07/08/2020, 13.11
LIBANO
Enviar a un amigo

Beirut, la esperanza se niega a morir. Historias de una ciudad herida

de Pierre Balanian

La esposa de Ali Msheik, espera desde hace 3 días noticias de su marido, descargador de puerto, delante de los escombros de su zona de trabajo. Eliane, artista, pide a cristianos y musulmanes una oración por su hijo, dentista, que está en terapia intensiva. Jóvenes cristianos y musulmanes limpian las calles de escombros y las iglesias “lugar de Dios”. “La muerte nos atacó a todos sin discriminación”. En el hospital del Santo Rosario, a 300 metros de las explosiones, todo está destruido. Han salvado a los pacientes y esperan reconstruir el hospital. “Ahora necesitamos de todo, debemos recomenzar de cero. Necesitamos ayuda y el gobierno no está en grado de hacerlo”.

 

Beirut (AsiaNews) – Por el tercer día, y entre toneladas de escombros, continúan las búsquedas de posibles sobrevivientes a las terribles explosiones de Beirut. Ali Msheik es uno más entre los muchos desaparecidos, quizás atrapados entre las ruinas de los edificios derrumbados. Los familiares no se dan paz y en el puerto esperan que alguno extraiga a sus seres queridos vivos o muertos. Ali Msheik había terminado de trabajar, cuenta la esposa, pero su empleador le pidió que volviese a trabajar como descargador de puerto en el silo de trigo, por 3 mil liras por hora (unos 40 centésimos de euro). Teniendo 2 hijos a los cuales debe nutrir, Ali no se puede permitir el lujo de decir que no, en un país al borde del hambre, donde trabajar se volvió difícil y ganar algo de dinero es casi imposible. Ali volvió al puerto a las 16,30. A las 18.15 suceden las las explosiones, justo donde estaba él.

Desde entonces no hay ninguna noticia; no se sabe si está vivo o muerto, sepultado bajo toneladas de escombros. La mujer continúa llorando. No volvió más a su casa y está allí en las cercanías; espera y reza esperando volver a abrazar a su marido vivo. El pasar de las horas no le hace perder la esperanza.

Eliane es una artista libanesa que pintó las paredes oscuras de los barrios pobres de Beirut para embellecerlas y llevar un poco de alegría. Pasa el tiempo en la sala de espera del hospital. Su único hijo, un dentista que estaba trabajando en la clínica durante las explosiones, se encuentra en terapia intensiva. Ya lo operaron una vez, pero las esperanzas son pocas: su cuerpo herido por las esquirlas de los vidrios hechos añicos, que penetraron en lo profundo y afectaron o}órganos vitales. Además, se le cayó un pedazo del techo, aplastándole el pecho.”Recen por mi hijo”, dice, “todos, al menos por un minuto, musulmanes o cristianos no importa, ¡imploren a Dios! No me queda más que él en esta vida. La casa está destruida y no me importa. Pero mi hijo, les ruego…”. Eliane suplica a todos los que ve, espera en cualquiera. En el luto, en la incertidumbre y en total soledad la esperanza es el sentimiento que prevalece.

Por experiencias decenales de guerras y destrucción, la gente ya sabe que la vida está hecha también de momentos difíciles, pero es necesario ser tenaces, fuertes afrontando el mal con el bien, la desesperación con la voluntad de seguir adelante, para ponerse de pie.

En la iglesia de san Antonio de padua, en Jemmeyze, a pocos centenares de metros del puerto de las tejas volaron. El patio de la iglesia, hasta ayer por la mañana estaba lleno de escombros, fue limpiado y ahora tiene un aspecto decente al menos en el ingreso. Todo gracias a una marea de jóvenes que corrieron en ayuda de todos lados. Afuera, todavía con las escobas en la mano, dos mujeres musulmanas veladas. Una de ellas comenta: “Este es el lugar de Dios. es la casa de todos. Para el Creador somos todos iguales, la muerte nos afecta a todos, sin discriminación”.

En el hospital del Santo Rosario de Wardiya, uno de los tres hospitales, junto al de Gettawi y al hospital de S. Jorge, completamente inutilizables, 2 de las 10 religiosas que dirigían el hospital, están delante del hospital que ya no tiene puertas. Explican a todos, cómo sucedió todo: 3 hermanas heridas, una enfermera muerta. Las otras 7 religiosas se niegan a dejar el hospital, duermen sobre colchones en el suelo, esperan poner en orden el hospital. También aquí un ejército de jóvenes de ambos sexos llegaron de todas partes, desconocidos y llenos de buena voluntad, limpiaron los 15 pisos del hospital de escombros, vidrios, sangre y continúan llenando bolsas de escombros.

Sor Clotilde Agemian nos cuenta con el barbijo en el rostro: “Estamos a 300 metros del puerto, las explosiones parecía que estaban aquí adentro. Todo se derrumbó:techos, vidrios puertas que volaban por los aires. No sé de dónde sacamos fuerzas, no sé cómo permanecimos calmas transportando a los pacientes- unos 300- hacia otros hospitales fuera de Beirut”.

Continúa. “Ahora el hospital no existe más. Todo se destruyó: materiales, camas, equipos, infraestructuras. El mismo edificio está agrietado en modo grave y arriesga derrumbarse. Una enfermera nuestra murió bajo una pared que le cayó encima; los ascensores no funcionaban; otros enfermeros continuaron llevando a salvo a los pacientes a pie, sobre las espaldas, por las escaleras. Era como un escenario de un frente de guerra”.

Algunos pacientes que ya sufrían, fueron golpeados con otras heridas sangrantes. “Lo absurdo-dice sor Clotilde- es que estaban en el hospital y no podíamos más socorrerlos, entonces tratamos de mandarlos a otros hospitales.

“Dios nos estuvo al lado-concluye- y lo hicimos. Pero ahora estamos de rodillas. Rezamos y esperamos. Ahora necesitamos de todo; debemos comenzar de cero. Necesitamos ayuda y el gobierno no está en grado de hacerlo”.

Esperar, aún otra vez esperar: el pueblo libanés es heredero de los fenicios y también del Ave Fénix, que surge de las cenizas: no se rinde nunca, pero hoy es un pueblo que tocó el fondo.

Como apoyo de la población de Beirut y del Líbano, en apoyo a Caritas Líbano, AsiaNews decidió lanzar la campaña “En ayuda a Beirut devastada”. Aquellos que quieran contribuir pueden enviar donaciones a:

- Fundación PIME - IBAN: IT78C0306909606100000169898 - Código identificatorio instituto (BIC): BCITITMM -

   Motivo: “AN04 – IN AIUTO A BEIRUT DEVASTATA”

-  a través del sitio de AsiaNews campaña “DONA AHORA”

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Ángeles con una misión: al servicio de los enfermos abandonados entre los escombros de Beirut
11/08/2020 13:42
A una semana de las explosiones, muchas hipótesis pero ninguna respuesta
12/08/2020 15:38
Beirut, el Banco Central, en riesgo de quebrar. El fantasma del hambre
22/08/2020 14:36
Comida, remedios, ropa: Caritas Líbano y AsiaNews en ayuda a la población afectada
05/08/2020 15:10
Beirut ‘ciudad destruida’ por algo similar a un apocalipsis nuclear (Vídeos)
05/08/2020 10:49