28/05/2018, 18.46
CHINA-VATICANO
Enviar a un amigo

La Iglesia en China debe exaltar a sus santos chinos (también a los mártires del Jubileo)

de Shan Ren Shen Fu (山人神父)

El recuerdo de los santos mártires exalta la gloria de Cristo frente al mundo. La reflexión del sacerdote bloguero para no olvidar a los mártires del Jubileo del 2000. Justamente en los mismos días, el gobierno eliminó la estatua de uno de estos mártires, que estaba colocada delante de la iglesia de Yongnian (Hebei). Y esta reflexión fue cancelada de la web.

Beijing (AsiaNews)- “La Iglesia en China debe recordar y exaltar a sus santos chinos”: es la invitación dl sacerdote bloguero Shanren a todos sus fieles y connacionales para que la Iglesia tome ejemplo de sus mártires, que sin ser gente superdotada, sino simples fieles y simples hombres, han “sacrificado sus vidas por la fe” y “glorificando a Jesucristo” delante del mundo. Entre los santos que hay que recordar, el p. Shanren no olvida a los 120 mártires chinos, canonizados por Juan Pablo II en el año 2000, que la Asociación patriótica siempre rechazó como “injerencia colonialista” de la Santa Sede, pero sobre todo porque la devoción de los mártires estaba produciendo un fuerte acercamiento entre católicos oficiales y subterráneos hacia la fe común.

La reflexión del p. Shanren, publicada el día de la Virgen de Sheshan (24 de mayo, María auxilio de los cristianos), la parroquia de Yongnian inauguró una estatua de uno de los mártires del 2000, Giovanni Wu Wenyin, torturado y asesinado durante la revuelta de los Boxer (. Foto). Pero, algunos días después las autoridades locales dieron la orden de remover la estatua. Y también esta reflexión del p. Sahnren, solo después de un día, fue oscurecida en la web.

En el Nuevo Testamento, el autor de la Carta a los Hebreos, declara con gran orgullo: “Por lo tanto también nosotros, rodeados por un tan grande grupo de testimonios, depuesto todo esto que es de peso y el pecado que nos asedia, corramos con perseverancia en la carrera que nos esté delante, teniendo siempre fija la mirada en Jesús, autor y perfeccionador de la fe. Él en cambio de la gloria que se puso delante, se sometió a la cruz, despreciando la ignominia y se sentó a la derecha del trono de Dios” (Hbr 12,1-2). Esta es la proclamación gloriosa de parte del autor de la carta a los Hebreos llevando el testimonio de Abraham, Isaac, Moisés, Rahab, Gedeone, Barak, Sansón, Jefté, Davis, Samuel y los profetas.

Por estos testimonios de la fe, el autor de la Carta a los Hebreos proclama: “(Ellos) conquistaron reinos, ejercitaron la justicia, cumplieron las promesas, cerraron las fauces a los leones, apagaron la violencia del fuego, se salvaron del corte de la espada, encontraron la fuerza de sus debilidades, se volvieron fuertes en la guerra, rechazaron las invasiones de los extranjeros. En concreto, otros, sufrieron burlas y flagelos, cadenas y prisiones. Fueron lapidados, torturados, cortados, fueron muertos por la espada anduvieron dando vueltas cubiertos de pieles de oveja y de cabra, necesitados, atribulados, maltratados- ¡El mundo no era digno de ellos!-, vagaron por el desierto, entre los montes, entre cavernas y antros de la tierra. Sin embargo, todos estos, habiendo recibido por su fe un buen testimonio, no consiguieron la promesa. Dios había visto algo mejor para nosotros, para que ellos no obtuviesen la perfección sin nosotros” (Hbr 11, 34-40).

La fe cristiana es realmente verdadera y firme. Entre las razones principales está que bajo Su cruz se reúnen en modo constante los creyentes para vivir la fe y santo dispuestos a morir por la fe, desde los tiempos antiguos hasta hoy y desde el inicio al final. Muchos de ellos delante de la cruz son simples fieles. Su fe en el Señor d la Cruz los ha transformado en seres valientes, decididos y fuertes y dispuestos a morir antes que rendirse.

Por esto, el autor de la carta a los Hebreos alienta a los creyentes: “Piensen atentamente en Aquel que ha soportado contra sí una tan grande hostilidad de parte de los pecadores, para que no os canséis perdiendo el ánimo. No habéis resistido todavía hasta la sangre en vuestra lucha contra el pecado” (Hbr 12, 3-4).

Desde cuando el catolicismo se introdujo en China y después de todas las fases de su historia, hay fieles que han sacrificado a sí mismos a causa de la fe. Ellos no tenían piernas de más, como “tampoco “3 cabezas y 6 brazos” y ciertamente no era super-hombres de acero o Iron-man. Ello ni siquiera eran sabios o personas cultas. La humana aventura hizo cosas ordinarias, tímidas, preocupadas de sí, cobardes. Pero, a causa de la fe, ellos no se rindieron frente a las persecuciones o a las amenazas y no habrían traicionado jamás al Señor. Ellos fueron obligados al exilio y hasta estuvieron detrás de las rejas. Resistieron a todo tipo de tentaciones también con temor y aprensión porque ellos han creído en la gran promesa del Señor Jesús.

En el Jubileo del Milenio, S. Juan Pablo II canonizó a 120 santos de la Iglesia china. Ntre los 120 santos chinos había obispos, sacerdotes, seminaristas, religiosas, pero muchos de ellos eran laicos de los cuales, el más joven era un adolescente. Ellos han dado el mejor testimonio de la fe cristiana en tierra China. ¡La Iglesia los ha recompensado reconociendo el rol ejemplar de ellos por nuestra fe!

La Iglesia coreana tiene un lugar de peregrinación para conmemorar a los creyentes que fueron decapitados y la Iglesia en Japón tiene un monumento para los muertos de Nagasaki. Los mártires conmemorados por las 2 iglesias eran creyentes que han sacrificado la vida por la fe. Los santos mártires deberían ser exaltados y glorificados porque “la sangre de los mártires es semilla de nuevos cristianos”. Solo cuando los santos no son olvidados por sus Iglesias, la iglesias locales florecen, para que el santo nombre de Jesús sea exaltado ¡mientras que los santos son glorificados delante del mundo!

Hoy es la fiesta de María auxilio de los cristianos. En este día, la Iglesia universal, los santos en el cielo están rezando en modo especial por China. ¡Recordemos a los santos de China y exaltemos a los santos chinos! ¡Y confiemos nuestras oraciones a ellos, para que intercedan por la Iglesia en China!

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Musulmana, ex radical: Riad y el salafismo (wahabí) un peligro para el islam y para el mundo
17/12/2016 13:14
Católico arrestado por cultivar cannabis para tratar a su esposa en fase terminal
08/04/2017 12:24
Bartolomé: un rol fundamental de las religiones per crear comunión entre los pueblos
05/12/2016 17:00
Los cristianos de China y del mundo, ‘unidos espiritualmente’ por la Virgen de Sheshan
24/05/2018 10:04
Centenares de parientes de las víctimas del 11/9 inician acciones legales contra Riad
22/03/2017 13:04