25/07/2017, 17.14
INDIA
Enviar a un amigo

Jesuita indio: hay que desmontar el mito de la "Nación hindú"

de George Pattery sj*

Para la India, la mayor amenaza a la libertad es la ideología divisiva del Hindutva. Después de la primera revolución que dio lugar al nacimiento de una nación laica y democrática, se necesita una segunda revolución. El gobierno en el poder discrimina a las minorías, olvida los dalits, crea fracturas en la sociedad, tratando de imponer una cultura monolítica. Hay que revivir el espíritu pluralista de la India. El análisis del superior provincial de los jesuitas para el sur de Asia (traducción de AsiaNews).

Nueva Delhi (AsiaNews) - En el mundo de hoy los desafíos más resilientes y de gran alcance para una sociedad justa y humana son las identidades sociales divisivas basadas ​​en los tres [pilares] de la etnia / nacionalismo, ideología / religión y el patriarcado / sexismo. El sur de Asia lucha contra diversas injusticias que van desde las desigualdades económicas, la discriminación de castas y la hegemonía cultural, que ha estado oprimiendo a nuestro pueblo a largo sufrimiento. Nuestra investigación debe cumplir con la visión de nuestros padres y madres fundadores/ fundadoras de la nación en vista de una sociedad justa y con justicia: una justicia basada en la libertad, la igualdad, la fraternidad; una sociedad que garantice los derechos fundamentales y las libertades civiles; que sea inclusiva y participativa; que respete y proteja los individuos y las identidades colectivas; dé prioridad a los derechos básicos en lugar de los deseos innecesarios; privilegie la reconstrucción en lugar del castigo, el perdón en lugar de la venganza.

Las empresas poderosas el lobby de la comunidad [que expresan] intereses particulares y partidistas, las sociedades polarizadas invadidas por una identidad desmoronada, un sentido de alienación y oprimidas por los temores individuales y colectivos. Esta situación alimenta políticas divisivas de odio, la cooptación de las personas hacia una mayoría consolidada que oprime a las minorías y los marginados. Un relato lleno de mitos falsos e imaginarios apoyan este proceso y se concreta en la ideología político-religiosa ingeniosamente construida, operacionalizado dentro de un programa factible. Para contrarrestar de una manera práctica y sostenible la narrativa falsificada, el primer paso es desmontar el mito. Aún más eficaz sería exponer una contra-narrativa y una visión del mundo, al menos rica de la misma manera, evocadora y verdadera de religiosidad genuina, [a fin de] reconstruir una auto-comprensión del pueblo que retrata su propia historia y recrea la inspiración para enfrentar y resolver su sufrimiento actual. En particular, las naciones que han sufrido la dominación colonial necesitan volver a su lucha por la libertad para iniciar un segundo movimiento de la libertad que capta y hace realidad sus sueños de un futuro brillante y próspero.

En Pakistán, que se dividió de la India, las fuerzas fundamentalistas han atacado a las minorías religiosas, personas y organizaciones progresistas, amenazando su espacio y el derecho a existir. Del mismo modo Bangladesh, nacido de una guerra civil contra Pakistán y único Estado laico con una mayoría musulmana, está luchando contra el fundamentalismo islámico. La isla de Ceilán, un modelo de Estado de bienestar y liberal, se convirtió en Sri Lanka, que aún no se ha recuperado de una guerra civil auto-infligida entre las comunidades cingalesa y tamil. Después de la larga revuelta marxista en Nepal, allí el sistema constitucional aún no ha estabilizado, causando inseguridad y alienación entre la población. En Bután, existen tensiones entre los budistas y la población nepalesa os hindú.

Durante los últimos 70 años desde que logró la independencia, la India ha apoyado en gran medida las tradiciones democráticas liberales. Pero hoy la mayor amenaza para la tradición laica democrática de la India es el crecimiento del fundamentalismo radical hindú. El Rashtriya Swayamsewak Sangh (RSS) [grupo paramilitar ultranacionalista hindú del cual el partido Bharatiya Janata Party en el gobierno es el brazo político, ndr] y sus afiliados han capturado la política india mediante la promoción de un extremista de estilo hinduista y están decididos a transformar la India laica democrática en una Hindú Rashtra [nación hindú, ndr], lo que choca con la idea de la India nacida de la lucha por la libertad y proclamada laica desde  el punto de vista constitucional por nuestros padres y madres fundadores / fundadoras.

