12/06/2021, 13.33
MYANMAR
Enviar a un amigo

Llamamiento de los obispos birmanos: corredores humanitarios, iglesias-refugio, que termine la violencia

de Bernardo Cervellera

Estas son las peticiones urgentes, tras el bombardeo de iglesias en la diócesis de Loikaw, los muertos y la huida de miles de desplazados a los bosques, donde ahora arriesgan morir de hambre. La paz todavía es posible. Momentos litúrgicos y de oración en todas las diócesis del país, porque "nuestro destino está en manos de Dios".

Roma – Corredores humanitarios para llegar a miles de personas que huyeron a la selva escapando de los asaltos y bombardeos de los militares de la Junta; respeto a las normas internacionales en tiempos de conflicto, permitiendo que las iglesias, templos, monasterios, pagodas, escuelas, hospitales sean lugares de refugio para la población, donde poder alejarse de la violencia; una serie de citas litúrgicas y oraciones para ayudar al país a madurar en paz. Son las peticiones urgentes de los obispos de Myanmar, que ayer hicieron un nuevo llamamiento - "como líderes de comunidades religiosas" y no como "políticos" - tras el reciente bombardeo del ejército en la diócesis de Loikaw (estado de Kayah), que afectó a cuatro iglesias, causó varios muertos y empujó a miles de personas a refugiarse en los bosques, donde no tienen qué comer ni beber.

Desde hace varias semanas, en el estado de Kayah se suceden enfrentamientos entre el ejército y los grupos armados de los Karen, la etnia de la población local. Para escapar de los ataques, registros y asesinatos que perpetra el ejército, la gente abandona sus hogares y pueblos y se refugia en las iglesias u otros lugares de culto. Aunque los líderes del ejército han prometido preservar los lugares de culto, en las últimas semanas atacaron cuatro iglesias: la de María Reina de la Paz, en Daw Ngan Kha, la de Kayan Thaya, la de San José en Demoso y la del Sagrado Corazón en Kayantharyar. Por aquellos días, los líderes de la Junta se reunieron con grupos budistas fundamentalistas que son rechazados por las autoridades budistas oficiales. Los observadores creen que la Junta quiere desencadenar una especie de "guerra religiosa", un método que los militares han utilizado en el pasado para ejercer su dominio.

Los obispos exigen que se respete la "dignidad humana" de la población y que se trabaje "por una paz duradera".

El llamamiento se dirige al "querido pueblo de Myanmar" y a "las demás partes interesadas", lo que incluye a la Junta militar -pero no se la define como "líder" o "gobierno"- y al gobierno de unidad nacional, formado por diputados depuestos por los militares y personalidades en el exilio. El documento termina con una frase que ya fue utilizada muchas veces por el Card. Charles Bo: la paz es posible, la paz es el único camino (B.C.)

 

11 de Junio de 2021

A todo nuestro querido pueblo de Myanmar y a las demás partes interesadas,

Saludos de los obispos católicos de Myanmar.

 

Mientras nuestro país atraviesa tiempos difíciles, hacemos este llamamiento por motivos humanitarios. No somos políticos, somos líderes de comunidades religiosas que acompañan a nuestra gente en su camino hacia la dignidad humana.

1. Pedimos corredores humanitarios para ingresar a las zonas de conflicto: miles de nuestros habitantes, especialmente los ancianos y los niños, se están muriendo de hambre en la selva. La muerte de personas inocentes, por inanición, es la experiencia más desgarradora. Imploramos encarecidamente que se habiliten corredores humanitarios para llegar a las masas hambrientas dondequiera que estén. Son nuestros ciudadanos y tienen derechos esenciales: a la alimentación y la seguridad.

2. Respetar el derecho de asilo y la santidad de los lugares de oración: En el reciente conflicto, miles de personas buscaron resguardarse en las iglesias. Cuatro iglesias de Loikaw fueron atacadas y miles de personas huyeron a la selva. Por favor, respeten las normas internacionales de asilo en tiempos de guerra: las iglesias, pagodas, monasterios, mezquitas, templos, incluidas las escuelas y los hospitales, están reconocidos como lugares neutrales de refugio durante los conflictos. Pedimos que estos lugares no sean atacados y que se proteja a las personas que buscan refugio en ellos.

3. Hacemos un llamamiento a todas las diócesis católicas: nuestro destino está en manos de Dios. Dios debe cambiar los corazones de todos, para traer la paz a esta nación. Como nación hemos sufrido mucho y esto debe terminar. Que cada diócesis inicie un período de intensa oración, buscando la compasión en los corazones de todos y la paz para esta nación. A todas las diócesis, les pedimos:

a. ofrecer una misa diaria por la paz y la reconciliación del país;

b. después de la misa, rezar la oración que pone a disposición la Conferencia Episcopal;

c. hacer una hora de adoración cada día, solo o en grupo;

d. rezar el Rosario y pedir la protección maternal de María, Madre del Perpetuo Socorro.

4. Trabajar por una paz duradera: Este país ha estado en conflicto durante los últimos 70 años. Lo que queda son solo lágrimas y heridas de personas inocentes. A pesar de los recientes acontecimientos, como nación debemos dedicarnos a la paz. Nadie ha ganado nunca una guerra en este país.  Es nuestro deber trabajar por la paz. Este país merece estar unido a la comunidad de las naciones, y dejar atrás su pasado, en la historia, dedicándose a la paz. La dignidad humana nos es dada por Dios y no hay violencia que pueda cancelar las aspiraciones del pueblo a la dignidad humana. Todo esto se puede ganar por medios pacíficos, como nos muestran las lecciones de la historia. La paz todavía es posible. La paz es el camino.

En solidaridad con el pueblo de Myanmar,

El Presidente y los Obispos de la Conferencia Episcopal de Myanmar.


A continuación, figuran los nombres y las firmas de:

Cardenal Charles Bo,

Presidente de la Arquidiócesis de Rangún.

 

Mons. John Mahn Hsane Hgyi

Vicepresidente, Diócesis de Pathein.

 

Mons. John Saw Yaw Han

Secretario general, Obispo auxiliar de Rangún.

 

Mons. John Saw Gawdy

Suplente de la Diócesis de Taungngu.

 

Mons. Basilio Athai

Arquidiócesis de Taunggyi.

 

Mons. Marco Tin Win

Arquidiócesis de Mandalay.

 

Mons. Raymond Saw Po Ray

Diócesis de Mawlamyaing

 

Mons. Justine Saw Min Thide

Diócesis de Hpa-an.

 

Mons. Alexander Pyone Cho

Diócesis de Pyay.

 

Mons. Lucius Hre Kung

Diócesis de Hakha

 

Mons. Raymond Sumlut Gam

Diócesis de Bamaw

 

Mons. Lucas Dau Ze

Diócesis de Lashio

 

Mons. Noel Saw Naw Aye

Obispo auxiliar de Rangún

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Rangún: China visita a la junta militar mientras siguen los enfrentamientos con las milicias étnicas
01/09/2021 15:28
Musulmana, ex radical: Riad y el salafismo (wahabí) un peligro para el islam y para el mundo
17/12/2016 13:14
Líderes católicos birmanos: los ataques a las iglesias son deliberados
16/06/2021 13:22
Cardenal Bo: ‘Llamamiento sincero’ contra el bombardeo a la iglesia y por los refugiados
26/05/2021 09:59
Dos jóvenes católicos asesinados por soldados mientras recogían alimentos para los desplazados de Demoso
28/05/2021 13:33