10/11/2017, 10.16
HONG KONG - CHINA - VATICANO
Enviar a un amigo

Murió el Pbro. Gaetano Nicosia, el ángel de los leprosos

de Gianni Criveller

El sacerdote salesiano falleció el 6 de noviembre en Hong Kong, a la edad de 102 años. Vivió 48 años en un pueblo de Coloane con un centenar de leprosos, a quienes brindó atención y cuidados, restaurando su dignidad y proponiéndoles la fe cristiana. Amigo del P. Allegra y de otros misioneros, su tarea inspiró el compromiso en favor de los leprosos en China. Una vida entregada al Señor para los pobres. 

Hong Kong (AsiaNews) – El padre Gaetano Nicosia, el amadísimo misionero salesiano, falleció el 6 de noviembre pasado en Hong Kong. Tenía 102 años. A última hora de la mañana de aquél día, el padre Gaetano, que estaba lúcido, pidió a una Pequeña Hermana de los Pobres, de quienes era huésped, que procurasen un sacerdote para darle la unción de los enfermos. Entendió que su hora había llegado. Los co-hermanos acudieron a su cabecera y el Cardenal  Joseph Zen celebró la Santa Misa, permitiéndole al padre Gaetano recibir la última eucaristía poco antes de la muerte. Él será sepultado en el cementerio de San Miguel, en Macao, el día 14 de noviembre, después de celebrar los funerales en la catedral.

Hace algunos años él pudo conocer al Papa Francisco, al ser llevado en silla de ruedas por un co-hermano suyo, el Card. Joseph Zen (v. foto 1 e 2).

Nicosia era conocido como el ángel de los leprosos, y su historia parece una página evangélica de altruismo, bondad e imitación de Jesús. Quien lo conocía, aunque fuera por instantes, quedaba conmovido por su bondad, alegría y entusiasmo sincero.

En un rincón remoto de la isla de Coloane (Macao), existía un leprosario que había quedado abandonado a su suerte. La desesperación era tal, que algunos de los cientos de leprosos allí presentes llegaban a suicidarse. En agosto de 1963, el padre Gaetano Nicosia pidió transferirse allí, transformando el lugar en brevísimo tiempo. Las viviendas fueron refaccionadas, y se dispuso la conexión para el suministro de agua potable y corriente eléctrica además de brindar asistencia médica. También se construyó una fábrica y oficinas para desempeñar distintas tareas. Por el trabajo se percibía una remuneración. El pueblo instituyó un Consejo para la toma de decisiones de la vida comunitaria. El P. Gaetano vivió con ellos, llevándoles dignidad, bienestar y salud. Y la fe cristiana. “[El lugar] era un infierno – dijo un leproso- y ahora es un paraíso; el padre Gaetano es nuestro ángel”.

 

En 2012 y 2013, en el marco del proyecto para un libro y un filme documental, tuve una larga entrevista con el padre Gaetano. Las citas a continuación forman parte de aquella entrevista. Su historia me conmovió, y por eso deseo rendirle este homenaje. Él atravesó los dramas del siglo XX, viviéndolos como protagonista. Gaetano Nicosia había nacido en San Giovanni La Punta (Catania), el 3  de abril de 1915. Perdió a su padre en la guerra, cuando sólo tenía 3 años. «Mi mamá tenía en ese entonces 27 años, y no volvió a casarse. Todas las mañanas, ella iba a Misa y se dedicó a nosotros dos, que éramos pequeños». Su hermano, Salvatore, murió hace algunos meses, ¡a la edad de 105 años!  

En San Giovanni La Punta también había nacido Gabriele Maria Allegra, el famoso franciscano, ahora beato, que tradujo la Biblia al idioma chino. Gaetano y Gabriele María eran amigos de la infancia. Se reencontraron, siendo ya misioneros, en Hong Kong y en Macao. Amigos fraternos para toda la vida.  

El P. Nicosia llegó a Hong Kong en 1935: pocos años antes, algunos de sus compañeros del noviciado habían dado la vida en las cárceles comunistas chinas. La constitución física de Gaetano era grácil y el maestro de novicios quería que volviese a su patria. Gaetano se encomendó al superior, el valtelinés Carlo Braga: «Acudí a él en lágrimas, para evitar ser repatriado. Me miró, me escuchó, y tuvo confianza en mí». Braga, conocido como el “don Bosco de China”, cuya causa de beatificación está en curso, ha sido el padre de varias generaciones de salesianos.

