02/11/2016, 09.54
IRAK
Enviar a un amigo

Las tropas iraquíes entraron en la zona este de Mosul

Liberada la puerta de acceso oriental a la ciudad. En el enfrentamiento habrían muerto diversos yihadistas, ninguna pérdida entre los gubernamentales. En la zona hay todavía entre tres mil y cinco mil combatientes; civiles usados como escudos humanos. Fuentes locales hablan de homicidios de masa y transferencias forzadas impuestas por el ISIS. Tensión entre Ankara y Bagdad.

Bagdad (AsiaNews)- El ejército iraquí y las milicias Peshmerga kurdas, comprometidas en la ofensiva contra el Estado islámico (EI) en Mosul, han cortado la línea del frente sin sufrir ninguna pérdida. El vocero militar Sabah al-Numan afirmó ante la BBC que en los enfrentamientos murieron varios combatientes yihadistas. En estas horas las fuerzas del gobierno han podido entrar en la periferia de la ciudad, metrópolis del norte y segunda del país en importancia, por primera vez desde junio de 2014, cuando ésta cayó en manos del pretendido “Califato”.

“Hemos roto la línea del frente en el centro de Mosul -afirmó al-Numan, del Departamento anti-terrorismo (CTS)- y hemos liberado un área muy importante, que constituye la puerta de acceso principal a Mosul para quien ´proviene del este”. Al final de una “durísima batalla”, continúa, “logramos liberarla de modo rápido y sin sufrir pérdidas, frente a las muchas víctimas y ejecuciones por parte del EI”.

Llegada a su día número diecisiete, la ofensiva lanzada contra el Estado islámico  -al menos hasta ahora- parece revelarse como un suceso en el plano militar. En la operación están comprometidos unos cincuenta mil hombres, entre los cuales hay Peshmerga kurdos y milicias tribales sunitas.

La pasada semana las tropas gubernamentales han expulsado a los yihadistas de diversas ciudades y pueblos cristianos de la Llanura de Nínive, entre ellos, de Bartella y Qaraqosh. La comunidad cristiana celebró con misas y oraciones de agradecimiento, esperando poder regresar a sus hogares.

Ayer, la ofensiva abarcó el distrito oriental de Mosul, donde los gubernamentales retomaron el control de los edificios queen otra época hospedaban la TV del Estado en Kukjali. En un segundo memento, los militares han roto el frente en el distrito periférico de Karama.

Testigos independientes, que acompañaban al ejército iraquí, hablan de una “feroz” resistencia opuesta por los yihadistas frente a la avanzada de los gubernamentales, apoyados por los ataques aéreos de la coalición encabezada por los EEUU, que está operando en Irak.

A pesar de la rápida avanzada, tanto los soldados en el campo como los altos mandos militares siguen manteniendo una actitud de prudencia. La opinión común es que se necesitarán meses para llevar a término la misión. Sin embargo, la liberación de Mosul permanece como el objetivo primario de esta guerra.

En los días pasados el Premier iraquí Haider al-Abadi había afirmado que aún habría entre tres y cinco mil yihadistas del EI en Mosul; el jefe de gobierno se dirigió a ellos afirmando que “no tienen ninguna posibilidad de huida” y que la elección es “entre rendirse o morir”. Al menos mil de estos yihadistas serían extranjeros, en su mayoría provenientes de Uzbekistán, de Turquía y de otras naciones.

Frente a la escalada de los combates, la cúpula de las Naciones Unidas renueva la señal de alarma en pos de lograr la salvación de los 1,5 millones de civiles que siguen en Mosul; los milicianos del EI los utilizarían como “escudos humanos” para frenar la avanzada de las tropas del gobierno. A esto se sumarían los homicidios en masa y el traslado de civiles por la fuerza, perpetrados por los yihadistas. Según un balance actualizado, en el solo mes de octubre en Mosul habrían muerto 1792 personas, de las cuales 1120 serían civiles.

Mientras tanto, se renueva la guerra verbal entre el Premier iraquí y Turquía en torno al rol del ejército de Ankara en la ofensiva contra el EI en Mosul, que ya fuera objeto de una serie de pesadas declaraciones recíprocas. Ayer, el jefe del gobierno de Bagdad lanzó una nueva advertencia contra Turquía, después de que ésta colocó tanques y vehículos pesados en la frontera. El presidente turco Recep Tayyp Erdogan insiste en reivindicar un rol de ´primer plano de Ankara en la ofensiva contra el Estado islámico en Mosul; un posición rechazada con fuerza por Bagdad, que renueva el pedido de que las tropas sean retiradas de su territorio. “No queremos una guerra con Turquía -afirmó al-Abadi- pero si se inician enfrentamientos, estamos preparados para enfrentarlos. Los consideraremos como enemigos (a los turcos) y como tales los trataremos”.

Quien dio inicio a las tensiones entre Ankara y Bagdad fueron las palabras del presidente turco Erdogan, según el cual Mosul debe ser sólo para “árabes y kurdos sunitas, junto a los turcomanos”. A esto se agrega el proyecto de repartición entre kurdos y turcos de las zonas al este y al oeste de Mosul.

Contra los proyectos de repartición de Mosul y la llanura de Nínive, que prevén la eliminación de la presencia cristiana, se expresó con decisión y en diversas oportunidades el patriarca caldeo mar Louis Raphael Sako, quien afirmó que las tierras de la región “son cristianas”.

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Musulmana, ex radical: Riad y el salafismo (wahabí) un peligro para el islam y para el mundo
17/12/2016 13:14
Sacerdote iraquí: la ‘derrota militar’ de Isis no cancela la amenaza yihadista
03/11/2017 14:18
Qaraqosh, la primera misa en la catedral devastada por el Estado islámico
31/10/2016 10:51
Líderes cristianos; después de Daesh, Mosul y Nínive sean modelos de unidad y libertad religiosa
31/10/2016 14:34
El renacimiento de Mosul tras la destrucción sistemática del Estado islámico
29/10/2016 14:24