26/02/2014, 00.00
LÍBANO
Enviar a un amigo

Francisco y Benedicto XVI "Unidos en la oración" por los cristianos y musulmanes en el Líbano

de Fady Noun
El Papa emérito ha confiado al Patriarca Rai rezar todos los días por el país que le dio "momentos memorables". Hoy, en los círculos cristianos y entre la élite, se pueden escuchar algunas grandes figuras desoladas por haber " trabajado para nada", y confiesan amargamente que "hemos estado equivocados, al decidir quedarnos". Otros no creen que el Islam les permita la plena libertad religiosa.

Beirut (AsiaNews) - El Líbano es "la oración de cada día" para Benedicto XVI. Es lo que le ha confiado él mismo, el domingo pasado, al Patriarca Rai, de acuerdo a la información de la sede patriarcal de Bkerke. El patriarca ha tenido la confidencia durante la primera misa celebrada en San Pedro, con los recién nombrados cardenales. El Papa emérito y el Patriarca estaban sentados no muy lejos el uno del otro, dice el informe.

La extraordinaria lealtad de Benedicto XVI en la oración para el Líbano tiene sus raíces en la visita pastoral que él ha hecho del 14 al 16 de septiembre de 2012. Fue la última visita pastoral del Papa antes de su aguda y de altas miras decisión de  retirarse. El encuentro con los líderes espirituales y funcionarios, en Baabda, y especialmente el encuentro con los jóvenes en Bkerke, había representado para Benedicto XVI "momentos inolvidables ", según personas cercanas a él. El modelo libanés de convivencia brilló ante los ojos del Santo Padre y el contagioso entusiasmo de los jóvenes lo habían conquistado.

En el Líbano, el Papa había venido a suplicar - ya entonces - la paz y el fin del conflicto en Siria. También había advertido contra el "fundamentalismo religioso", que llamó la amenaza "mortal" en el momento en el que la región era sacudida por protestas contra una película islamófoba. En la Exhortación Apostólica "La Iglesia en el Medio Oriente ", que firmó poco después de su llegada, Benedicto XVI afirmó que este fundamentalismo "aflige a todas las comunidades religiosas y rechaza la convivencia secular", que caracterizó a países como el Líbano. Estas son palabras que siguen siendo de vital importancia hoy día, cuando en un par de semanas un nuevo viaje apostólico, esta vez, traerá al Papa Francisco a Tierra Santa y a Jordania (24 de mayo de 2014), en continuidad con aquellos que han hecho Benedicto XVI, y antes de él, Juan Pablo II.

Vemos el fundamentalismo, es decir, la manipulación de la religión con fines políticos, el trabajo en los atentados suicidas contra zonas chiíes.

Pero, por desgracia, este fundamentalismo, que es la exclusión espiritual devastadora del otro por todas partes. Para convencerse basta sólo leer el periódico con trozos de conversaciones capturadas al vuelo: Líbano se hunde en la melancolía, la desesperación y la exclusión. En los círculos cristianos, y entre la élite, ahora se puede escuchar algunas grandes figuras desoladas por haber " trabajado para nada", y confiesan amargamente que "hemos estado equivocados, al decidir quedarnos".

 

 Otros no creen que el Islam les permita la plena libertad religiosa. Muchos hablan con conocimiento de causa. El clientelismo confesional hace daño en la administración. Por otro lado, el deterioro de la política ha hecho su trabajo. A la espera de algunos de "preservar los logros de los cristianos", sectores de la población finalmente están disgustados de su patria. Diez meses de crisis de gobierno han desactivado todas sus esperanzas.

El Papa Francisco irá a Amman, Belén y Jerusalén. No se sabía ayer si la referencia hecha por el nuncio fue intencional. Monseñor Gabriele Caccia, dijo, en respuesta a una pregunta, que el Líbano "no aparece en el momento " en el itinerario del Papa de mayo próximo. ¿Esto significa que podría ir? Debemos esperarlo. Las palabras de consuelo por parte de una de las más altas autoridades morales no harían nada mal a los libaneses que dudan ahora de su vocación.

No se repite con bastante frecuencia: de una manera determinada y muy hermosa que el Líbano es la obra maestra de los Maronitas y otras comunidades culturales que se han unido con ellos para el proyecto de la creación del Líbano, en 1920.

Pero esta obra maestra del pluralismo no se detiene, está en fabricación. Hoy está en peligro y sería una pena que un siglo después de la creación del Líbano de los cristianos y musulmanes se renunciará en un momento de desánimo, a perder la confianza en su durabilidad.

Los cristianos del Líbano, dijo brillantemente el Imam Mohammad Mehdi Chamseddine, "son responsabilidad de los musulmanes". El imán hablaba de su seguridad y su libertad. Es verdadera la reciprocidad. Los musulmanes de Líbano y el mundo árabe hoy son la responsabilidad de los cristianos. Espiritualmente. Hoy más que nunca, los cristianos, están en el Líbano o en cualquier otro lugar en el mundo árabe, son y deben seguir siendo - espiritualmente, hasta las últimas consecuencias de esta asunción de responsabilidad - los agentes de una gran mediación, la llamada del amor. Y la esencia de su fe. Más allá de la letra de todas las religiones, en el que esta realidad está presente, es en el cristianismo que eso se propone más claramente y es lo que los cristianos deben mantener con firmeza, volando en ayuda de sus respectivos países de origen y de este mundo árabe desgarrado que se les ha encomendado.

 

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Patriarca caldeo: las religiones tienen la misión de difundir y consolidar la paz
31/12/2020 08:00
Coronavirus: cancelaron las peregrinaciones a la Virgen de Sheshan
17/04/2020 15:11
Sacerdote de la Iglesia oficial: No a un compromiso político entre China y el Vaticano
31/05/2017 14:31
Los 10 años de la carta de Benedicto XVI a la iglesia en China. La debilidad de algunos obispos
29/05/2017 13:34
Pensamientos sueltos sobre las “inminentes” relaciones China-Santa sede
17/08/2016 15:51