04/11/2016, 16.41
CHINA-VATICANO
Enviar a un amigo

Nombramiento de obispos: ¿el gran regalo del Papa a la Iglesia china?

de Shan Ren Shen Fu

Un sacerdote de la Iglesia oficial (reconocido por el Estado) comenta las noticias de estos días sobre la “inminente” publicación del acuerdo entre China y Vaticano; sobre la “inminente” legitimación de los obispos excomulgados; sobre el derecho de nombramiento de los obispos que pasaría en manos de Beijing (o del consejo de los obispos chinos, no reconocido por la Santa Sede). “Algunos han dicho que las tratativas entre China y Vaticano son pagadas en la piel por la Iglesia clandestina. En realidad, si el Papa concede el derecho de nombramiento de los obispos a Beijing, entonces se sacrifica a la entera Iglesia en China”. El autor-con el seudónimo de “cura ermitaño”- es un sacerdote blogger del norte del país, muy conocido.

Beijing (AsiaNews)- Siento dar vueltas la voz según la cual la consagración episcopal de Mons. Pietro Ding Linbin de la diócesis de Changzhi (Shanxi) podría suceder el 10 de este mes dedicado a los difuntos. En el pasado se realizaron anulaciones imprevistas de la fecha de consagración anunciada en precedencia. En general, la mayor parte de estas anulaciones son causados por problemas ligados a las personas nombradas para la ordenación episcopal; o también por una acción de sabotaje de curas y fieles contra el gobierno que trata de “tirar arena en los ojos” (haciendo intervenir a obispos ilegítimos en la consagración), o también por el candidato que improvisamente rechaza ser consagrado; o por la oposición a la lectura pública del falso-nombramiento de la conferencia episcopal ilegítima durante el rito. Un hecho así sucedió en la diócesis de Wenzhou durante la asunción del difunto Mons. Zhu Weifang. Un sacerdote presente allí, el p. Li Zhenhua le quitó el papel de las manos al delegado de la conferencia episcopal (ilegítima), diciendo: Aquí se debe anunciar el nombramiento del papa y del Vaticano.

Por lo tanto (la certeza) de la ordenación de Mons. Ding Lingbin para el próximo 10 de noviembre se verá. En este momento, varias noticias llenas de certeza (legitimación de obispos ilegítimos; la consigna del poder del nombramiento episcopal a Beijing; el lograr un acuerdo entre ambas partes; la firma del acuerdo (China-Santa Sede), etc…) se necesitan todas para tirar arena a los ojos del vaticano (encajonando todo y mezclando a obispos legítimos e ilegítimos). SE necesita sólo hacer presión al Vaticano, a poner alguna carta más en mano del adversario para las tratativas entre China y Vaticano.

¿Por qué digo esto? Mons. Ding Linbin de la diócesis de Changzhi y Mons. Tang Yuange de Chengdu, ya fueron aprobadas por el Papa, habiendo recibido los nombramientos de hace años. Por lo tanto, antes de la ordenación del 10 de noviembre, aunque si China y Vaticano no hubiesen firmado el acuerdo, o por otro lado no hubiesen todavía legitimado a los ilegítimos, se haría como antes confundiendo las cosas: encajonando, mezclando a los obispos legítimos con los ilegítimos, imponiendo la lectura del falso-nombramiento. Según la experiencia del pasado, en general se lee en anticipo el nombramiento del Papa delante de los sacerdotes diocesanos en privado. Luego, los sacerdotes de cada diócesis (interesada) en general toman una actitud en positivo o en negativo para sabotear este encajonar y el mezclar de los obispos ilegítimos” y la lectura del “falso-nombramiento”. Poniendo en acto estas resistencias, se expresa la fe garantizando la eficacia del sacramento y la sacralidad de la ceremonia de ordenación.

Para la fe, la ley de la Iglesia católica afirma que es derecho del Papa nombrar a los obispos. Y sobre esto no hay nada que discutir. Mons. Ding Lingbin y Mons. Tang Yuange ambos han recibido la aprobación y el nombramiento del Papa por vías privadas. Y por lo tanto son candidatos a todos los efectos y ser obispos diocesanos (las autoridades interesadas normalmente hicieron como si nada supieran, cerrando un ojo. Pero igualmente saben que en la Iglesia católica hay pocos dispuestos a ser consagrados en modo ilegítimo y ser excomulgados).

Ahora apareció el anuncio público de la consagración episcopal de Mons. Ding Lingbin, (en realidad esta consagración se debía hacer ya hace tiempo y tal consagración no va para nada contra la ley de la iglesia). Pero China intenta de usar esta situación para forzar al Vaticano a hacer progresar las tratativas.

