26/03/2018, 14.38
MYANMAR
Enviar a un amigo

Card. Bo: ‘En Pascua, remover las piedras que mantienen al país en tumbas creadas por el hombre’

Odio, injusticia y conflicto son las piedras que impiden las bendiciones sobre el pueblo birmano.  Recogiendo el legado del viaje apostólico del Papa Francisco, el arzobispo de Rangún, renueva el compromiso de la Iglesia birmana en favor del proceso de reconciliación nacional.  “La Iglesia usará su influencia local e internacional para trabajar por una paz duradera, basada en la justicia”.  

Rangún (AsiaNews) – “La Pascua es un día de esperanza. Vengan, únanse a la marcha para remover las piedras que han dejado a nuestro pueblo atrapado en tumbas creadas por el hombre”. Es la exhortación que el Card. Charles Maung Bo –arzobispo de Rangún y primer purpurado de la historia de Myanmar- dirige a los católicos birmanos en ocasión de la Pascua. En su mensaje para la Semana Santa, el cardenal llama nuevamente a la “construcción de una nación de esperanza y paz”, invitando al pueblo birmano a “optar por la vida, y no por la muerte”.    

“El gran acontecimiento de la Resurrección –prosigue el arzobispo de Rangún- se articula en tres pasos significativos: el sufrimiento de Jesús, el Cordero de Dios inocente; la esperanza del Sábado Santo; la piedra de la tumba removida, y Jesús que resucita, triunfando sobre el poder de las tinieblas”. El Card. Bo afirma que Myanmar también ha atravesado estas etapas en su historia reciente: “Habiendo vivido el sufrimiento de millones de hombres y mujeres en el pasado, en este momento, nuestro pueblo vive en la esperanza del Sábado Santo, confiando en que este país deje atrás la dependencia de las heridas”. El prelado cita el llamamiento del Papa Francisco por la paz y la reconciliación del pueblo birmano, pronunciado en ocasión de la misa solemne celebrada en Rangún, al culminar su reciente visita apostólica al país: “Como dijo el Papa: ‘Abandonen las heridas -tanto las [heridas] conocidas como aquellas escondidas- del pasado”.

Para hacerlo, el país debe “salir de las tumbas creadas por el hombre, remover las piedras que impiden las bendiciones para nuestro pueblo”. Son tres las “piedras” que el Card. Bo señala, y la primera de éstas es el odio. “El legado espiritual de esta nación fue construida sobre la gran virtud de la Compasión, Karuna –afirma el arzobispo de Rangún-. Sin embargo, en este país, la incitación al odio es utilizada por un pequeño sector para asesinarse entre hermanos”. El prelado reafirma, por ende, “la necesidad urgente” de que los birmanos escuchen la invitación del Papa a salir de la venganza, para ir en busca del perdón, renovando el compromiso por la tolerancia religiosa entre las distintas comunidades del país.

La segunda “piedra” es la injusticia. “Donde no hay justicia, no hay paz”, reitera el cardenal, haciendo mención de algunos flagelos sociales que azotan a la nación. “En este país, millones de personas son sepultadas en la tumba de la injusticia económica; miles son sepultados como ‘esclavos modernos’ por la migración [en condiciones] no-seguras. Los recursos se han convertido en una tumba profunda para nuestros hermanos y hermanas pertenecientes a grupos étnicos. Su saqueo ha sepultado a miles de personas en el conflicto y en el desplazamiento [forzoso]”, afirma.

La última “piedra” está representada por el conflicto. El Card. Bo se dirige directamente al gobierno y a los grupos étnicos: “Alejémonos de la tumba del conflicto”. Sesenta años de guerra  han devastado a una nación que, a pesar de su riqueza de recursos, es una de las naciones más pobres del mundo. “El conflicto ha devorado el corazón de la dignidad de la gente de Myanmar. La paz es el único camino por recorrer”, declara el arzobispo. “El conflicto ha mutilado a este país –prosigue-. Casi 3 millones de jóvenes se han ido [del país], hay un millón de desplazados, un millón han huido del país como refugiados. En otra época, ésta era un suelo dorado, bendito con  grandes riquezas. Nuestras heridas son auto-infligidas. Negarse a aceptar la naturaleza multicultural de este país ha llevado a conflictos étnicos”.  

En su mensaje, el Card. Bo renueva el compromiso de la Iglesia birmana en favor del proceso de reconciliación y la “construcción de una nación basada en la Justicia”, que ha encontrado nuevo impulso en las palabras del pontífice durante su visita a Myanmar. El prelado recuerda, además, el sufrimiento de las minorías cristianas del país, víctimas de decenios de guerras étnicas y frecuentes blancos de violaciones de la libertad religiosa y de los derechos humanos. “Acompañamos a todas las personas en el camino de su cruz y de su interminable Cuaresma. Cristo continua sufriendo, llevando su cruz en nuestros hermanos y hermanas [de estos grupos] étnicos”.  

“Siguiendo el mandato del Papa –afirma el Card. Bo- la Iglesia de Myanmar emprende su sagrada peregrinación de la paz, participando en encuentros y sosteniendo la Conferencia de paz de Panglong. La Iglesia usará su influencia local e internacional para trabajar en favor de una paz duradera, basada en la justicia. La guerra, el desplazamiento y la pobreza forzosos son algunas de las tumbas en las cuales nuestro pueblo está sepultado en vida.  Derribar las piedras que cubren estas tumbas creadas por el hombre y soplar la vida en nuestros hermanos y hermanas que viven en el valle de la muerte, es la misión profética de la Iglesia, hoy, en Myanmar”.

“Que la paz resplandezca en el alba. Dejen que mi país sea sacado de la desesperación, reciba el alivio de la paz y la prosperidad, y se convierta nuevamente en un suelo dorado”, concluye el Card. Bo.

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Musulmana, ex radical: Riad y el salafismo (wahabí) un peligro para el islam y para el mundo
17/12/2016 13:14
Papa: El hombre nos es dueño del tiempo, que pertenece a Dios
26/11/2013
Naypyitaw, en mayo la nueva sesión de la Conferencia de paz
02/03/2018 14:34
En Myitkyina, miles de católicos marchan por la paz y por los desplazados Kachin, usados como escudos humanos
29/05/2018 09:57
Rakhine, católicos temen tensiones a raíz de las palabras del Papa sobre los Rohinyás
29/08/2017 19:42