entre las dos potencias.  

Los analistas observan que Prayuth se encuentra en la difícil situación de tener que equilibrar los intereses de Beijing y Washington. Los lazos de Tailandia y Estados Unidos se fundan en un tratado de alianzas; las bases aéreas tailandesas son un elemento clave en la estrategia de EEUU para contener el avance de China. 

La relación con Bangkok ha cobrado una importancia aún mayor en el último tiempo, luego de que la administración Trump intensificara los esfuerzos para reclutar a los países del sudeste asiático en la lucha contra el expansionismo chino en la región. No es casual que el Departamento de Estado haya usado un tono suave para referirse a la manifestaciones contra el gobierno que sacuden a Tailandia desde hace tres meses; hasta ahora, su línea ha sido alentar a todas las partes intervinientes a actuar con moderación y abrirse al diálogo. 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Corredor China-Pakistán: cuando la Belt and Road es un ‘camino hacia la nada’
07/03/2020 10:48
Bangkok: manifestantes pro-democracia piden a Berlín que se investigue al rey
27/10/2020 11:51
Bangkok, ultimátum de los manifestantes pro-democracia: que renuncie el premier, o subiremos la apuesta
22/10/2020 12:02
Bangkok: decenas de miles de manifestantes desafían las prohibiciones del gobierno
16/10/2020 10:53
Bangkok, el Parlamento rechaza las demandas del movimiento democrático
18/11/2020 16:05