06/12/2019, 14.32
INDIA
Enviar a un amigo

Obispo indio: Dolor y vergüenza por la violencia contra las mujeres, ‘que nos dan la vida’

Una joven de 23 años fue agredida ayer en Uttar Pradesh y lucha por sobrevivir. En la India, una mujer es violada cada 15 minutos. Mons. Gerald John Mathias: “El respeto por la mujer se aprende en la familia”. La discriminación de las mujeres, “comienza desde el útero materno”. La Iglesia trabaja en todas partes para favorecer el empoderamiento femenino. 

 

Nueva Delhi (AsiaNews) – La Iglesia india “siente dolor y vergüenza por todos los hechos de violencia contra las mujeres”. Son las declaraciones que brinda a AsiaNews Mons. Gerald John Mathias, obispo de Lucknow, en Uttar Pradesh. Él denuncia los recientes episodios de violencia ocurridos en la India, calificándolos como “una grave ofensa a la dignidad humana” y “un serio problema para la seguridad y la integridad de las mujeres”. En uno de los hechos, que sucedió en su diócesis, una joven de 23 años se debate entre la vida y al muerte.  Para el obispo, “el respeto hacia la mujer se aprende en la familia. La mujer nos da la vida. Una madre sacrifica su vida para dar a luz a un hijo. Siento profunda gratitud por ello y todos los días ruego a la Virgen, Nuestra Madre”.

Ayer, en Utrar Pradesh, una joven iba camino a Unnao para declarar contra sus violadores, cuando fue agredida por ellos y por tres hombres más, que le arrojaron combustible y luego la prendieron fuego. Pocas horas después, fueron arrestados. Esta noche, después de la misa, prosigue Mons. Mathias, “haremos una procesión de velas en las escalinatas de la catedral de San José. Nos uniremos en oración para pedir por la víctima, para mostrarle nuestra solidaridad. Invitamos a toda la sociedad a participar”.  

La muchacha de 23 años se encuentra hospitalizada, en estado crítico, en el Safdarjung Hospital de Delhi con quemaduras en el 90% del cuerpo. Para los médicos que siguen el caso, hay pocas posibilidades de que sobreviva. Antes de ella, la semana pasada, hubo un caso similar: una veterinaria de 27 años fue violada y luego hallada carbonizada en Hyderabad. Para el obispo de Lucknow, “la situación es muy triste. Todos los días, en varias partes del país, suceden casos parecidos, la mayor parte ni siquiera es denunciado; en cambio, pocos se vuelven clamorosos, como el de Delhi [en el 2012] o el de Kathua [el año pasado]”. 

Hace aproximadamente un año y medio, recuerda, “la Fundación Reuters elaboró una clasificación en la cual India estaba en el primer puesto: el peor país para las mujeres. El gobierno ha intentado negarlo, pero el último incidente de Unnao lo confirma. En la India se produce un hecho de violencia sexual cada 15 minutos. Y lo peor, algunos culpables intentan destruir las pruebas, la policía muchas veces no cumple con su deber y es acusada de negligencia o de denegar protección a las mujeres. Como en el caso de Unnao, donde los dos violadores estaban libres, bajo fianza”. 

El creciente número de casos de violencia, agrega Mons. Mathias, “es alarmante. Al mismo tiempo, me preocupa el clima que rodea a las personas que hacen la denuncia. Muchas tienen miedo de las venganzas, no solo por ellas, sino también porque esto impacta sobre sus amigos y familiares”. 

En la India “existe una arraigada y difundida preferencia por el varón, mientras que las mujeres son discriminadas desde su nacimiento. Hablo de los crecientes casos de femicidio, de niñas que son abortadas en el útero materno. La discriminación y el sentimiento de adversidad que sufren las mujeres se inicia desde el vientre, incluso antes de que nazcan. Existen normas, como la que prohíbe el screening prenatal para la determinación del sexo, pero se las elude, y la gente continúa haciendo los tests de manera clandestina”. 

Para combatir esta mentalidad que menosprecia a la mujer, “la Iglesia india, en todas partes, y nosotros en nuestra diócesis, trabajamos por el empoderamiento de mujeres y niñas, para que tomen conciencia de su dignidad y de sus derechos. No queremos que sean discriminadas; no solo en la sociedad, sino también en las escuelas,  y les damos las mismas oportunidades que a los hombres”. Esto comienza por gestos simples, como “las lecturas durante la misa, o haciéndolas intervenir en los debates, en las reuniones familiares o escolares. Aunque somos una pequeña minoría en el país, creo que lo que hacemos es significativo”. (A.C.F.)

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Musulmana, ex radical: Riad y el salafismo (wahabí) un peligro para el islam y para el mundo
17/12/2016 13:14
​Obispo de Bangalore: En Navidad compartamos la alegría de Dios con aquellos que nos hacen el mal
23/12/2015
La Iglesia condena la violación de dos niñas en Kathua y Unnao: ‘No somos una nación sin alma’
16/04/2018 13:14
Hyderabad, policía mata a 4 presuntos violadores. Médico católico: Hecho grave
06/12/2019 14:32
Diálogo, armonía, abusos y aborto: los temas que abren la Asamblea Plenaria de los obispos
14/02/2020 15:09