Los verdaderos problemas actuales

La élite gobernante, abierta o solapadamente, promueve la mezcla tóxica de la agenda neoliberal y la rígida agenda nacionalista hindú que socava las tradiciones laicas y democráticos de la India y sus valores constitucionales. Esto tiene diversas manifestaciones:

1. La demostración de una hegemonía de la mayoría con una actitud totalitaria sostenida por la agenda del RSS, que [consiste] en el final de la diversidad y establecer un Hindú Rashtra, un Estado con una cultura monolítica. La organización y sus afiliados han empujado a la ideología del Hindutva a través de diversas instituciones. En el ámbito político, un gran número de pracharaks [ "portavoces", "representantes" - ndr] del RSS ocupan puestos de alto nivel, desde el primer ministro hasta el jefe ministerial estatal, desde los ministros de la Unión hasta los ministros de los Estados, desde los presidentes de diversas comisiones hasta los jefes de las instituciones gubernamentales. Temas polémicos como el “love jihad” [red de jóvenes que atraen a las niñas online para convertirlas al Islam, ndr], "Ghar Wapsi" [ "volver a casa", es decir, la reconversión al hinduismo - ndr], "Gau Rakhsha” [los protectores de vacas, ndr], la prohibición de la matanza de vacas, la prohibición sobre la carne bovina, la lucha contra las conversiones y las imposiciones del Hindú - entre muchos – han viciado la política.

2. La infiltración de los simpatizantes del RSS dio una connotación sectaria a las instituciones democráticas como el poder judicial, con algunos jueces de la Corte Suprema, los tribunales superiores y los tribunales de distrito que apoyan la ideología Hindutva. Prejuicios sectarios en el trabajo de la policía, organismos de investigación, el enjuiciamiento y el poder judicial son fenómenos alarmantes.

3. En el campo de la educación, el nombramiento de los asociados del RSS en las instituciones educativas de prestigio ha socavado estas instituciones de alto nivel. Los libros de texto han sido modificados para difundir la ideología del Hindutva y propagar el odio contra la comunidad de las minorías.

4. La mayor parte de los medios impresos y electrónicos se ha convertido en instrumento de propaganda del gobierno, en lugar de desafiar al poder valiéndose de la verdad.

5. El Estado de derecho ha quedado comprometido desde el momento en que los autores del pensamiento racional fueron asesinados. El “vigilantismo” [para proteger a las vacas sagradas, ndr] y la violencia de masas contra las minorías así como contra los dalit, se han incrementado y la violencia sectaria se volvió más frecuente. Y lo peor es que en muchas ocasiones las denuncias son registradas contra las víctimas en lugar de ser realizadas contra sus torturadores, que  se dedican a celebrar en lugar de ser castigados.

6. La libertad de expresión está siendo jaqueada porque las voces de disenso son acalladas con la amenaza de denuncias por sedición o con otro tipo de proceso. También la sociedad civil es censurada, a través de la eliminación de cientos de perfiles FCRA [Foreign Contribution Regulation Act 2010, la ley que regula la aceptación y la utilización de fondos extranjeros, véase el caso de Compassion Internationalndr], con la atribución de acusaciones de subversión para las voces críticas o construyendo casos insignificantes contra las ONG.

7. Las leyes de tierras son modificadas para facilitar la cesión de grandes parcelas de tierra pertenecientes a los grupos marginados, y que éstas vayan a manos de las corporaciones

8. Las políticas económicas del gobierno tienden a promover los intereses empresariales en lugar de favorecer a los de las comunidades agrícolas o los de las masas trabajadoras. Sumado a esto, políticas como la desmonetización [prohibición del curso de billetes de 500 y 1000 rupias, ndr] y el GST [“Good and service tax”, el sistema fiscal uniforme impuesto a bienes y servicios, ndr] representan un intento del gobierno de incrementar la vigilancia y ejercer el control sobre todas las transacciones financieras de los ciudadanos. Las medidas de asistencia social han pasado a ser etiquetadas de manera diversa, y su asignación ha quedado considerablemente reducida, marginando aún más a los pobres.

