18/08/2015, 00.00
MYANMAR - ASIA
Enviar a un amigo

Cardenal birmano: Iglesias de Asia unidas a Francisco para enfrentar el cambio climático

de Francis Khoo Thwe
El Card. Charles Bo celebró la misa de apertura de los dos días de seminario de los obispos de Asia sobre el clima. Myanmar "un caso claro" de las consecuencias del calentamiento global. Invitan a los católicos a participar en la defensa del ecosistema natural. Continúa la solidaridad por las víctimas birmanas de las recientes inundaciones.

Bangkok (AsiaNews) - Myanmar es un "caso claro" de las consecuencias del "cambio climático" de un país. Por más de 75 años, antes del ciclón Nargis, "no hemos experimentado tal intensidad de los desastres naturales", pero fue un punto de inflexión, ya que han sido las "corrientes oceánicas" causantes del "calentamiento global" para desviar el curso y empujarlo hacia la costa birmano. Así lo aseguró hoy el card. Charles Maung Bo, Arzobispo de Yangon, primer cardenal en la historia de Myanmar, durante la homilía de la misa de apertura de la reunión de dos días de los obispos de Asia (FABC) sobre el cambio climático.

Incluso hoy, la antigua Birmania se enfrenta a una situación de emergencia causada por las devastadoras inundaciones que han afectado al país a principios de agosto. Sin embargo, en comparación con el pasado, muestra una mayor solidaridad entre las personas, los ciudadanos y las diferentes confesiones religiosas. Continua, de hecho, las iniciativas de los ciudadanos privados (recaudación de fondos, colectas), empresarios e instituciones para llevar ayuda, alimentos y artículos de primera necesidad en las zonas más afectadas.

En estos días en Bangkok, capital de Tailandia, está siendo organizado por el FABC un seminario sobre el cambio climático en el continente y en el mundo. Un evento que se inspira en la reciente encíclica Laudato Sì” del Papa Francisco dedicado a la naturaleza, el medio ambiente y lo creado (nuestro "hogar común"), y que tiene como objetivo proporcionar "soluciones concretas" a la emergencia.

En la misa que dio inicio a los trabajos de la asamblea, el cardenal birmano - presidente del Departamento FABC para el Desarrollo Humano - recordó los desastres naturales que afectaron a Myanmar en los últimos años. A partir del ciclón Nargis en mayo de 2008 en los que murieron más de 150 mil personas y dejaron a 800.000 personas sin hogar. En las últimas dos semanas en el país también han caído lluvias torrenciales e inundaciones, que han "golpeado 1,7 millones de personas" y alterado la vida y obra de al menos "37 millones de campesinos" que hoy se enfrentan a "una espiral de destrucción y deudas".

El Card. Bo recuerda "la continua destrucción " de los bosques y ríos, entre ellos el Mekong y el Irrawaddy, junto con "muchos otros" que se ejecutan en los países de Asia oriental y las víctimas de la "explotación incontrolada". Los ataques "esporádicos" contra "nuestro ecosistema", añade, "que se han convertido en una enfermedad crónica para nuestro planeta". "Nuestra reunión aquí - dice el prelado - debe convencer a todos nosotros de la urgencia de un propósito. El mal está marchando con alegría, destruyendo familias, destruyendo el don natural de Dios".

Relanzando las palabras del Papa Francisco en la encíclica, el Arzobispo de Yangon recuerda "la conspiración contra los pobres", así como "90% de las muertes causadas por los desastres naturales registrados en las naciones más pobres" en el mundo. El deterioro del medio ambiente y la sociedad, advierte, afecta principalmente a las personas más vulnerables del planeta. Y si "la crisis del medio ambiente se ha convertido en una crisis moral", ahora es aún más urgente la necesidad de "una nueva cultura de la eco-justicia y la interdependencia" entre las personas. En un mundo "injusto" que "entierra 10 millones de niños cada año de hambre", en este "genocidio silencioso" - concluye el cardenal Bo - "El mensaje del Santo Padre se convierte en una llamada de atención para la Iglesia de Asia Oriental".

Mientras tanto, en Myanmar continúan los esfuerzos de voluntarios y asociaciones, también católicos, para llevar ayuda a las personas afectadas por el ciclón Komen a finales de julio y en las lluvias torrenciales de los siguientes días. La gente salió a las calles para promover colectas y recaudación de fondos, iniciativas similares se han multiplicado en la red y en las redes sociales. Fuentes de AsiaNews informan que algunos ricos cristianos Kachin han asignado una cantidad significativa de dinero para comprar alimentos y artículos de primera necesidad; un industrial birmano también han donado dos millones de dólares, lo que demuestra el concurso real de la solidaridad que se libra entre la gente común.

A esto se suma la labor de las organizaciones y asociaciones, incluyendo Karuna (Cáritas local) que preside la recopilación y distribución en seis diócesis diferentes donando alimentos, vivienda, agua potable a más de 120 mil personas. Budistas (la mayoría en Myanmar), cristianos y musulmanes todos han demostrado generosidad y solidaridad en este momento crítico, con varios Estados (Kachin, Rakhine) y Regiones (Sagaing, Magwe) afectadas, con cientos de muertos y 160 mil personas en necesidad de ayuda y asistencia.

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Obispos filipinos: obrar contra los cambios climáticos es un ‘imperativo moral’
17/07/2019 12:05
Tras las lluvias, los japoneses afrontan el calor del verano sin agua corriente
13/07/2018 09:33
Jesuita tailandés: La ‘Laudato Sì’nos reclama a una verdadera conversión
14/01/2016
Cambio climático: Oriente Medio podría convertirse en un desierto
31/08/2018 00:29
Obispo thai: La “Laudato sí” renueva el valor de la creación divina
24/06/2015