04/06/2020, 13.45
FILIPINAS-EEUU
Enviar a un amigo

Manila cambia de idea y mantiene el acuerdo militar con los EEUU

En febrero, el presidente Rodrigo Duterte había anunciado la voluntad de cancelar el Visiting Forces Agreement con Washington, que permite a las fuerzas estadounidenses de obrar en el país. Crisis pandémica y tensiones entre EEUU y China han llevado a un giro total. Militares filipinos acusan a Duterte de plegarse al deseo de Beijing para inversiones que no llegan nunca.

 

Manila (AsiaNews) – Filipinas suspendió trámites para anular un acuerdo militar de 20 años con los EEUU. Lo reveló ayer Teodoro Locsin Jr, ministro filipino de Exteriores, explicando que la decisión fue dictado por exigencias de seguridad nacional debidos a las crecientes tensiones entre las superpotencias en el sudeste asiático: una indirecta referencia al enfrentamiento geopolítico en curso entre los EEUU y China en el pleno de la pandemia de coronavirus.

En febrero, el presidente Rodrigo Duterte  había anunciado la voluntad de cancelar el Visiting Forces Agreement con Washington. Firmado en 1999, este permite a los soldados estadounidenses obrar en territorio filipino y a las unidades militares de EEUU realizar ejercitaciones conjuntas de vasta portada con las Fuerzas armadas de Manila. 

Ya desde su elección en 2016, Duterte hizo de todo para construir una relación privilegiada con China. A diferencia de su predecesor, trató de reducir las tensiones en el Mar Chino meridional, decidiendo ignorar una sentencia de la Corte internacional de arbitraje de La Haya, que en 2016 definió “sin bases legales” las reivindicaciones chinas sobre casi el 90% de las aguas disputadas.

Manila, junto a Vietnam, Malasia, Brunei, Taiwán, y en parte Indonesia, se oponen a las pretensiones territoriales chino. Esto no impidió a Beijing la militarización de algunas islas del área. Para contener la expansión china, las naves de guerra de los EEUU realizan regulares patrullajes en las zonas de estas puntas de avanzada militares. 

Según diversos observadores, la agresividad china en el Mar Chino meridional, combinada con la necesidad de recibir ayudas de los EEUU para combatir el Covid-19, llevó a Duterte a dar un paso para atrás. El presidente filipino es también blanco de fuertes críticas de parte de los círculos militares del país, que lo acusan de plegarse al deseo de Beijing para inversiones prometidas que jamás llegaron.  

Un primer signo del cambio de clima en Manila se tuvo el pasado abril, cuando el gobierno filipino condenó el hundimiento de un barco pesquero vietnamita en el Mar Chino meridional, que Hanói atribuye a una nave de la guardia costera de Beijing.

También Indonesia, que normalmente evita polemizar con China sobre las disputas territoriales en la región, tomó posición contra los chinos. En una nota oficial enviada a las Naciones Unidas a fines de mayo, Yakarta reconoce la validez de la sentencia de la Corte de La Haya sosteniendo que la “Nine-Dash line”, la demarcación territorial reivindicada por Beijing según motivaciones históricas, no tiene ningún fundamento legal y viola la Convención ONU sobre el derecho del mar.

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Yakarta: son ilegales las pretensiones de Beijing sobre el Mar Chino meridional
29/05/2020 19:29
Manila, nueva protesta contra las violaciones fronterizas de Beijing en aguas disputadas
03/10/2019 13:14
Mar Chino meridional: Es alta la tensión entre Beijing y Washington
18/07/2020 14:17
Beijing inicia una gran ejercitación militar en el Mar Chino meridional
02/07/2020 22:06
La ASEAN, más distante de China
27/06/2020 12:58