9. Nuevas leyes y reglas quitan a las minorías el derecho a dirigir sus escuelas, pasando a manos del gobierno del derecho de decidir el número de estudiantes y cursos en los institutos educativos de las minorías. La conducta actual de las autoridades en relación a las minorías se resume en las palabras del vocero del BJP: “El islam y el cristianismo son ajenos a la India y, por lo tanto, aunque sus condiciones socio-económicas sean bajas, no debe otorgárseles el privilegio de los cupos en los lugares de trabajo, o en los órganos legislativos y de instrucción”.

10. Toda forma de “acción afirmativa” (affirmative action), se ésta el destino de fondos para el sostén de las minorías o la reserva de puestos de trabajo o vacantes en el campo educativo, es contrastada y vista como una “rendición ante las minorías”.  

En este contexto, la India tiene necesidad de una segunda lucha por la libertad, para crear un nuevo relato que renueve el legado del movimiento de liberación; que sea contextualizada teniendo en cuenta el marco actual y que contrate la ideología neoliberal de “azafranismo”, que coloniza a nuestro pueblo instrumentalizando la religión hindú, que de por sí es pluralista y universal, tanto en su esencia como en su abordaje.    

La respuesta de los jesuitas

Los superiores provinciales y regionales del sur de Asia han reflexionado sobre l situación y han establecido, para sí mismos y para las Asistencias [forma de subdivisión del territorio de las comunidades de jesuitas, en todo el mundo hay unas 10 –ndr]  el compromiso de responder de manera efectiva a las fuerzas del fundamentalismo a través de todos los ministerios que le son propios. Cada respuesta jesuita se basa en nuestra misión de promover la justicia y la reconciliación en nuestro mundo destruido, de la cual una parte esencial se desarrolla a través del diálogo con los pobres y con las personas de otras culturas y religiones. Nuestra misión como jesuitas en el sur de Asia es construir comunidades humanas de solidaridad, que vayan en contra de la cultura dominante, que puedan ser instrumento de paz y reconciliación para responder al peligro de esta región, que se ha transformado en una región de odio y violencia. Traicionaríamos nuestra misión si nos quedásemos como espectadores silenciosos frente a este ataque a los valores constitucionales de igualdad, fraternidad, laicidad y pluralismo.  Nuestra respuesta debe hallar la colaboración de hombres y mujeres de buena voluntad, incluso a través de una red tendida entre sociedad civil y otras organizaciones que compartan nuestros valores.

Estrategias

Las estrategias aquí contenidas valen, para la Asistencia por entero, de una parte a otra de las provincias y pueden funcionar como guías para desarrollar estrategias más pertinentes en las provincias mismas, [trabajando] en coordinación con otros que se encuentren en la zona. Es crucial adoptar y coordinar estrategias a corto y a largo plazo, para focalizarse en las causas en todos los niveles, y no sobre los síntomas. Dar prioridad y contextualizar estas estrategias debe ser el trabajo, a nivel de provincias y comunidades, que ha de encararse para situaciones específicas.

 

 

*Superior provincial de los jesuitas para el Sur de Asia

 

(Colaboró en esta nota Nirmala Carvalho)

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Musulmana, ex radical: Riad y el salafismo (wahabí) un peligro para el islam y para el mundo
17/12/2016 13:14
Activista jesuita: Después de 70 años, India está todavía bajo los tiranos
17/08/2017 17:22
Líder protestante: el gobierno amenaza a los pobres y a las minorías
10/04/2018 17:58
'Pájaro de dos cabezas': Corea, amenazada por divisiones y conflictos ideológicos
18/12/2019 12:10
El nacionalismo hindú de Modi podría desencadenar otra guerra, según palabras de Global Times
20/07/2017 11:07