10/03/2021, 12.46
IRAK - VATICANO
Enviar a un amigo

Card. Sako: el Papa ha tocado el corazón de los iraquíes, cristianos y musulmanes

Para el primado caldeo, el Pontífice "extendió su mirada a un pueblo que ha sufrido", reforzando el valor de "la fraternidad y la cercanía". Hoy los cristianos pueden mostrar "su fe con orgullo". Los musulmanes homenajearon a Francisco en las calles. Con al-Sistani se sembró la semilla del diálogo, que la Iglesia debe "regar, y hacer que crezca".

Bagdad (AsiaNews) - La visita del Papa Francisco a Irak "tocó los corazones y las mentes de todos los iraquíes, con sus gestos y sus discursos bien preparados y estudiados" que involucran a "políticos y ciudadanos comunes, cristianos y musulmanes". Es lo que subraya el patriarca caldeo, el card. Louis Raphael Sako, al comentar el viaje apostólico del pontífice al país árabe del 5 al 8 de marzo. En medio de una crisis sanitaria desatada por el Covid.19, y en un contexto todavía precario en términos de seguridad, “el Papa pudo extender su mirada a un pueblo que ha sufrido, expresando así su mensaje de fraternidad y cercanía", agrega el purpurado.

Desde el encuentro con el líder chiíta al-Sistani, en Náyaf, pasando por aquellos con los políticos y el clero católico en Bagdad, la visita a Mosul y Nínive, hasta el encuentro interreligioso en la Ur de los Caldeos, fueron muchos los momentos significativos que caracterizaron los días del pontífice en Irak. "Millones de personas, y especialmente la gente sencilla, siguieron la misa y los actos del Papa”, cuenta el card. Sako. “Hasta mi jardinero -que es musulmán- y su esposa siguieron la misa en la catedral. Muchos musulmanes querían ver la celebración y vivir una experiencia que definen como mística".

Para el primado caldeo, la visita del Papa "ha cambiado la mentalidad de los musulmanes, permitiendo una mayor comprensión de la fe cristiana. En estos días -continúa- pudieron ver que somos creyentes, no somos politeístas y que el concepto de Trinidad tiene una explicación a nivel doctrinal: no se trata de elementos contradictorios u opuestos. Y luego las oraciones y los himnos... Vi a algunos fieles llorando cuando nuestro sacerdote cantó las Bienaventuranzas y el himno a la caridad contenido en la carta a los Corintios”.

La participación de todo un pueblo surge también de hechos simples, pero llenos de significado, como recuerda el card. Sako. "En el trayecto desde la nunciatura a la catedral, las puertas de las casas estaban abiertas y la gente saludaba al pontífice cuando pasaba [incluso los musulmanes lo saludaban] con una vela encendida y una rama de olivo. Se les oía gritar '¡Aquí está el Papa!', y él les devolvía el saludo". "Según la ley, los cristianos somos ciudadanos de pleno derecho, pero en la práctica, durante mucho tiempo prevaleció  una mentalidad sectaria: hoy estamos superando este factor y la esperanza es que los cristianos podamos levantar la cabeza y afirmar nuestra fe con orgullo", agrega.

En este sentido, la visita del Papa brinda fuerza y aliento. Si ayer nuestra presencia era del 50%, hoy podemos decir que somos partícipes al 100% de la vida de la nación, como también lo demuestran los medios de comunicación y la televisión que han dado amplio espacio a los acontecimientos de estos días. En los medios de comunicación extranjeros también supieron mostrar la cara de un Irak abierto, que no está hecho de guerra y violencia, sino de amor y hospitalidad". 

Desde el punto de vista del diálogo interreligioso, "pienso que la reunión con al-Sistani puede dar un nuevo impulso. Hay algo que se está moviendo en el seno del Islam y los pasos dados con el mundo suní en al-Azhar pueden volver a darse con el Islam chií en Nayaf”, observa el primado caldeo. Se trata de “un diálogo que no se basa sólo en las palabras, sino en la amistad y el amor. El Papa ha sembrado la semilla, ahora nos toca a nosotros, como Iglesia local y como cristianos, regar y hacer que crezca esta semilla". 

El cardenal subraya finalmente aquél momento culminante para la comunidad cristiana: "La misa en la catedral -dice- fue el momento más elevado para nosotros; fue una ocasión para presentar nuestra fe con un vocabulario comprensible. A futuro -concluye-  “esperamos que se puedan eliminar cada vez más las barreras entre los ciudadanos iraquíes, independientemente de la fe religiosa que profesen, para servir al hombre, al ciudadano, combatiendo el sectarismo y silenciando las armas".

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Franciscano de Tierra Santa: el Papa encontró en Irak ‘el nuevo santuario de Dios'
12/03/2021 13:18
Card Sako: ‘Le pregunté al Papa: ¿estás contento?’ ‘¡Muy contento!’
08/03/2021 13:13
El Papa en Irak: la fe y la esperanza no pueden ser acalladas con sangre
07/03/2021 12:46
Sacerdote iraquí: la ‘derrota militar’ de Isis no cancela la amenaza yihadista
03/11/2017 14:18
Cristianos y musulmanes iraquíes: después del ISIS, el Papa sana las heridas de Mosul y Nínive
07/03/2021 16:03