Pero como he dicho antes, lo que ella puede hacer es sólo imponer el mezclarse entre obispos legítimos e ilegítimos y leer el falso nombramiento. En la Iglesia católica en China, obispos, sacerdotes y fieles tienen una rica y larga experiencia de lucha y por lo tanto usarán todos los modos  y medios para demostrar la legitimidad de la consagración.

El Papa Francisco indicó que en la tratativa entre China y Vaticano “las cosas lentas van siempre bien, siempre. Las cosas apresuradas no van bien”. Quizás podamos hacer la hipótesis que no veremos más al Santo Padre mostrar una clara y positiva actitud hacia los negociados. Si bien él en el pasado expresó tantos augurios y dijo tantas bellas palabras sobre el gobierno chino.

Quedó sólo el Vatican Insider en sacar cada tanto y en modo agresivo el mensaje según el cual la Iglesia en China- si bien en una situación difícil- y ahora ya lista a sacrificarse para aceptar “el acuerdo entre China Y vaticano” (ver esto en la entrevista al obispo subterráneo, la fecha-base sobre los obispos chinos, la lista de los enemigos del Papa). Su mensaje parece verdadero, pero no es cierto.

Porque los nombramientos de los obispos son por lo tanto de autoridad pontificia.          

Por lo tanto, entre todas las noticias de los medios chinos que propagan fuertemente que “China y vaticano han alcanzado el acuerdo sobre el nombramiento de los obispos”, el Papa Francisco es muy lúcido. Y si bien él haya expresado el deseo de hacer una gran cosa para “la Iglesia en China” antes de la clausura del Año del Jubileo, ¡no creo que esta gran cosa sea regalar a Beijing el derecho de nombramiento de obispos!

Algunos han dicho que las tratativas entre China y Vaticano las pagan la Iglesia clandestina. En realidad, si el Papa concede el derecho de nombramiento de los obispos a Beijing, entonces se sacrifica a la entera Iglesia en China. “Para el bien de la Iglesia en China” se sacrifica la entera Iglesia en China, entregando la propia autoridad sagrada a un gobierno ateo: ¡me parece que el Vaticano no pueda realizar este paso en modo tan ligero!

Algunos medios dicen que China y Vaticano han ya firmado el acuerdo y que el Papa conserva sólo el derecho de veto (sobre los candidatos al episcopado).

¿Han firmado el acuerdo o no? Basta ver si cambia la fecha de ordenación de Mons. Ding Lingbin fijada para este mes. Veremos si cambia, si la ordenación procede tranquila, si hay todavía encajonamientos (mezclando obispos legítimos e ilegítimos); veremos si durante la lectura del falso nombramiento, habrá alguno dispuesto a sabotearlo públicamente, tan solo con un chiflido de desaprobación.

A China le gusta siempre hacer los cálculos a su modo. Antes y después de los encuentros de trabajo del grupo (sino-vaticano), los medios se desencadenaron en especular llevando a la locura “esquizofrenia) a la Iglesia en China. Por lo cual está quien insulta, quien está desilusionado, quien aplaude, quien complota. Pero la melodía principal que ellos quieren transmitir es siempre: los fieles chinos están preparados para recibir con alegría la firma “del acuerdo entre China y Vaticano”: solicitando al Papa que consigne “la autoridad del nombramiento de los obispo” (a Beijing), ¡rindiendo así homenaje a la apertura de la IX Asamblea de los representantes de los católicos chinos!

Pero, hasta que no sea publicado el acuerdo entre China y Vaticano; hasta que el Papa Francisco no se exprese en modo explícito, no obstante el uso de los medios (del aparato del gobierno), nosotros respondemos siempre con las palabras del Card. Zen: No veo bien este diálogo secreto entre China y Vaticano.

No se necesita demasiado tiempo: el 10 de noviembre la verdad llegará sola…

Shan Ren Shen Fu

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
“Desesperación”: el sentimiento de la Iglesia subterránea frente al diálogo entre China y el Vaticano
07/11/2016 12:34
El nuevo obispo de Changzhi y las muchas voces en el diálogo entre China y el Vaticano
24/10/2016 13:43
Iglesia clandestina sobre la Novena Asamblea: los católicos usados como peones e instrumentos de las tácticas políticas
30/12/2016 12:44
Sacerdotes oficiales y subterráneos insatisfechos con la Asamblea y con los obispos participantes
29/12/2016 15:10
El dolor y la angustia de los católicos chinos
23/08/2017 11:01