19/12/2020, 08.00
LÍBANO
Enviar a un amigo

Beirut: pronto será proclamado beato el patriarca Douayhi, primer historiador de la Iglesia maronita

de Fady Noun

El cardenal Beshara Raï firmó el informe de los médicos, que dan fe de una recuperación milagrosa gracias a su intercesión. Una reputación de santidad que comenzó cuando estaba vivo. A lo largo de los años se le atribuyeron varios milagros. Su figura es un recordatorio de las raíces y valores originales para la comunidad maronita de hoy.

 

Beirut (AsiaNews) - El patriarca Estephan (Etienne) Douayhi (1630-1704), una de las glorias de la Iglesia maronita, está a punto de ser beatificado, anunció el pasado 16 de diciembre el cardenal Beshara Raï desde la sede patriarcal maronita de Bkerké. El purpurado firmó públicamente el informe de los médicos, que dan fe de una recuperación milagrosa gracias a su intercesión.

Se trata de la curación de Rosette Zakhia Karam, una mujer casada que padecía una poliartritis seronegativa que le había hecho perder gran parte de su autonomía. La curación se produjo instantáneamente, después de una oración en familia delante de la estatua del Patriarca Douaihy ubicada en la plaza frente a la iglesia de Ehden, y de beber con el café un poquito de la tierra que rodea el pedestal de la estatua. Rosette Karam, que estaba prácticamente inválida, se sintió inmediatamente mejor, lo suficiente para recorrer a pie una gran distancia para visitar a su hermana, que vive a dos kilómetros de la iglesia.

El expediente sobre su recuperación debe ser examinado y autenticado por la comisión médica de la Congregación para la Causa de los Santos. Según el postulador de la causa, el padre Boulos Azzi, no es el primer milagro que se atribuye a la intercesión del Patriarca Douaihy, pero sin duda este último es el que tiene más documentación médica.

Al comentar este evento para los miembros de la Fundación Patriarca Estephan Douaihy, que se encontraban presentes en Bkerké para la ocasión, el Patriarca Raï reveló que había hablado de este dossier en octubre con el Papa Francisco, durante su última visita a Roma para participar en el consistorio para la elevación de nuevos cardenales. "Le dije a Su Santidad - explicó el cardenal - que contábamos con una palabra suya dirigida al cardenal Marcello Semeraro, que preside la Congregación para las Causas de los Santos, para que se acelere el estudio del expediente del Patriarca Douaihy, y su eventual beatificación coincida con las celebraciones del centenario del Gran Líbano. La respuesta no tardó en llegar y al día siguiente, en la misa dominical que siguió al consistorio, el cardenal me prometió que daría seguimiento a la petición del Papa Francisco”.

Nacido el 9 de agosto de 1630, fiesta de Saint Etienne, en Ehden (Líbano-Norte), Estephan Douaihy es una figura de gran importancia para la tradición maronita. Se le considera el "padre de la historia maronita" y "pionero del sentimiento nacional libanés". Este es uno de los aspectos más importantes que puede tener su beatificación para el Líbano.

Su reputación de santidad comenzó ya en vida. Destinado al sacerdocio y formado desde la adolescencia en el Colegio Maronita de Roma, durante sus estudios sufrió una grave enfermedad en los ojos, tan seria que sus superiores pensaron enviarlo de regreso al Líbano Sin embargo, se curó de manera milagrosa después de hacerle un voto a la Virgen. Cuando las personas más cercanas a él y sus amigos le preguntaron, se negó revelar la naturaleza del voto, y mantuvo el secreto toda su vida. Además, cuando se recuperó, tenía una vista comparable a la de un águila que nunca más perdió. Predicador talentoso, también fue un autor prolífico en el contexto de una vida muy agitada. Su obra literaria, histórica y teológica estuvo enteramente consagrada a la Iglesia maronita. Supo sentar las bases de una historia de la Iglesia maronita que hasta la actualidad sigue siendo un punto de referencia indiscutible.

Estephan Douaihy fue elegido patriarca siendo aún muy joven (40 años) gracias a su viva inteligencia y la piedad que lo distinguía. Había sido anteriormente obispo maronita de Chipre y reinó en la sede de San Marón desde 1670 hasta 1704, año de su muerte. Falleció en el monasterio de Qannoubine, en el Valle Sagrado, y fue enterrado en el interior de la cueva de Santa Marina.

Su patriarcado fue uno de los más duros. Durante mucho tiempo estuvo en la mira de los otomanos, amos del Monte Líbano durante dos siglos, y sufrió numerosas persecuciones, tanto por parte del Pasha de Trípoli como por las tiranías y extorsiones de los gobernadores Hamadé. Para escapar de ellos, a lo largo de los años residió en diversas oportunidades en las regiones centrales del Monte Líbano (Kesrouan y Chouf), administrando con sabiduría los asuntos de la Iglesia maronita. Y fue él quien, en 1795, en sus años de madurez, acogió a los tres fundadores de la Orden Libanesa Maronita, que llegaron de Alepo -donde él mismo había prestado servicio cuando era sacerdote - para vivir como ermitaños en el Valle Sagrado.

Además de sus brillantes cualidades intelectuales, se le atribuyeron muchos milagros durante su vida, como la curación de un niño enfermo, que llegó a ser el patriarca Philippe Gemayel, y haber detenido e impedido desastres naturales como incendios, lluvias torrenciales y desprendimientos de rocas.

Fue proclamado venerable por el Papa Benedicto XVI y el Líbano espera que pueda ser beatificado en 2021, antes de la clausura del centenario de la creación del Gran Líbano (1 de septiembre de 1920).

Junto con el patriarca Elias Hoayek, el "padre fundador del Gran Líbano", que también fue declarado venerable por Benedicto XVI, Estephan Douaihy es el segundo patriarca maronita que podría ser elevado al honor de los altares. Pero quizás sea más importante el hecho de que él se encuentra en el centro de una serie de figuras con fama de santidad anteriores al mandato francés y la independencia (1943), que ilustran bien el espíritu de fortaleza cristiana de un Líbano "cuyas raíces históricas son de naturaleza religiosa”, según la fórmula elaborada por Juan Pablo II. Y es sin duda de un mejor conocimiento y una mayor fidelidad a estas raíces que la comunidad maronita podría beneficiarse con motivo de su beatificación.

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Musulmana, ex radical: Riad y el salafismo (wahabí) un peligro para el islam y para el mundo
17/12/2016 13:14
Nuevos obispos, pastoral y crisis política, los temas centrales del Sínodo Maronita
27/10/2020 12:37
Patriarca maronita: Líbano, nación ‘mensaje’, corre el riesgo de desaparecer
03/11/2020 17:49
El Papa reconoce las virtudes heroicas del patriarca Hoyek, fundador del Gran Líbano
08/07/2019 12:38
En el recuerdo de S. Charbel, el futuro del Líbano y de la Iglesia maronita
16/07/2015