06/08/2017, 13.06
VATICANO
Enviar a un amigo

Papa: La Transfiguración y las vacaciones son para encontrar a Jesús y para estar al servicio de los hermanos

En el Ángelus el Papa Francisco compara el subir de los discípulos hacia el Monte Tabor para contemplar a Jesús transfigurado, con el período de “descanso y del separarse de las ocupaciones cotidianas”, útiles para restaurar las fuerzas del cuerpo y del espíritu, profundizando el camino espiritual”. El recuerdo para cuantos en verano “no pueden hacer vacaciones porque impedidos por la edad, por motivos de salud o de trabajo, por restricciones económicas o por otros problemas”.  

Ciudad del Vaticano (AsiaNews)- El evento de la Transfiguración del Señor, la fiesta que la Iglesia celebra hoy, “nos invita a encontrar a Jesús, para estar al servicio de los hermanos” y a sugerirnos un modo de vivir las vacaciones para que en el período de “descanso y del separarse de las ocupaciones cotidianas”, útiles para restaurar las fuerzas del cuerpo y del espíritu, profundizando el camino espiritual”.

Así el Papa Francisco explicó el misterio de la Transfiguración de Jesús, delante de sus discípulos Pedro, Santiago y Juan, “apartados, sobre un alto monte” (Mt 17,1) ligándolo al modo de usar el tiempo de la pausa estival, sin olvidar “el verano de cuantos no pueden hacer vacaciones” por enfermedad, motivos económicos o por trabajo.

“La subida de los discípulos hacia el Monte tabor-explicó- nos induce a reflexionar sobre la importancia de separarnos de las cosas mundanas, para realizar un camino hacia lo alto y contemplar a Jesús. Se trata de disponernos para escuchar el modo atento y orante del Cristo, el Hijo amado del Padre, buscando momentos de oración que permitan la acogida dócil y alegre de la Palabra de Dios. Estamos llamados a redescubrir el silencio, pacificador y regenerador de la meditación del Evangelio, de la Biblia, que conduce hacia una meta rica de belleza, de esplendor y de alegría. Y cuando nos ponemos con la Biblia en las manos, sentimos esa alegría interior que produce la Palabra de Dios  en nosotros. En esta perspectiva, el tiempo veraniego es un momento providencial para hacer crecer nuestro compromiso de búsqueda y de encuentro con el Seño. En este período, los estudiantes están libres de las tareas escolásticas y tantas familias van de vacaciones: es importante que en el “período descanso y del separarse de las ocupaciones cotidianas”, sean útiles para restaurar las fuerzas del cuerpo y del espíritu, profundizando el camino espiritual”

“Al terminar la admirable experiencia de la Transfiguración, los discípulos descendieron del monte (cfr. v. 9) con los ojos y el corazón transfigurados por el encuentro con el Señor. Es el recorrido que podemos realizar también nosotros. La respuesta siempre más viva de Jesús no está hecha como fin a sí misma, sino que nos “induce a descender del monte”, recargados de la fuerza del Espíritu divino, para decidir nuevos pasos de conversión y para testimoniar constantemente la caridad, como ley cotidiana. Transformados por la presencia de Cristo y por el ardor de su Palabra, seremos signo concreto del amor vivificador de Dios para todos nuestro hermanos, especialmente para aquellos que sufren, para cuantos se encuentras solos y en el abandono, para los enfermos y para la multitud de hombres y mujeres que, en diversas partes del mundo, son humillados por la injusticia, la prepotencia y la violencia”.

En la Transfiguración-concluyó-se oye la voz del Padre celestial que dice: “Este es mi Hijo muy amado, ¡Escúchenlo! (v.5). Miremos  a María, la Virgen de la escucha, siempre pronta para recibir y custodiar en el corazón cada palabra del Hijo divino (Cfr. Lc 1,51). Quiera Nuestra Madre y Madre de Dios ayudarnos a entrar en sintonía con la Palabra de Dios, de tal modo que Cristo se convierta en luz y guía de toda nuestra vida. A Ella confiamos las vacaciones de todos, para que éstas sean serenas y proficuas, pero sobre todo el verano de cuantos “no pueden no pueden hacer vacaciones porque impedidos por la edad, por motivos de salud o de trabajo, por restricciones económicas o por otros problemas, para que se igualmente un tiempo de descanso, alegrado por presencias amigas o por bellos momentos”

 

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Papa: Dios “ablande un poco el corazón” de quien condena todo aquello que está “fuera de la Ley”
02/05/2017 13:54
Papa a las víctimas del terremoto: “Apenas sea posible también yo espero ir a visitarlos”
28/08/2016 13:40
Papa: El hombre nos es dueño del tiempo, que pertenece a Dios
26/11/2013
Papa: No nos olvidemos de aquellos que sufren en Siria, Irak y Venezuela. Recemos por ellos
01/03/2015
Papa: Jesús nunca nos deja solos, ‘nos da la fuerza para seguir adelante’
25/02/2018 09:47