En 1939, Nicosia fue destinado al orfanato de Macao. Corrían los años de la guerra. A Macao llegaban miles de refugiados provenientes de China y de Hong Kong. La gente se moría de hambre. «En nuestra escuela teníamos 800 alumnos. El gobernador nos entregaba una parte del arroz que llegaba de Tailandia todos los viernes. Y así salvamos la vida de los chicos».

Nicosia fue ordenado sacerdote en 1946, en la hermosa iglesia de San José, en Macao. En China seguía al obispo Michele Arduino, obispo de Shaozhou (actualmente Shaoguan, en la provincia de Guangdong). Aquella comunidad cristiana se remontaba a Matteo Ricci, que vivió allí entre 1589 y 1595.

Eran los años de la guerra civil, plagados de desórdenes y de peligros. Nicosia fue expulsado en 1950, luego del ascenso de los comunistas al poder. En el “puente de la libertad” de Hong Kong fue recibido por  Ambrogio Poletti del PIME, el “portero de China”.

Tras servir 11 años en la escuela de San Luis, en Hong Kong, Nicosia se sentía insatisfecho. Quería una misión con los más pobres, incluso con leprosos, como había prometido a Jesús siendo un muchacho. El superior estaba por enviarlo a un leprosario en Colombia, cuando el obispo de Macao pidió a los salesianos si podían hacer algo con el leprosario de Coloane.

Para Gaetano, fue un signo de la Providencia. Durante 48 años, desde 1963 hasta 2011, vivió con los leprosos. En 1970, 40 personas fueron dadas de alta. Nicosia les había encontrado un trabajo, pero la gente evitaba incluso a los familiares de los ex leprosos. Y así, rechazados por sus mismas familias, muchos terminaron regresando al pueblo.

 

Cuando Nicosia llegó al lugar, sólo unos quince habitantes eran católicos. Nicosia los condujo a todos a la fe, a través de las devociones salesianas, propuestas con entusiasmo y amor. Pero sobre todo, con la vida compartida con ellos. Coloane, “la ciudad de la alegría” ha conmovido a cualquiera que la haya visitado. Muchas personas importantes, entre ellas, el P. Allegra, han permanecido largo tiempo en el leprosario. El jesuita Luis Ruiz y Lancelot Rodrigues, dos curas famosos de Macao que eran amigos del leprosario, inspirados por Nicosia, iniciaron en China una intensa obra en favor de los leprosos.

El arquitecto Oseo Acconci construyó una bella iglesia dedicada a Nuestra Señora de los Dolores. El gran escultor Francesco Messina hizo un magnífico crucifijo de bronce que se destaca en la parte frontal del edificio sacro. Por su obra, Nicosia recibió reconocimientos honoríficos del gobierno de Macao y del presidente de la República Italiana.

En 2011 todos los habitantes del lugar estaban curados y muchos habían logrado reinsertarse en la sociedad como docentes, empleados y profesionales. Se procedió a cerrar el leprosario, y su “ángel”, que en ese entonces tenía 96 años, tuvo que retirarse a Hong Kong.

En 2015, en un evento memorable, se presentó el filme documental Father Nicosia, the Angel of Lepers (El Padre Nicosia, el Ángel de los Leprosos, ndt) con la dirección de Angelo Paratico y Ciriaco Offedu, para dar a conocer a este hombre extraordinario. El documental luego fue presentado en Toronto y en varias ciudades italianas. El año anterior, en la Casa del PIME de Hong Kong, con la presencia de la consulesa italiana  Alessandra Schiavo y del Card. John Tong, se hizo un festejo para el P. Nicosia, signado por el gran afecto de numerosos amigos. Su emotiva intervención, inspirada por una fe y una simpatía realmente fuera de lo común, sigue estando en la memoria de quienes estuvieron allí presentes, como un evento único e inolvidable.

 

 Foto 3: retrato del P. Nicosia, de Margot Errante

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Efecto Occupy: Prohibidos los paraguas en la visita de Xi Jinping a Macao (aún si llueve)
19/12/2014
El Papa Francisco se encuentra con los obispos de Hong Kong y Macao, en visita ad limina. China y los jóvenes
23/06/2018 14:46
Mons. Michael Yeung toma posesión como obispo de Hong Kong
05/08/2017 11:42
Carta del Card. John Tong a la diócesis de Hong Kong
04/08/2017 18:05
Bloqueado el referéndum sobre la democracia. La policía detuvo a cinco activistas
25/08/2014


Viajes