21/04/2019, 13.05
VATICANO
Enviar a un amigo

Papa: La Pascua muestra que la historia humana no termina ante una piedra sepulcral

En la “vigilia de todas las vigilias”, Francisco dice que “La Pascua es la fiesta de la remoción de las piedras. Dios quita las piedras más duras, contra las que se estrellan las esperanzas y las expectativas: la muerte, el pecado, el miedo, la mundanidad”.

Ciudad del Vaticano (AsiaNews) – «¿Por qué buscáis entre los muertos al que vive??» (Lc 24,5). Las palabras con las que el ángel se dirige a las mujeres que encontraron removida la gran piedra que sellaba la tumba de Jesús hoy son válidas para cada uno de nosotros y para la Iglesia, porque en el momento de la Resurrección “descubrimos que nuestro camino no es en vano, que no termina delante de una piedra sepulcral”. Las palabras del ángel fueron el punto de partida de la homilía de Papa Francisco en la vigilia de Pascua, la “vigilia de todas las vigilias”, que comienza con la bendición del fuego y la preparación del cirio pascual, y durante la cual el Papa administró los sacramentos de iniciación cristiana a 8 neófitos provenientes de Italia, Albania, Ecuador, Indonesia y Perú.  

“La Pascua – dijo - es la fiesta de la remoción de las piedras. Dios quita las piedras más duras, contra las que se estrellan las esperanzas y las expectativas: la muerte, el pecado, el miedo, la mundanidad. La historia humana no termina ante una piedra sepulcral, porque hoy descubre la «piedra viva» (cf. 1 P 2,4): Jesús resucitado. Nosotros, como Iglesia, estamos fundados en Él, e incluso cuando nos desanimamos, cuando sentimos la tentación de juzgarlo todo en base a nuestros fracasos, Él viene para hacerlo todo nuevo, para remover nuestras decepciones.”.

La primera piedra suele ser “la piedra de la desconfianza. Cuando se afianza la idea de que todo va mal y de que, en el peor de los casos, no termina nunca, llegamos a creer con resignación que la muerte es más fuerte que la vida y nos convertimos en personas cínicas y burlonas, portadoras de un nocivo desaliento. Piedra sobre piedra, construimos dentro de nosotros un monumento a la insatisfacción, el sepulcro de la esperanza”. Sin embargo, “El Señor no vive en la resignación. Ha resucitado, no está allí; no lo busquéis donde nunca lo encontraréis: no es Dios de muertos, sino de vivos”.

“Hay una segunda piedra que a menudo sella el corazón: la piedra del pecado. El pecado seduce, promete cosas fáciles e inmediatas, bienestar y éxito, pero luego deja dentro soledad y muerte. El pecado es buscar la vida entre los muertos, el sentido de la vida en las cosas que pasan”. “¿Por qué no pones a Jesús, luz verdadera (cf. Jn 1,9), por encima de los destellos brillantes del dinero, de la carrera, del orgullo y del placer?”.

“Volvamos a las mujeres que van al sepulcro de Jesús. Ante la piedra removida, se quedan asombradas; viendo a los ángeles, dice el Evangelio, quedaron «despavoridas» y con «las caras mirando al suelo» (Lc 24,5). No tienen el valor de levantar la mirada”. “Y cuántas veces nos sucede también a nosotros: preferimos permanecer encogidos en nuestros límites, encerrados en nuestros miedos”. Sin embargo, “El Señor nos llama a alzarnos, a levantarnos de nuevo con su Palabra, a mirar hacia arriba y a creer que estamos hechos para el Cielo, no para la tierra; para las alturas de la vida, no para las bajezas de la muerte”.

“Dios nos pide que miremos la vida como Él la mira, que siempre ve en cada uno de nosotros un núcleo de belleza imborrable. En el pecado, él ve hijos que hay que elevar de nuevo; en la muerte, hermanos para resucitar; en la desolación, corazones para consolar. No tengas miedo, por tanto: el Señor ama tu vida, incluso cuando tienes miedo de mirarla y vivirla. En Pascua te muestra cuánto te ama: hasta el punto de atravesarla toda, de experimentar la angustia, el abandono, la muerte y los infiernos para salir victorioso y decirte: “¡No estás solo, confía en mí!”. Jesús es un especialista en transformar nuestras muertes en vida, nuestros lutos en danzas (cf. Sal 30,12); con Él también nosotros podemos cumplir la Pascua, es decir el paso: el paso de la cerrazón a la comunión, de la desolación al consuelo, del miedo a la confianza.”

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Papa: El hombre nos es dueño del tiempo, que pertenece a Dios
26/11/2013
Papa: la esperanza “ilumine” nuestros problemas y venza “la oscuridad y los miedos”
27/03/2016 12:59
Papa:¡Ánimo! ¡Adelante con Dios, no tengan miedo, y conserven la esperanza, Jesús resucitó!
12/04/2020 07:07
Goa, en la vigilia de Pascua lanzan piedras contra el monasterio carmelita
05/04/2018 11:40
Papa: pedir a Jesús ‘si tú quieres, puedes’ es un desafío y un acto de confianza
16/01/2020 12:19